Granja M.Viader




El concepto “granja” en Cataluña se entiende como “pequeño bar casero” donde tomarse un simple café o comer algo. No obstante, la Granja Viader es un interesantísimo y famoso pequeño local en el barrio del Raval de Barcelona. Un lugar lleno de historia, nacido en 1876 como lechería, y que llego a crear productos tan populares como el Cacaolat.


La historia de “la granja” se inicia en 1870, en el mismo enclave en el que hoy se encuentra, una de las estrechas callejuelas de la antigua Barcelona amurallada, la calle d’en Xuclá, en el día que la Señora Rafaela Coma, la primera dueña del establecimiento, decide abrir una lechería.



A la emergente industrial, comercial y burguesa Barcelona del finales del s. XIX llega mucha gente del campo, entre ellos esta Marc Viader Bas, procedente de una modesta masía de la pequeña villa de Cardedeu , quien en 1895 llega a la lechería de la Sra. Coma. Es un joven campesino inquieto y tenaz con ganas de aprender y progresar, y aunque nunca fue a la escuela, se procuró de forma autodidacta. Ya en 1904, se hace cargo del negocio en régimen de alquiler, y en 1910 pasa a ser de su propiedad, registrándolo con el nombre de Granja M. Viader – Cardedeu.



Pero Marc no es un simple tendero, piensa que el éxito del negocio tiene que estar en la calidad de sus productos y en su diversificación. Es un innovador nato, y en contra de la costumbre de tener las vacas en la parte trasera del establecimiento, donde crean problemas de higiene, se hace traer la leche y los huevos del campo. Esta convencido de que la leche cruda es un producto que tiene que mejorar, tanto en la forma de conservación como en la de distribución.



En un lugar del establo instala un obrador, en el cual elabora diariamente nata montada (servida para llevar en hojas de col), mantequilla, requesón, flanes, arroz con leche...pero intuye que habrá muchos productos mas por descubrir e inventar. Esta granja de la calle Xucla se convierte en el centro de toda su actividad, el mostrador de sus productos y su laboratorio de investigación.

A medida que sus hijos tienen edad para trabajar se integran en el negocio y su proyecto, permitiendo que este crezca y se diversifique.



En el año 1925 Marc Viader promueve la creación de Letona S.A., central receptora de leche procedente de toda Cataluña, para su tratamiento. La empresa aprovisiona en un principio a los propietarios de las lecherías de Barcelona que no tienen producción propia, y con el tiempo pasa a ser una de las grandes centrales lecheras. Marc Viader consigue así hacer realidad uno de sus grandes proyectos: higienizar la leche, alargar su periodo de consumo y disponer de sistemas eficientes para su envase y transporte. El método de esterilización posibilita también el aprovechamiento de excedentes transformándolos en otros productos como por ejemplo leche condensada. Su hijo Joan será durante 40 años el gerente de Letona, que hasta la década de los 70 estará vinculada a la familia.



Pero Marc tiene aun otro gran sueño: construir en Cardedeu una granja modelo que reúna todos los avances tecnológicos, tanto en ganadería como en agricultura. Así, viaja por toda Europa con sus hijos, especialmente con Joan. Esta presente en muchas ferias y congresos internacionales de agricultura y ganadería en los que aprende los mas modernos métodos y técnicas que después aplica en su explotación de Cardedeu que se convierte en una instalación agropecuaria de referencia en todo el estado.

También en estos viajes encuentra nuevos productos que va introduciendo o que le sirven de inspiración para la creación de otros, y así aprovechado la infraestructura de Letona, fabrica yogurt, leche condensada, Kefir, Alfona (leche enriquecida) y su producto estrella: el Cacaolat, presentado en 1931 y del que su hijo Joan, con la ayuda de un químico húngaro, conseguirá la formula.



Es también en esta época cuando Marc Viader coincide con un reducido grupo de empresarios vallesanos, que intuyeron la posibilidad de industrializar los derivados de los productos alimentarios. Se gestaron así los productos Danone, Letona, Cacaolat..., o se planearon las primeras instalaciones de Coca Cola.

En Barcelona se abrieron nuevas sucursales de la Granja Viader que administraron otros de sus hijos. Cuando estalla la guerra civil y todas las empresas de la familia quedan socializadas por la CNT. Todos los hijos son llamados al frente. Los abuelos Marc y Matilde pasaron los años del conflicto en Cardedeu con todos sus nietos. Al acabar la guerra la familia vuelve a recuperar sus propiedades.



La posguerra es aun mas dura y es entonces cuando Miquel Viader (otro de sus hijos) toma un importante protagonismo y se convierte en un eficaz gestor en relaciones publicas; fue sin duda el gran impulsor comercial de la empresa en aquellos años.
Hoy Mercé y Josep Casademunt son la cuarta generación que continúa el negocio con el mismo espíritu que les transmitieron sus padres y abuelos, pero con nuevas ideas y proyectos que van diversificando la oferta del establecimiento.



Actualmente la leche y los huevos siguen llegando de Cardedeu. En el obrador, uno de los pocos que quedan en la ciudad de Barcelona, se elaboran quesos frescos, “mató” y una gran cantidad de productos, muchos de ellos todavía según las recetas de los bisabuelos Marc y Matilde, y otros que se han ido incorporando con el tiempo. Y en la “granja” todavía se puede uno sentar en las mismas mesas de mármol en las que se sentaron Jacinto Verdaguer o Pablo Picasso y tomar una “xicra” de chocolate, o comprar en su mostrador todos los productos que elaboran.



0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter