Bobolandia



Leyendo el pasado fin de semana el diario El País nos encontramos un interesante articulo que hablaba sobre las numerosas y curiosas boutiques que se están abriendo en Paris con antigüedades reconvertidas en piezas decorativas. Lo reproducimos aquí para los que no tuvisteis oportunidad de leerlo o lo pasasteis por alto.



Boutiques que transforman objetos cotidianos en originales creaciones. Son lugares mixtos, híbridos de lo antiguo y lo contemporáneo, tienda y galería a la vez, taller y escaparate. Una generación de espacios sorprendentes que surge espontáneamente por los barrios de París tildados como bobolandias (de bo-bo, burgués-bohemio). Pese a ser en realidad meros comercios, estas boutiques exhiben una escenografía inverosímil.


La novedad de estas factorías estrambóticas es que no se limitan a recuperar y rehabilitar objetos sino que los transforman artesanalmente en piezas decorativas y lúdicas. Algunas de las tiendas están concebidas como salas de exposición y sus artículos, atípicos y heteróclitos, no están desprovistos de cierto humor con sentido práctico.


La clave de esta nueva moda es la etiqueta "dormandise" (de "mercancías" y "durmientes") que engloba aquellos productos y marcas que, a pesar de haber sido relegadas por el mercado, permanecen en la mente del consumidor. "Recupero objetos antiguos o que han dejado de tener un uso objetivo y les doy una nueva vida", dice Caroline, la dueña de Carouche (Rue Jean Macé, 18).


Caroline se define como "intérprete de objetos"; su oficio, a caballo entre escultora y tendera de fruslerías. Ha construido extravagantes mamparas de piel de cordero y bellas lámparas de mesita de noche con las piezas aislantes de porcelana que antes llevaban los postes de alta tensión. Fue una de las pioneras en la materia. Va vestida como los herreros. Comenzó hace diez años y habla de su labor como lo haría una artesana del Renacimiento: "Cada objeto tiene una historia, y yo, respetándola, le confiero un nuevo sentido a su empleo o ubicación". Se aprovisiona en antiguas fábricas, empresas mecánicas, desguaces... Vende cajas del ejército sueco de 1960 que jamás se usaron, una antigua vitrina médica tintada y rehecha con alambrada de gallinero, un columpio de los años cincuenta del sur de Alabama, bruñido y repintado coquetamente...


En la Rue Vieille du Temple, a dos pasos del Museo Picasso, Mobilier Industriel et Lampes (en el número 106) trabaja el mueble como concepto arquitectónico. Vemos cosas "trasladadas del mundo de la fantasía infantil", según su dueño. Hay carros de minería reconvertidos en mostradores o baúles, moldes de tenedores o cucharas que sirven como pisapapeles y hormas metálicas de principios de siglo que hacen las veces de perchas. Aquí el utensilio original (sea cacharro, chisme o chirimbolo), aunque siempre es reconocible, cobra un aspecto diferente al que tuvo en su ubicación natural.


El recorrido apenas da respiro a quien disfruta curioseando. Pasear por la zona permite ver la cultura parisina más híbrida. En la misma Vieille du Temple (en el número 108) se encuentran las galerías Xippas e Yvon Lambert , que llevan a artistas como Miquel Barceló. A su magnífico escaparate del arte contemporáneo se suma la zapatería del audaz Philippe Zorzetto (en el 106), o boutiques como A.P.C (en el número 112) o Vintage (en el 97), un rincón de lujo donde se visten destronadas princesas rusas.


Acercándonos a la Rue de Rivoli aparece un rosario de restaurantes chic y alegres, como el mítico bistrot Le Petit Fer à cheval (en el número 30 de la Rue Vieille du Temple;, que se encuentra junto a La Bonne Renommé (en el 26), una suntuosa boutique con abrigos y gorros de lana genuina de las estepas orientales y ropa nómada muy elegante.

De allí, veinte minutos a pie, en los coquetos aires del canal de Saint Martin (uno de los más concurridos y ajetreados) se encuentra la librería Artazart (Quai de Valmy, 83), especializada en libros sobre diseño y grafismo. También Dupleks (Quai de Valmy, 83), una tienda de ropa con prendas chic y éticas, donde el estilo preocupa tanto como el medioambiente o el comercio justo.


Está especializada en el reciclaje de retales de talleres de moda italiana, con espíritu patchwork de alta gama.

Estas tiendas desafían la imaginación. Con sus técnicas mixtas sanean y reforjan trastos inservibles como alternativas de mobiliario práctico y cobran un gran interés entre buscadores de piezas para interiores originales, sofisticados pero sin menospreciar la nostalgia que ensambla utilidad y decoración. Proponen otro estilo de renovar el habitat y, signo de los tiempos, tantean ambientes. Estos nuevos artesanos-artistas enlazan con la utopía positiva de un shopping ecológico. Un vendedor comenta: "Olvide sus prejuicios: en la actualidad, la moda consiste en cuidar de sí mismo, de la Tierra y sus habitantes".

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter