Abundancia o Escasez

La entrada de hoy surge a raíz de un comentario que nos dejo nuestro amigo “Ardilla” en una anterior entrada ilustrada con imágenes de una pastelería en la que se exhibían como si de joyas se tratase sus exquisiteces. En ella nos decía que a él este tipo de pastelerías en las que solo tienen una pequeña selección de productos expuestos no le gustan , le llaman mas la atención las pastelerías cuando muestran gran cantidad de sus productos apilados masivamente.

El optar por mostrar abundancia o escasez de producto en su negocio es una de los conceptos mas importantes con los que se encuentra el empresario que monta una tienda y en ello se ve reflejado el mensaje que intenta transmitir a su fututo cliente.



Desde hace ya tiempo los interiores de los establecimiento vienen mostrando la misma transformación estética que han ido realizando poco a poco los escaparates. Cuando hablábamos del comercio tradicional contábamos como después de la guerra, en una época de escasez, el llenar los escaparates de mercancía atraía a la gente. Hoy en día cuando vemos un escaparate demasiado cargado no sabemos a donde mirar y se pierde el mensaje, por ello ahora se exhibe menos producto, pero escogido, y si se puede dar una imagen conceptual mejor. Lo mismo viene ocurriendo con el producto dentro de la tienda.

En esta época, no precisamente de escasez a pesar de la crisis, y en la que casi todos tenemos más de lo que realmente necesitamos parece que el efecto contrario es lo mas atrayente: menos objetos, lujo en el espacio y deseo de posesión.



A la hora de exponer su producto en el local el empresario siempre se plantea el colocar todo el stock disponible llenando todo el espacio de mercancía aunque este repetida o poner una pequeña representación de clase dejando el resto en el almacén para ir reponiendo según se va vendiendo.

Cuando el producto es seleccionado, con pocas unidades expuestas y bien colocadas, dejándolo que respire, obtenemos un efecto armónico, ordenado y estético que dignifica el producto, pudiendo dar en ocasiones incluso la sensación de que éste es mejor de lo que realmente es. Si optamos por mostrar gran cantidad de mercancía, con el producto repetido un elevado numero de veces, todo apiñado, mostrando un espacio abigarrado en no cabe nada mas, psicológicamente estamos devaluando el producto y haciéndolo mas común.



En muchas tiendas saben de este efecto y muestran poco producto para que parezca escaso, esto nos va a motivar su compra pues psicológicamente nos da una cierta sensación de exclusividad y si estamos dudando sobre su compra nos lo llevaremos ante la posibilidad de que se agote y quedarnos si él, lo que no ocurre en otras cuando vemos que quedan existencias, lo que nos proporciona tiempo para pensarlo y decidir si volver a por él. Se aplaza la venta con la posibilidad de que no se materialice después.

Cada sector se caracteriza por una forma de presentar su producto, así por ejemplo en muchas librerías de ciertas novedades se colocan muchos libros formando pilas para dar sensación de best seller y que se vendan mejor (esto que recuerda los palés de supermercado dio un cierto resultado en un momento dado, hasta que el publico se dio cuenta que era un reclamo comercial como cualquier otro).



En el mundo del retail tenemos desde tiendas en las que se muestra una prenda de cada talla (excepto de las mas comunes que hay 2), las que ponen sólo un par de prendas por modelo, o las que ponen todas las que pueden y más.

Esto que ocurre con el retail parece que no es igual en el sector de la alimentación donde desde siempre ha habido que bastante producto para atraer al publico y cuando no se hacía así parecía que lo que había eran los restos de la mercancía.



Aún así, la moda ha marcado e ideado nuevas forma de vender por ello aunque en los supermercados se siga colocando todo el producto que quepa para dar sensación de tener gran cantidad de producto (aunque a veces no sea cierto y lo que haya sean muchas unidades de una misma referencia), en las nuevas tiendas de delicatessen (que serían el equivalente a las tiendas de los diseñadores en retail) se coloca muy poco producto para dar mayor sensación de calidad, y potenciar su exclusividad y precio elevado. Sería un error colocar la mercancía de una tienda de este tipo como la de un supermercado normal pues devaluaríamos el producto. Este tipo de colocación naturalmente exige también nuevos tipos de soportes.

Como ya comentamos en su dia, esta forma de exponer la mercancía dándole mas espacio y combinando productos ha determinado que las marcas cada vez necesiten espacios mas grandes para mostrar adecuadamente la misma cantidad de producto.



Uno de los sectores en el que somos especialistas y que siempre nos plantea este problema es el mundo de la Óptica. Hoy en día en este sector se ha comprobado que la existencia de una buena exposición de gafas de sol hace que suba la venta de este producto por venta por impulso, mientras que en la gafa graduada lo que se valora es la atención personalizada, y basta con tener a la vista unos cuantos modelos para que el cliente oriente sobre su gusto pudiendo tener el resto en cajones para mostrárselos de forma personal.

Tener una buena exposición de gafas de sol necesita metros lineales de pared, y no es posible tener en una tienda de 40 o 60 m2 una gran exposición de gafas pues el espacio no da para ello (sea cual sea el sistema que se emplee quedaran confusas si no se respetan las distancias ni los espacios que se deben de utilizar). Es preferible tener menos, pero bien expuestas que muchas mal expuestas. En estos espacios creemos debe primar la calidad (pocas pero escogidas ) frente a la cantidad. Esto que en teoría es lógico, en la practica cuesta mucho inculcárselo al empresario, que en la mayoría de los casos cree que teniendo mas producto expuesto (aunque sea en pésimas condiciones) va a vender mas. No se da cuenta de que lo que da a entender es que aquello es un mercadillo y el precio de ese producto tiene que ser bajo, pues esa es la imagen que ofrece.



Conclusión: cuidado a la hora de elegir un nuevo local, la ubicación es fundamental para su desarrollo comercial, pero de la superficie que dispongamos va a depender la cantidad de producto que vamos a poder exponer en unas condiciones optimas, y si es pequeño mas vale exhibir poco, bien, que mucho, mal. Al final la cuenta de resultados nos dará la razón.

Aunque no solemos hacerlo (no tenemos claro si por modestia o por vergüenza y porque casi nunca tenemos fotografías adecuadas),y ya que hemos comentado en ella que estamos especializados en este tipo de locales,las imágenes que ilustran la entrada de hoy pertenecen a un proyecto de Optica que realizamos el año pasado en la Isla de Menorca.

4 comentarios:

  1. Gracias por citarme! La verdad es que yo me refería exclusivamente al mundo pastelero: si hay muchos buñuelos de chocolate, es que están ricos y hay mucha demanda, si hay menos de crema, es que ésos están aún más ricos y la gente se los lleva... Cuando se trata de tiendas de ropa, o de gafas como bien explicáis, prefiero que no haya demasiada abundancia (por cierto, que en el título habéis puesto "abundia", que creo que es una errata, aunque tiene mucha gracia).

    Y enhorabuena por la tienda menorquina, es fabulosa y eso que apenas tiene luz natural (imagino que tuvo que ser un desafía). Muy limpio, muy moderno... deberías lucir más vuestra obra!!

    ResponderEliminar
  2. Ardilla, como siepre gracias a ti, ya ves que hasta nos sugieres temas con tus comentarios. Quiza el producto de las pastelerias al ser algo tan apetitoso y evocador es de los pocos que resisten el amontonamiento...
    Corregido el titulo, las prisas ya sabes.

    El tema de luz se corrigio bastante con la pared de cristal que da al portal colindante. El desafio era el espacio en si, muy oequeño, con un techo muy alto en la primera sala y muy bajo en la segunda, pero la primera lo compensaba con esa estupenda boveda original en piedra,ya que el local esta situado en una antiguo edificio del siglo XIV y como contraste optamos por una solucion muy blanca y limpia. aunque el cliente cambio algunas cosas que no nos parecieron del todo convenientes, pero....

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. La boveda es preciosa, y le sacais muchisimo partido. Fijate, no me habia fijado en la disparidad de los techos, senhal de que lo habeis resuelto de maravilla (y no es peloteo).

    ResponderEliminar
  4. Ardilla, si, la boveda y el arco interior eran lo mejor del local. En la segunda sala, apesar de ser el techo mas bajo ( se había cerrado un patio interior) habia un pequeño lucernario, lo que le daba tambien cierta perspectiva al techo que "jugaba" con la boveda de la primera sala.

    Nuevamente gracias por tus elogios, y un saludo

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter