Torres Blancas


La entrada de hoy va a ser más arquitectónica que relacionada con el comercio y vamos a dedicarla a un edificio emblemático de Madrid que el pasado año cumplió su 40 aniversario. Un auténtico ejemplo arquitectónico de como combinar la vanguardia con la funcionalidad y sobre el que se cuentan muchas historias, no todas ellas ciertas: el edifico Torres Blancas de Sáenz de Oiza.



Ya para empezar el nombre nos siembra la duda ¿Por qué se llama así, Torres Blancas, en plural, si sólo hay una y es gris?. Pues porque de todas esas historias que circulan por ahí, esta es de las pocas que es cierta, que el nombre está así, en plural, porque en principio había dos torres proyectadas.



Lo que no es verdad que la segunda se dejase de construir por problemas económicos. "Es uno de los muchos bulos que existen sobre el edificio", explica Javier Sáenz, hijo del arquitecto Sáenz de Oiza. El motivo de que solo se construyera una de las dos torres proyectadas fue por problemas de licencia. Por lo visto al Ayuntamiento le daba miedo esa arquitectura tan arriesgada y puso muchas pegas. "Ahora, para vender un proyecto necesitas una presentación multimedia, pero en los años sesenta lo que se llevaba eran los acuarelistas argentinos". Oiza encontró uno que "camuflase" lo radical del proyecto y así pudo ganar el permiso para edificar la primera torre.



Otro de los bulos mas extendidos asegura que la idea era forrar las torres de mármol blanco o, según la versión que nos cuenten, que el efecto blanco se conseguiría añadiendo polvo de mármol blanco al hormigón. Al contrario, Oiza lo concibió tal y como se aprecia en la actualidad, una mole de hormigón gris y brutal, opuesta a lo que llamó "edificios esqueleto" o de estructura de acero. La estructura del edificio es de hormigón armado, careciendo de pilares y siendo las paredes externas y la estructura vertical interna los elementos que garantizan las funciones de sustentación. "El hormigón visto estuvo siempre en el origen del proyecto, se bautizaron Blancas en honor a las pinturas y el purismo de Le Corbusier", explica también Javier Sáenz.



De Le Corbusier tomo también Oiza la idea del racionalismo de construir viviendas con jardines en altura y de Frank Lloyd Wright las propuestas organicistas de su torre Price, y el resultado fue esta síntesis personal de ambas tendencias, a la que se reconoce generalmente como una de las obras maestras del organicismo.



El edificio Torres Blancas esta situado en la confluencia de las calle Corazón de María con la Avenida de América, en Madrid. El proyecto, firmado por Francisco Javier Sáenz de Oiza, es de 1961, y las obras se prolongaron durante cinco años, desde 1964 hasta 1969. Con este edificio, su primer proyecto internacionalmente conocido, Sáenz de Oiza, que vivió en el edificio hasta su muerte en 2000, ganó el premio de la Excelencia Europea en 1974.



Torres Blancas fue un experimento arquitectónico propiciado por un cliente, Juan Huarte (propietario de la constructora del mismo nombre, Huarte), que se significó en los años sesenta del siglo XX por su apoyo a la vanguardia española, construyendo algunos de los mejores edificios de España en los años sesenta y setenta.



Huarte, se pegó con las administraciones locales para obtener las licencias, y permitió y alimentó las inquietantes ideas de Oíza, invirtiendo más de la cuenta en el edificio, se lo planteó como un mecenazgo. Oiza tuvo total libertad para experimentar: "Huarte tuvo mucha paciencia", dice el hijo del arquitecto, "la obra fue una labor de investigación que nunca se cerraba". La tesis: poner en armonía al hombre con la naturaleza, crear un árbol en el que cada vecino, independientemente de la altura de su piso, viese flores. "Yo sería feliz si las hormigas llegasen hasta arriba" dijo Oíza en una ocasión.



La pretensión de Oiza era construir un edificio de viviendas singular, de gran altura, que creciera orgánicamente, como un árbol, recorrido verticalmente por escaleras, ascensores e instalaciones, como si fueran los vasos leñosos del árbol y con las terrazas curvas agrupadas como si fuesen las hojas de las ramas. Desde la estructura que como ya hemos dicho, no se sujeta en pilares sino en rotundos muros portantes que se clavan en el suelo como raíces, hasta los detalles (maravillosos los rodapiés, los pomos, los radiadores) el arquitecto no tuvo miedo a probar.



El rascacielos, de 71 metros y 22 alturas, destinadas a viviendas y oficinas, en realidad no contiene muchas viviendas. Cuatro por planta como máximo, pero no en todas ellas, pues las hay dúplex y los tamaños varían: de 90, 200 y 300 metros cuadrados. . Una de las plantas intermedias está reservada para las instalaciones generales y en la azotea hay una serpenteante piscina.



Su planta en forma de trébol, o de esvástica, según se observe, es otra de las peculiaridades de la torre, en la que "una planta científica se convierte en una escultórica gracias a los adornos circulares", explica el hijo.



Dentro, desde el rellano hasta las terrazas de las casas, conviven con la arquitectura los elementos esculturales. Nada más entrar nos topamos con una imponente escalera de caracol que recorre la torre de abajo a arriba, a modo de columna vertebral, de grieta de luz. En los rellanos se aprecia el gresite - piezas cerámicas de origen italiano que revisten las paredes - y las formas curvas en techos y paredes.

Para ganar espacio muchos vecinos han cerrado las terrazas, unos con el plan de cerramiento que previó Oiza, otros, a su aire.



El potente gesto de la torre lo aguanta; desde la calle hay que fijarse mucho para notar los desastres. "Con esos precios, el dueño tiene que ser un aficionado, como el que tiene un coche antiguo; salvo si te gastas mucho dinero, todo lo que hagas empeora el original", dice Sáenz.

Oiza quiso recrear en este edifico toda una ciudad, donde sus habitantes pudieran recogerse pero también relacionarse, trabajar e incluso comer gracias al restaurante (hoy oficinas) de la última planta, que se comunica con todas las casas a través de un porta platos equipado con un interfono.



En los sesenta, muchos vecinos eran pilotos (por la cercanía a Barajas), hoy abundan los arquitectos. Y los artistas. Curiosamente, unas casas destinadas en origen al ocio y la vida social de las clases altas -con salones amplios y luminosos-, fueron ocupadas por personajes vinculados al mundo de las Bellas Artes y las letras. Camilo José Cela, entre otros, habitó en una de ellas, diseñadas en forma de L.Jim Jarmusch, enamorado de sus formas, coló al edificio en su último filme, y cuentan que John Malkovich tiene un piso en Torres Blancas - quizá sea otro de esos bulos - pero hijo del arquitecto, que ni lo niega ni lo confirma, cuenta que una vez se lo encontró en el ascensor.

Una parte de esta entrada se ha extraido del curioso articulo del peridodico El Pais titulado "Los bulos del arbol de hormigon " . Por otro lado os dejamos este reportaje emitido recientemente en Telemadrid donde se pueden apreciar muchos de los detalles que comentamos


Torres Blancas cumple cuarenta años.
por kuriosoblog

12 comentarios:

  1. Se me saltan las lagrimas.

    Siempre digo que si tuviese que salvar solo tres edificios de Madrid me quedaria con el Prado, el Observatorio Astronomico del Retiro y Torres Blancas. Las fotos que habeis colgado me han retrotraido a mi primera visita al edificio, acababa de terminarse de construir y mi padre, que aun vivia y de quien he heredado el optimismo de cara al futuro y el gusto por todo lo innovador, me llevo a ver el piso de un amigo suyo, que habia sido uno de los primeros en comprarse uno ahi. Jamas olvidare la impresion que me hizo el hueco de escaleras (que reproducis en fotos en la entrada y que se retrata tan poco a menudo, no se por que), parecia sacado de una escena de "2001". La piscina tambien me dejo con la boca abierta, aunque la vi en una visita posterior,a primeros de los 80, cuando aun me rondaba la idea de hacer arquitectura. No he vuelto a ir, aunque siempre que paso cerca miro hacia arriba, y admiro. En parte si detesto el hotel Puerta de America es por enturbiar la vista de Torres Blancas segun se entra a Madrid por la carretera de Barcelona.

    Como bien decis, todo encaja a la perfeccion, todos los detalles estan disenhados con sumo carinho, los techos caprichosos, las persianas de cierre en celosia. Moneo y Fullaondo trabajaron con Oiza en el edificio. Me encantan las oficinas que salen en el video.

    Con el tiempo he llegado a la conclusion de que lo mas dificil el arquitectura es algo tan sencillo en teoria como saber mezclar lineas rectas y curvas. Muy pocos del siglo XX han sabido hacerlo de verdad: Wright, Le Corbusier (me viene Ronchamp a la mente), Niemeyer, Aalto (de quien tengo que escribir algun dia, ese si que es mi idolo, os he contado que estuve en Villa Mairea?). Y Oiza. En Torres Blancas todo es curvo, pero es un edificio donde la verticalidad y la rectitud de los muros ciegos es fundamental. Lo mismo pasa con la torre del BBV o incluso con obras de su etapa final posmoderna. Sabia unir rectas y curvas. Pura poesia.

    Millones de gracias por la entrada, las fotos y toda la informacion. Me voy a trar el fin de semana rebuscando aun mas.

    ResponderEliminar
  2. Ardilla, si solo tuvieramos que salvar 3 no sabemos si uno de los elegidos seria este,(mas que nada por que nos costaria mucho elegir solo 3), pero estaria cerca.

    Creemos que para los que somos de una cierta generacion hay algunos edificos que se nos fijaron en el inscosnciente, quiza por que para nosotros, jovenes o aun casi niños y precoces admiradores de la arquitectura (que muchos pensamos como posible futura profesion) eran ya precursores de lo que estaba por venir. Y me estoy refiriendo a Torres Blancas, a la Pagoda de Fisac, etc.

    Este es uno de esos edificios que no deja indiferente y que atre las miradas, tambien a nosotros se nos van los ojos cuando pasamos cerca.

    Nosotros no hemos tenido oportunidad de subir a uno de sus pisos, pero si de hacer una visita guiada al BBVA y empaparnos de la maestria tecnica y estetica de Oiza.
    Aunque no tenga nada que ver, la anecdota con tu padre me ha recordado una mia, cuando mi padre me llevo tambien de visita a casa de un amigo suyo que vivia en uno de los apartamnetos de los pisos superiores de la Torre de Madrid en Plaza España. Supongo que tiene que ver con esa sensacion de estar alli arriba y en uno de esos edificios que sabes son iconicos.

    Lo de la curva y la recta en arquitectura da para un post y mucho mas, tendremos que dedicarle algo mas que un comentario.Ya solo los maestros que citas y sus obras merecerian entradas y entradas...

    Que disfrutes tu busqueda, nosotros lo hemos hecho buscando informacion para el post.Y gracias como siempre a ti por tu fidelidad al blog y tus comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ,lll. k uyk u t stsr t u 7iuieetjjw w6 w6666

      Eliminar
  3. Tengo muy buenos recuerdos de Torres Blancas desde la infancia. Me parecía un edificio asombroso y my distante. Jamás estuve en su interior. Ahora, con tus fotos, me ha gustado muchísimo más.

    ResponderEliminar
  4. Genial la entrada de hoy, a mi me encanta Torres Blancas. Mi tia vive enfrente, y desde pequeña he tenido debilidad por este edificio.
    Nunca he tenido la oportunidad de visitarlo, pero debe ser increible vivir en un sitio así. Yo tuve la suerte de vivir en el Edificio España, pero esto me hubiera gustado más.
    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  5. ¿Sabías que en Torremolinos hay una especie de clon de esta torre y que en este caso se tratan de dos?

    ResponderEliminar
  6. Stultifer, como ya decimos en otro comentario este edifico esta instalado en la memoria de muchos que ya tenemos una edad, quiza porque por aquellos años en esta ciudad no habia muchos "rascacielos" ni edificios "modernos".

    mcarmen, vivir en el debe ser por lo menos "diferente".
    que suerte haber vivido en el edifico España. Nosotros estamos muy intrigados con su reforma, no sabemos a que lo van a dedicar ( suponemos que por su localizacion seguira habiendo un hotel) y no encontramos informacion por ninguna parte, si sabes algo comentanoslo.

    Aguifonte, bienvenido y gracias por comentar.
    buscando informacion para el post hemos visto otros edificios claramnete "inspirados" en este, alguno de ellos en Sudamerica y otro creiamos que en Benidorm, pero quiza era el que tu comentas en Torremolinos. de todas formas investigaremos

    ResponderEliminar
  7. Yo también tengo ganas de ver el Edificio España reabierto.
    Os dejo un enlace con información aparecida en prensa sobre el proyecto. Es del 2008, desde entonces, no he vuelto a ver nada sobre el tema.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2008/07/03/suvivienda/1215103026.html?a=SAN9c6a011fff4b4bd3db12d0f473c6ec0a&t=1215401226

    ResponderEliminar
  8. mcarmen, muchas gracias por la informacion. Tal como dices desde entonces nada se sabe, nosotros trabajamos cerca y pasamos por alli con frecuencia y no se ve casi movimiento. Estamos esperando alguna novedad para dedicarle una entrada de las que hacemos sobre arquitecturas pasadas y en este caso renovadas.

    ResponderEliminar
  9. Maravilloso post! Y maravilloso edificio.Os voy a seguir de cerca.

    ResponderEliminar
  10. Uno de los grandes clásicos de la arquitectura.
    Siempre digo que si tuviese que salvar solo tres edificios de Madrid me quedaria con el Prado, el Observatorio Astronomico del Retiro y Torres Blancas. ¿Y la torre BBVA?
    ¿El edificio Castelar?

    Saludos¡¡

    ResponderEliminar
  11. Daniel,
    Efectivamente, es todo un simbolo, lastima que este tan deteriorado, muestra del poco respeto que tenemos en esta ciudad por la aquitectura. Esperemos que no no llegue un dia en que necesite ser salvado in extremix como se intento con la desaparecida pagoda de Fisac, otro simbolo en esa entrada a Madrid.

    Uf, dificil nos lo pones si tenemos que elegir solo tres...

    Un saludo,

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter