Mirando Atras - Dancing, Salon de Té Casablanca





Hoy dentro de las entradas que venimos ofreciéndoos sobre arquitecturas y comercios perdidos vamos a dedicarsela a una obra singular dentro de la actitud moderna con la que se proyectaban en la época tiendas, cafés, etc.: el Dancing - Salón de té Casablanca, proyectada por Luis Gutirrez de Soto en 1933 que se encontraba en la Plaza del Rey de Madrid.



De esta obra podríamos decir sin temor a equivocarnos que tiene sus raíces no en la Europa contemporánea, sino en la Meca del Cine, en Hollywood, y como el cine es movimiento, ilusión y magia, la sala contaba con una plataforma móvil, techo practicable, y un juego de luz y agua con múltiples posibilidades. Con todo ello se podían crear diferentes decorados en los que era difícil perderse en ensoñaciones. Ah, y no nos olvidemos de la palmera luminosa de la entrada, símbolo del local.



Resuelto con la acostumbrada brillantez de su autor, Gutiérrez Soto, del que ya hablamos cuando comentamos el “Museo Chicote”, el volumen principal rematado por las escalinatas de la orquesta; la pista de baile con un astro sol-luna dibujado en el terrazo se ve rodeada por las sillas y las mesas, se iluminaba cenitalmente, y en uno de sus lados había una gran vitrina para monos y pájaros, enfrente de la pasarela de acceso al anfiteatro.

El ambiente creado en el interior, además de funcionar perfectamente y ser fácilmente controlable, estaba dotado de ese espíritu un tanto ingenuo de los años 30, pero el edificio resulta enormemente atractivo y con evidentes aciertos formales.



Así describía en un articulo de la época el propio autor su obra:

El proyectar un dancing no es tarea fácil para el arquitecto; la mayoría han sido proyectados por decoradores, escenográfos o simples aficionados. Por eso las líneas arquitectónicas están ausentes en casi todos ellos. Esto complica más la labor del arquitecto, que tiene que luchar para darle el carácter a que el publico esta ya habituado, dejando a un lado los principios racionales de la moderna arquitectura y lanzándose por el peligroso camino de la fantasía.



En realidad, un dancing es una pequeña sala de espectáculos en que los actores son los propios espectadores. Ellos juegan el papel mas importante de la obra, y, por tanto, hay que preparar el color, la iluminación, el ambiente, para lograr un lugar confortable, amable, alegre, que difiera esencialmente del triste y desacreditado cabaret de las paredes pintarrajeadas y de los tangos llorones y cansinos.



“Casablanca” pretende ser lo contrario; un lugar confortable, alegre y luminoso, especie de jardín de invierno en un país caluroso, sensación de aire libre por sus grandes ventanales, color de sol a través del amarillo de sus toldos, cuando se hace de día; suavidad azulada al llegar la noche; sensación de frío con el penacho iluminado de la fuente; ruidos de selva con el chillar de los monos y volar de los pájaros multicolores. Algo exótico y fantástico, que con el verde de sus plantas nos haga olvidar el barullo de la población y nos transporte por unos momentos a plena naturaleza.



Si en toda decoración moderna la iluminación juega un papel importante, en “Casablanca” pudiéramos decir que es lo principal. Si pretender lograr el efecto de cielo en un escenario no es empresa fácil, a pesar de tener la sala a obscuras, en “Casablanca” el problema se ha complicado mucho más, ya que el escenario es toda la sala y el publico esta entre bastidores y esos infinitos que se quieren lograr pueden tocarlos con la mano. Por eso “Casablanca” no tiene la pretensión de ningún alarde luminotécnico; quiere lograr una impresión de conjunto agradable y alegre, he querido huir del consabido cambio de colores y mi idea primordial ha sido hacer un local con grandes huecos abiertos, al exterior, donde se produce el día, la noche y el amanecer.



En todo local de este genero el baile es indispensable, y, por consiguiente, las orquestas ; la máxima atracción, saber presentarla , sacar el máximo partido de ellos y de los artistas. Es el punto fundamental para el arquitecto. Por eso creo con la plataforma giratoria haber resuelto perfectamente el problema. De sección circular y dividida en seis sectores , también circulares, pueden adoptarse todas las posiciones que se desee, ya que cada plano del sector puede subir y bajar a voluntad, adoptando la posición y altura que se quiera.

Toda la construcción es de hormigón armado. La cubierta es metálica y, deslizándose sobre unas vigas de hormigón de 15 metros de luz, puede descorrerse automáticamente, dejando el local al aire libre en verano; el cielo raso, de corcho, sobre viguería de hierro, donde se produce el efecto de cielo, también se desliza independientemente de la cubierta.



El local del Salón de té Casablanca fue adquirido por el Banco de Vizcaya con el fin de tener una salida a la Plaza del Rey. El banco ocupaba por entonces el edificio medianero que da a la calle Alcalá, pero ésta siguió funcionando hasta el año 1973. El empresario de la sala tenía alquilado el edificio al banco y tuvieron un litigio porque el dueño quería recuperar el edificio. Para ello solicitó que el edificio se declarase ruinoso y se inscribiera en el registro de solares.



En el solar que el dejo, se encuentra en la actualidad una sede del Ministerio de Educación, Política Social y Deportes.

15 comentarios:

  1. Ay, ay, me caen lagrimones por la cara. El Casabana sale en la portada de un libro, Arquitecturas Perdidas en Madrid, que tengo guardado en alguna caja con el resto de mis cosas. Mi madre me hablo del "salon de baile", me comentaba lo bonito que era a pesar de que ir alla era algo "arriesgado" para una chica joven. A mi solo la palmera de neon de la entrada ya me llena de emocion.

    Maravillosa entrada, mil gracias.

    ResponderEliminar
  2. Ardilla, a mi tambien me han caido lagrimones por la cara, pero de risa... ha sido cuando mi madre me ha contado como una noche le salio un "pretendiente" (así le ha llamado ella) que la invitó a salir a bailar viendola sola, y como ella toda apurada le habia dicho que no, que estaba acompañada por su marido (mi padre, que por lo visto habia ido al aseo o al guardarropa).

    El libro lo tenemos nosotros tambien, pero mas a mano, de echo de el sacamos algunas ideas e informaciones que luego completamos con ayuda de Google.

    ResponderEliminar
  3. Precioso local, mi padre también me ha hablado alguna vez de él, qué pena que no se haya conservado.
    Por un momento me lo he imaginado en Miami Beach!
    Buen finde,

    ResponderEliminar
  4. mcarmen, antes las modas duraban mas, ya lo sabemos, y tambien los locales de moda (y otros sitios), asi que no es extraño que este local este en el recuerdo de muchas gente y que muchos de nosotros hayamos oido a nuestros padres o familiares hablar de él ( estuvo abierto durante unos 40 años).

    La palmera recuerda a las de las avenidas de Miami, pero el interior es totalmente Hollywodense, parece que en cualquier momento va a aparecer Cugat con su orquesta.

    Buen finde tambien para ti!

    ResponderEliminar
  5. Hubiera sido preferible mantener el Casablanca, con esa palmera luminosa... Me llevo el interior.

    ResponderEliminar
  6. Si es Cugat total, y Carmen Miranda también ;-)
    Lo de Miami, más que por la palmera, era por las formas redondeadas que me recuerdan a los hoteles art deco.

    ResponderEliminar
  7. Stultifer, si, a nosotros tambien nos habria gustado que se hubiera mantenido. es mas incluso creemos que tendria su publico y podria seguir siendo negocio, hay muchas salas (o discotecas) para baile de gente mayor que seguramente acudirian y mucha gente mas joven tambien iria de vez en cuando por curiosida y para conocer otros ambientes, podrian tener clases de baile de salon, dedicar algunos dias en concreto a distintos tipos de musica y baile, actuaciones en directo, etc., se podria complementar con un servicio de restauracion aceptable y creemos que podria funcionar. Igual se hizo con Chicote y ahi esta. Pero lastima, no es posible en este caso ya que ya no existe y hacer algo asi ahora seria muy costoso.



    mcarmen, si tienes razón. No se si Carmen Miranda, pero segun hemos leido cuando recopilabamos informacion en su epoca alli actuó Josephine Baker.

    ResponderEliminar
  8. Cuando entré a trabajar en 1.971 con 17 años ya estaba bastante reformada, el escenario era giratorio, hacían el relevo de la orquesta sin dejar de tocar, el techo se habría totalmente y quedaba al aire libre, conservaba la fuente y las palmeras, había sesión de tarde y de noche con un público muy distinto. Acabó siendo café teatro y después en 1974 se acabó.

    ResponderEliminar
  9. Fer, bienvenido y muchisimas gracias por contarnos de primera mano como era el local. Nos gustaria mucho que si hay mas lectores que hayan trabajado, disfrutado, vivido locales de los que hablamos se animaran tambien a contarnoslo.

    Un saludo y esperamos que sigas leyendonos y comentando cuando te apetezca.

    ResponderEliminar
  10. Me acuerdo que mi padre tocaba en una de las dos orquestas la otra era Antonio Machin...era el año 1956....como añoro esos años ,tambien hice mi primera comunion en la iglesia de la Santa Cruz,en Atocha...que pena que no se conserven esos sitios...por cierto creo recordar que el circo Price estaba al otro lado de la plaza..es asi?

    ResponderEliminar
  11. Me acuerdo que mi padre tocaba en una de las dos orquestas la otra era Antonio Machin...era el año 1956....como añoro esos años ,tambien hice mi primera comunion en la iglesia de la Santa Cruz,en Atocha...que pena que no se conserven esos sitios...por cierto creo recordar que el circo Price estaba al otro lado de la plaza..es asi?

    ResponderEliminar
  12. Mi padre era el fotógrafo de la sala y a su muerte, mi madre ocupó su puesto. Yo les ayudaba desde los 8 años y como solo había una entrada para publico y personal, tenía que entrar antes de abrir y salir después de cerrar, de madrugada. Eran tiempos difíciles pero hoy los recuerdo con mucho cariño.
    El Circo Price estaba justamente enfrente y algunas veces mis padres me dejaban con los trabajadores y me veía las funciones casi todos los días. El bar de al lado del circo era El Hesperides y allí se podía ver a los mejores artistas.
    Las orquestas de Casablanca fueron muchas, Raul del Castillo, Los Tamara, Carlitos Corrial y Marquesa Anchart con Los Tico Tico, etc.
    Que tiempos.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anatonio por tu comentario tan entrañable, saludo

      Eliminar
  13. Perdón,era Raúl Abril

    ResponderEliminar
  14. Casablanca era una sala más bien de invierno.
    Para el verano estaban Pavillón (hoy Casa de Vacas) y Florida Park, ambas en el Retiro y allí también pasé unos años inolvidables pues al ser mi padre también el fotógrafo de Pavillón tuve la oportunidad de ver y conocer a muchos artistas, Paul Anka, Olga Guillot, el Duo Dinamico y largo etc que incluye los comienzos de Serrat, Raphael, Victor Manuel, Luis Aguilé y muchos más.
    Años inolvidables pues también era mi adolescencia.
    Saludos a todos

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter