Coolhunting I




Traemos hoy un tema muy de actualidad sobre el que hemos estado leyendo algunas informaciones y libros entre los que queremos destacar uno que, para los que os interese, nos parece el mas claro y sencillo, llamando a las cosas por su nombre y con ejemplos claros sobre el tema: Coolhunting, de Marta Domínguez Riezu y editado por Parramón Arquitectura y Diseño. Algunas ideas y comentarios que aparecen en esta entrada las hemos entresacado de dicho libro, como nos ha quedado un poco extenso lo hemos dividido en dos partes.



La palabra coolhunting traducida literalmente del ingles significaría cazador de lo cool o más concretamente caza tendencias y se ha convertido en un una de las profesiones mas en boga en el mundo de la moda. A los especialistas en ello se les denomina coolhunters .

En teoría son jóvenes – se supone que comprenden y llegan mejor a sus iguales que observan y sacan conclusiones que ofrecen a empresas. Estas a su vez venden dicha información, a marcas interesadas de “lo que se va a llevar”.



Esta información se preocupa de los ámbitos donde el consumo gira más rápido y de quienes más llegan (en el sentido de emocionar) a los jóvenes. O sea moda, música, cine y televisión, nuevas tecnologías de consumo, Internet, movimientos juveniles y cultura pop. Lo “autentico” siempre empieza y acaba en la adolescencia. Se excluye explícitamente de ella a los aburridos adultos y nadie cambiará jamás este hecho, aunque el mercado intente convencernos de que la edad es solo un estado mental.

¿Qué es cool? Una traducción inexacta sería moderno, pero su acepción en inglés es mucho mas amplia.



El termino coolhunting se acuño a principio de los años 90 pero lo cool ha existido siempre. La vida esta eternamente dividida entre lo especial (lo bello, lo único, aquello que contiene, resumido dentro de si, la fuerza de unas coordenadas estéticas, históricas referenciales, casuales o kitsch) y lo mediocre o lo gris .

La preocupación por lo cool es obviamente propia de personas en las que el resto de necesidades están más que cubiertas, Lo cool no siempre (casi nunca) es lo mas caro, lo mas nuevo, lo mas exótico. Ni siquiera está demasiado escondido, pero para encontrarlo hay que saber que se busca.



El buen coolhunter encuentra una idea disfrazada bajo un camuflaje de sencillez cotidiana. La búsqueda de “la belleza”, el detalle que enviará el mensaje adecuado al mundo, el orgullo del sentimiento de auto exclusión unido al de afinidad a otro grupo. La excentricidad, el aspecto como un arma arrojadiza, el alma volcada a una pasión por la perfección.



En el escenario de la última década gracias a la multiplicidad de medios y de herramientas para acceder a ellos, cualquiera puede informarse acerca de que es hoy cool.

La tendencia ha devorado a la creación. Hasta los más grandes van media hora detrás de la moda, se copian los unos a los otros, sólo unos pocos mantienen vivo el concepto de creación, novedad y diferencia, cada vez es mas complicado que te sorprendan.



En los últimos años ha habido una sustitución de la palabra marketing por la de branding. Antes este último termino era solo una rama del anterior y ahora constituye el eje central. El branding hace referencia al proceso de creación de una marca y de su consiguiente valor en el mercado. Esa diferenciación parte de los valores intangibles de la firma: su credibilidad, su singularidad, la causa que motiva a la empresa. En un mundo tecnológico como el que vivimos las emociones serán mas importantes que el producto físico, (de aquí viene en parte la experiencia de compra en los locales comerciales que hemos comentado en repetidas ocasiones)

El consumidor del futuro, no buscará la posesión sino la vivencia, tendrá un estilo de vida transitorio, sin ataduras del aquí y el ahora.



Surge así el transumer tipo de consumidor que no posee nada para poder ser libre y poder ir de lugar en lugar libremente, alquila allá donde vaya. Existe también el trysumer, comprador inmune a la publicidad con gran experiencia y pleno acceso a la información, que no adquiere un producto a no ser que lo haya probado antes y le haya convencido plenamente, (ejemplo muchas compañías que permiten probar sus productos antes de comprarlos ), también esta el twinsumer, que busca en la red personas con sus mismos gustos, y le dicen los grupos o las cosas que le van a gustar.

Las imagenes que ilustran esta entrada pertenecen a la zapatería United Nude diseñada por Rem Koolhas del que hemos hablado en otras ocasiones por ejemplo cuando hablabamos de la tienda de Prada en Nueva York.

2 comentarios:

  1. En cuanto el "cool" sale del mundo adolescente y se convierte en tendencia, deja de ser "cool". La palabra "cool", de hecho, dejo de utilizarse en los anhos 70 porque se la habian apropiado los adultos, y no volvio a reaparecer hasta mediados de los 90. Ahora, como todo el mundo es adulto y las diferencias de edad no marcan grandes diferencias de estilo (el "sindrome Ana Obregon": si me visto como las de 15, nadie se dara cuenta de que tengo 50), el cool autentico esta enterrado del todo. Trysumers al poder.

    ResponderEliminar
  2. Ardilla, suponemos que quiza quieres decir que ahora todo el mundo es joven, ya no hay mayores o nadie quiere ser o parecer "mayor" , de ahi el sindrome Obregon (o Peter Pan) del que hablas.
    Lo ideal seria comprar lo que uno necesitara y despues de haberlo probado y estar convencido, pero... quien se resiste a veces a los cantos de sirena de la publicidad y a comprar esos pequeños (o grandes, segun el caso y el bolsillo) caprichos que no necesitamos pero que a veces nos hacen la vida o al menos agunos ratos de ella, tan agradables?

    En el futuro puede que todos seamos trysumers

    Un saludo

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter