Farmacia de Santa María Novella




El otro día, visitando uno de nuestros blogs habituales, Armando Rampas, encontramos una entrada cuyas imágenes nos llamaron poderosamente la atención, se trataba de 3 fotografías de la farmacia más antigua de Europa, la de Santa María Novella y no hemos podido resistir la tentación de ofreceros también nosotros una entrada sobre ella.



Salud y belleza son dos términos que desde siempre han estado muy unidos y lo que comenzó siendo una farmacia de la época se fue complementando con productos mas relacionados con la belleza, perfumes y ungüentos para diferentes usos. Actualmente no sabemos si la antigua farmacia, que con el tiempo compaginó ambas facetas, hoy es sólo perfumería o si sigue despachando medicamentos, aunque nos inclinamos pensar que no. Lo que si es cierto es que se ha convertido en una especie de museo o santuario del perfume para los amantes de las fragancias y una visita obligada, como si de un monumento más se tratase, cuando se va a Florencia.



La histórica Farmacia de Santa María Novella, llamada en italiano Officina Profumo Farmaceutica di Santa Maria Nuova, o Farmacia di Santa Maria Novella, se encuentra en la Via della Scala 16 en Florencia, Italia. Está integrada en una parte del convento iglesia de Santa María Novella. Se considera a la farmacia como la más antigua de Europa, con una actividad continuada de casi 4 siglos.



La Officina guarda en sus salas auténticas joyas artísticas, frescos, decoraciones y antiguos utensilios de farmacia, y sobre todo, sus productos, sus vitrinas son toda una lección de Historia, con frascos de todo tipo llenos de plantas, minerales, etc., una amplísima selección que llega a fascinar incluso al público más exigente.



La Antica Farmacia se remonta al año 1221, cuando algunos frailes dominicos se establecieron en Florencia. Los frailes que con gran dedicación se entregaron al cultivo de hierbas y plantas, aplicaron éstas a la realización, para su enfermería, de medicamentos, preparados y otros ungüentos de utilidad. Sin embargo, la fundación oficial viendo la eficacia y demanda de los productos que allí se fabricaban, fue en 1612 por voluntad del Granduca de Toscana, quien nombró director de la misma a Fra' Angiolo Marchissi, responsable del primer éxito del laboratorio y de sus productos, y recibió el honor de llamarla Fonderia di Sua Altezza Reale.



Muchos de los productos de la Officina han escrito la historia y marcado una época: las esencias y los famosos y solicitadísimos perfumes se realizan, incluso hoy en día, basándose principalmente en las fórmulas creadas para Caterina de Medici en 1500.



En el siglo XVIII la fama de la farmacia - perfumería llega hasta a Asia. A partir de 1866 y con la desamortización de los bienes de la Iglesia Católica producida en Italia, la farmacia pasa a ser propiedad del Estado y éste cedió su utilización al sobrino del último fraile director, de nombre Cesare Augusto Stefani. Desde entonces la dirección y propiedad se ha mantenido en la misma familia.



Hoy, bajo la dirección del Sr. Eugenio Alphandery se perpetúa la tradición y éxito de la empresa. Un ejemplo de esto se observa en la historia del Agua de Colonia. De hecho, parece ser que ésta fue la esencia que Caterina de Medici, futura reina de Francia, llevó a París, y que, en principio se llamó Acqua della Regina. Posteriormente el italiano Giovanni Paolo Feminis, trasladándose a Colonia en 1725, inició su fabricación y la llamó Acqua di Colonia en honor de la ciudad que le hospedaba.



Entre los demás productos, creados incluso hoy en día según el antiguo formulario de los frailes dominicos, se encontrarían el Aceto Aromático o Aceto dei Sette Ladri, usado en caso de desmayos, cuya fórmula se remonta al I600; el Acqua Antisterica, llamada actualmente Acqua di Santa Maria Novella, a la que en pasado se le atribuían acciones sedativas y antiespasmódicas, creada por Fra'Angiolo Marchissi en 1614; y el Acqua di Rose, optimo refrescante para ojos enrojecidos, que se vendía ya en la segunda mitad del siglo XIV.



Además no podemos olvidar la línea de productos para el cabello, como asimismo la amplia selección de productos para el cuidado de la piel, como la Pasta di Mandorle, óptima crema para las manos, la Polvere per Bianchire le Carni, válido preparado vegetal para la limpieza a fondo del cutis, la leche limpiadora, los tónicos y las cremas nutritivas e hidratantes y además, la leche, las cremas y los aceites para el cuerpo, los geles y los jabones. Estos últimos, estampados a manos uno por uno, envejecidos durante sesenta días en armarios ventilados, y envueltos a mano, siguen fabricándose hoy en día usando máquinas del siglo XIX.



Y para terminar, son también muy apreciados los polvos perfumados realizados usando el rizoma molido del lirio, flor muy difundida en las colinas de Florencia de crecimiento espontáneo, que llegó a convertirse en el símbolo de la ciudad y que todavía en nuestros días aparece en su emblema.



Como anécdota diremos además, que sus colonias son muy “cinematográficas": recordemos esa escena de la película Hannibal, en la que se puede ver a Hannibal Lecter entrando a comprar un perfume en Santa Maria Novella. También si nos fijamos podemos ver que en Casino Royal la colonia que Eva Green guarda en su tocador y en su bolso proviene también de Santa María Novella.



Los exclusivos y elitistas productos de Officina Profuno-Farmacéutica Santa Maria Novella se pueden comprar no sólo la tienda histórica de la marca en Florencia, sino que cuenta además con tiendas en Italia (Roma, Milán, Como, Venecia, Bolonia, Génova, Lucca, Siena, Mantova), Londres, París, Lion, Nueva York, Los Ángeles, San Paulo, Japón (Tokio, Osaka, Kioto) y Taipei.



En España contamos con tres pequeñas tiendas en:

Barcelona: Calle Espasería, 4-8
Madrid: Calle Almirante, 26
Valencia: Calle Abadía de San Martín, 4



5 comentarios:

  1. Es como Hermes, el lujo verdadero. La tienda de Florencia es alucinante, es parte de la Iglesia de Santa Maria Novella, una de las pocas obras de Leon Abttista Alberti, que tiene ademas el archifamoso cuador de la crucifixion de Masaccio, que para muchos es la primera obra renacentista de la historia del arte, y pinturas de Ghirlandaio y Miguel Angel. Una barbaridad.

    Una de las cosas que mas me gustan son los jardines botanicos. En Florencia hay uno antiquisimo, en la Universidad, en el que hay dos tipos de plantas: las aromaticas para hacer colonias y las venenosas para hacer pocimas con las que cargarse a enemigos varios. Medici en estado puro.

    La tienda de Madrid esta muy bien, anda que no habre comprado cosillas tontas ahi para regalar cuando voy a una cena, etc...

    ResponderEliminar
  2. Wow, qué entrada más interesante. Aún no he visitado Florencia pero me lo apunto para cuando vaya. Es genial!! Bss.

    ResponderEliminar
  3. Ardilla, un lujazo to*tal*, y lo de los jardines igual, Medici to*tal*.

    Nosotros pasamos con frecunecia por la tienda, pero nunca hemos comprado nada (como Hermes tampoco)y ni siquiera sabiamos su origen y procedencia.


    Cafe Olé, nostros tambien la hemos apuntado en la lista.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Yo no tengo perdón por no haberla visita cuándo he estado en Florencia. Si conozco la de Nueva York, y es una preciosidad.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. mcarmen, tranquila, no eres la unica a la que se le paso... asi que ya tenemos excusa para volver!

    Un saludo

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter