Pensar la Arquitectura - Peter Zumthor

Hace tiempo en una de nuestras entradas comentamos uno de los libros escrito por el arquitecto Peter Zumthor sobre las atmosferas; nos dejó tan buen sabor de boca que hemos leído otro, se trata de un libro de reflexiones que tiene editado en español titulado “Pensar la arquitectura”. En este libro se recopilan una serie de conferencias que ha dado el autor durante varios años, desde 1988 hasta el 2004, y en ellas recoge sus muy interesantes pensamientos e inquietudes en cuanto a los aspectos relacionados con el proyecto, la construcción, la belleza y la atmosfera dentro de la arquitectura.



Como el libro recoge varias conferencias las ideas a veces están sueltas y no son fáciles de enlazar pero vamos a intentarlo.

En un principio hace mucho hincapié en el proceso del diseño que es la base o el principio de todo y se rige por los sentimientos y la razón.

Por un lado los sentimientos , las preferencias, las nostalgias y los deseos que emergen y que quieren cobrar forma deben examinarse por medio de una razón critica, del otro el sentimiento nos dice si las reflexiones abstractas concuerdan entre si.

Proyectar no es ningún proceso lineal que, partiendo de la historia de la arquitectura, conduzca, por así decirlo, a un nuevo edificio de un modo lógico y directo.



El acto creador en el que surge una obra arquitectónica transciende todo saber histórico y técnico, en el momento de su nacimiento, la arquitectura esta vinculada con la actividad de una forma especial refleja el espíritu de sus inventores y da sus propias respuestas de la época.

Estoy convencido de que un buen edificio debe ser capaz de absorber las huellas de la vida humana y que, con ello, puede adquirir una riqueza especial.

El lenguaje de la arquitectura no es, en mi opinión, ninguna cuestión sobre un determinado estilo constructivo, cada casa se construye para un fin determinado, en un lugar determinado y para una sociedad determinada, con mis edificios intento responder, del modo más exacto y critico posible, a las preguntas derivadas de estos hechos sencillos.



Siempre que piensas en edificios que me puedan ofrecer de un modo espontáneo y natural situaciones especiales, que concuerden con el lugar, el transcurso del día, mi actividad y mi estado de animo, siempre que me imagino una arquitectura que ponga a mi disposición un espacio que me deje habitar en ella, que barrunte mis necesidades y las satisfaga sin grandes aspavientos.

Me propongo una vez mas trabajar pensando prioritariamente en las cosas sencillas y practicas, hacerlas grandes, buenas y hermosas, tomándolas como punto de partida que me lleve a la elaboración de una forma especial, como hace un maestro de obras que entiende su oficio.

Después avanza con el tema de la construcción de ese proyecto y
cuando se levantan y ensamblan los materiales concretos donde la arquitectura pensada se convierte en parte del mundo real.

A la hora de construir intentamos hacer igual que en los muebles cuidar los pequeños detalles, los despieces de las piedras, las juntas de las maderas etc.



Nuestros clientes encuentran demasiado cara la forma en como queremos colocar los materiales y también nuestro modo de desarrollar las juntas y las transiciones entre distintos elementos constructivos así como la exactitud del detalle que pretendemos lograr. Les gustaría que recorriéramos más a los elementos de construcción y a las formas de construcción usuales u no exigiéramos tanto a los artesanos y técnicas que desarrollan y construyen la casa con nosotros. La diferencia entre tener alma o no tenerla.

Mas adelante aborda el tema de que lo construido sea bello y la belleza como sensación, pues es un sentimiento que viene dado por nuestra cultura y formación.



Pero hay belleza, bien es verdad que surge mas bien rara vez, y que cuando aparece lo hace frecuentemente en lugares inesperados y que falta justamente en otros lugares donde podríamos esperar, pero hay belleza ¿Se puede proyectar y ejecutar la belleza? ¿Donde están las reglas que garantizan la belleza a nuestras realizaciones? El hecho de tener conocimientos sobre el contrapunto, la armonía, la técnica pictórica, la sección áurea o el principio de que “la forma sirve a la función” no basta. Los métodos y los instrumentos auxiliares, esos hermosos instrumentos no sustituyen a los contenidos, ni pueden garantizar el encanto de la bella creación.

“La belleza de un objeto usual es, para mi, la forma suprema de belleza”

“La belleza esta en los ojos de quien mira”

Ligada a la belleza, esta la sensación de la atmosfera que nos transmite y de la que se refería en su libro del mismo nombre y del que ya nos hicimos eco.



Como arquitecto puedo hacer que una casa de vacaciones, un edificio comercial o un aeropuerto funcionen, puedo proyectar viviendas, con unas buenas plantas a precios asequibles, puedo proyectar teatros, museos de arte, locales de espectáculos, que den que hablar, puedo proveer a mis edificios de formas, que den que hablar, puedo proveer a mis edificios de formas que satisfagan las necesidades de innovación o novedad, representación o estilo de vida. ..”pero mis aspiraciones de llevar a termino un trabajo arquitectónico logrado, nacido de aquellos momentos especiales de mi experiencia personal de la arquitectura mas allá y me llevan a plantearme la pregunta ¿Podré como arquitecto proyectar también lo que realmente constituye una atmosfera arquitectónica, sea densidad, ese estado de animo único, ese sentimiento del presente, de bienestar, de coherencia de belleza? ¿Es proyectable lo que en un momento dado constituye la magia de lo real, que me provoca un estado de animo en le que vivo y experimento algo que, de otro modo no experimentaría con esa claridad?

Y enlaza con los elementos que determinan la atmosfera como es la luz y las texturas, cuando habla de la luz se extiende en comentar la influencia que le produjo el libro “El Elogio de la Sombra” de Tanizaki, del que también os hablamos en su día.



Y el juego con las medidas de la arquitectura; el trabajo al servicio del tamaño correcto de las cosas esta dirigiendo por el deseo de crear grados de intimidad, escalonamientos de cercanía y distancia, me gusta colocar los materiales, las superficies y los contornos brillantes o apagados a la luz del sol, haciendo surgir misteriosamente masas profundas y graduaciones de sombra y oscuridad, a fin de que aparezca todo el encanto de la luz sobre los objetos, hasta que todo concuerde.

La luz que desde la lejanía sobre un sinfín de cuerpos, estructuras, materiales, fluido, superficies, colores y formas que brillan en esa luz, la luz viene desde fuera de la tierra, hace que se pueda ver el aire.



¿ Hay un estado del alma donde cantidades mínimas de luz son suficientes para una buena vida? O es mas ¿Necesitamos lugares oscuros y en sombra, necesitamos la oscuridad de la noche, para poder acceder a determinadas experiencias?

La luz del sol, del día, que llega a la superficie de la tierra, desde el lejano cosmos es grande, fuerte y dirigida, es una única luz.

La oscuridad reside en la tierra, asciende de ella y retorna de nueva a ella como un poderoso halito.



Entre las puestas de sol y el amanecer nos orientamos con las luces que nosotros mismos producimos y encendemos, estas luces no son comparables con la luz del día, son demasiado débiles y flojas, con sus intensidades centelleantes, y sus sombras, que se difunden con tanta rapidez.

No pienso en esas luces como un esfuerzo por suplir la noche, sino que intento pensarlos en el seno mismo de la noche, como una continuación de la mima, como lugares íntimos de luz en medio de la oscuridad creados por el hombre entonces se vuelven hermosas y pueden desarrollar su propio encanto.



Como podéis comprobar, reflexiones o clases magistrales sobre arquitectura.
Peter Zumthor – Pensar la Arquitectura - GG

Las imagenes que ilustran estra entrada asi como el video que la acompaña pertenecen a la Vitra Haus, el Showroom diseñado por Herzog & de Meuron para la marca que se encuentra en el campus que tiene la firma en Weil am Rhein ,Suiza





4 comentarios:

  1. Fantastico!! Me encanta ese perfeccionismo y lo bien que lo describe, sin esa jerga tan pesada que suelen utilizar los arquitectos al describir sus obras, influencias o "gestos".

    Mirando las fotos segun leia pensaba que ese edificio no podia ser de Zumthor, aunque me gustaba bastante. Las escaleras son un escandalo de bonitas, conozco un bloguero que os las va a pedir prestadas...

    (comento como breckinridge, por algun motivo no me dejan como ardilla)

    ResponderEliminar
  2. Breck, Zumthor es la excepcion, un gran arquitecto que no va de estrella, (sin animo de ofender, pero la modestia no es asignatura de la profesion).

    Ibamos a poner algo de SAANA por el pritzer pero como ya habiamos puesto mucho ultimamente nos decantamos por este edificio de H&D bastante interesane tambien.

    No nos las pedira prestadas, nos las robará (pero tiene permiso y nosotros encantados de que lo haga)
    aunque como esta de minivacaciones no sabremos si se dara cuenta

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que bien apunta el Pritzker ultimamente, esperemos que ni a Zumthor (que efectivamente es la excepcion) ni a SANAA se les suba a la cabeza. Espero que os tomeis unos dias, feliz pascua!

    ResponderEliminar
  4. Ardilla, esperemos que no, parecen de los arquitectos con los pies mas en la tierra de la actualidad, trabajadores y sin falsas infulas. Disfruta tu tambien de tus vacaciones!

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter