Reforma Low Cost



Hace unos meses contactó con nosotros una seguidora de este blog, Susana Diez, de la Revista Alforja, para ofrecernos colaborar con ellos escribiendo una serie de artículos en una sección sobre decoración de interiores en el ámbito de los supermercados y tiendas de alimentación
y con consejos para sacar el máximo partido a los mismos.

Como pensamos que también pueden ser interesantes para algunos de nuestros lectores hoy os ofrecemos el primero de ellos que se publica en el numero del próximo mes de octubre El primer artículo de esta serie se centra en cómo dar un nuevo aire al establecimiento sin hacer un gran desembolso y se titula " Reforma Low Cost - mejore su tienda a precio ajustado".


Dada la situación económica actual, muchos propietarios de pequeños y medianos comercios piensan que no es el momento apropiado para gastar, pero también es precisamente en estas épocas cuando se deben realizar inversiones que permitan mantenerse y tomar posiciones para cuando vengan tiempos mejores.

A continuación, trataremos de ofreceros algunas claves que le ayudarán a dar una vuelta a su negocio gastando sólo lo imprescindible. Porque, eso sí, no nos podemos quedar parados, la competencia está ahí y es cada vez mas fuerte. Estancarse seria nuestra ruina por que perderíamos clientes frente a nuestros competidores.


Muchas veces estamos tan concentrados en nuestro negocio que no somos capaces de detectar lo que falla. Por costumbre vemos todo bien, hasta que llega alguien de fuera a advertirnos. Debemos ser críticos con nosotros mismos, observar la tienda desde fuera. En ocasiones, ausentarse durante unos días permite que, al reencontrarnos con el comercio, podamos detectar los puntos negativos al primer golpe de vista.

También debemos permanecer atentos a lo que se hace en nuestro sector. Sin embargo, no se trata de copiar por copiar, lo que hagamos tiene que tener sentido y coherencia con nuestro negocio. Por muy buenas que sean las ideas que encontremos, si no tienen nada que ver con nuestro negocio y publico deberíamos desecharlas.


Como el primer día.-

Habitualmente, los pequeños comercios de alimentación y supermercados suelen tener carencias en dos aspectos fundamentales: el orden y la iluminación.

Cualquier negocio en el momento de su apertura tiene un aspecto inmejorable. Sin entrar en capítulos de estética y modas, el primer día todo luce pulcro y en su sitio, limpio y ordenado. Sin embargo, con el paso del tiempo esto va cambiando. Es el momento de preguntarnos: ¿qué ha pasado desde entonces?


Muchas veces se han ido incorporando elementos, bien porque los que había dejaron de cumplir con nuevos requerimientos o bien porque determinado proveedor nos lo ha cedido o dejado a buen precio. Con el paso del tiempo se han ido almacenando sin orden ni concierto múltiples objetos que ofrecen como resultado final un espacio caótico, saturado de muebles diferentes y desordenados, que transforman la tienda en una carrera de obstáculos que parece creada más para confundir al comprador que para facilitarle la compra.

A ello habría que sumar los diferentes carteles de publicidad, ofertas, indicaciones para orientar al cliente etc., que “ensucian” el espacio y dificultan el mensaje a transmitir. Tener más cantidad de productos apilados o más carteles no significa que vamos a vender más. Esta profusión de objetos confunde y aturde al cliente que se siente perdido entre tanta información. Por ello, el orden y la colocación es uno de los puntos más importantes en cualquier establecimiento, del tipo que sea.


Organizar el espacio.-

Para mejorar el orden de su establecimiento le proponemos lo siguiente:

Antes de nada debe vaciar la tienda, o al menos una parte de ella, eliminar todo aquello que sea accesorio o que se haya puesto a posteriori sin ningún criterio, y ubicar todo dentro de las estanterías y mobiliario del que disponemos.

- Acortar las estanterías. Siempre que el mobiliario existente lo permita, las estanterías no deben tener una altura superior a 1,80 o 2,00 metros. Si no se puede acortar la estantería, vacíe de género la parte alta y coloque alguna gráfica o atrezzo en la zona superior del mueble. Esto va a dar un aspecto más liviano al espacio.


- Ampliar los pasillos. Hacer un poco más anchos los pasillos mejora la imagen y categoría tanto del local como del producto. Esto puede ayudar al pequeño comercio a diferenciarse
de las grandes superficies. La diferencia puede ser la clave de nuestro éxito.

El secreto está en iluminar.-

Otro aspecto que puede cambiar por completo la imagen de un establecimiento es la iluminación. En muchos supermercados la luz es un gran problema. Es muy habitual iluminar las tiendas de alimentación con tubos fluorescentes, que encontramos en cualquier tipo de aparatos, ya sean regletas, casetones, pantallas, etc.


Se debe tener en cuenta que, aunque sigan luciendo, este tipo de lámparas tiene una duración útil de entre 6.000 y 9.000 horas, y se van agotando lentamente, por lo que pasado el tiempo su rendimiento es muy inferior al óptimo. Suponiendo que mantengamos el comercio abierto una media de 10 horas diarias durante 6 días a la semana, por 52 semanas que tiene el año tendríamos 3.100 horas de uso al año. Con estos datos podemos calcular que cada tres o cuatro años como mucho, deberíamos sustituir las bombillas por unas nuevas.

También hay que tener en cuenta los aparatos en si, que son los que dan rendimiento a la lámpara y hacen que la luz se proyecte de forma correcta. En la mayoría de ocasiones nos los encontramos llenos de polvo, grasa, etc. restando una parte importante de luminosidad al aparato.


La temperatura de color de esa iluminación es otro de los fallos. Cuando no se elije la adecuada o se cambian unos tubos sin estar atentos a la temperatura de los que teníamos instalados se crean unos ambientes desafortunados. Las luces de distintos tonos ofrecen a los productos perecederos como la carne o el pescado un aspecto poco cuidado.

Ciertos establecimientos disponen de focos con lámparas incandescentes o similares que se han ido sustituyendo por lámparas fluorescente roscadas. Es un error grave ya que si a las diferentes temperaturas de color sumamos el uso de lámparas y luminarias distintos, el resultado termina siendo espeluznante. Por tanto, debemos intentar instalar lámparas similares a la que se dispuso en origen.


Por otro lado, cabe señalar que este tipo de aparatos ofrece una iluminación plana y uniforme en toda la superficie del local, un aspecto que ha quedado totalmente desfasado del ámbito comercial. Hoy día, lo más efectivo es una iluminación que realce el producto y cree luces y sombras.

Cómo iluminar con acierto.-

Mejorar la iluminación de nuestro establecimiento no es difícil. Se puede hacer de varias maneras: la más sencilla consistiría en reducir la intensidad de las pantallas fluorescentes aflojando algunas de ellas para que queden apagadas. Otra opción sería instalar un difusor como, por ejemplo, un complemento textil realizado en lona. Introducir proyectores por debajo con la luz adecuada también ayuda a crear ambiente.


Para pequeños establecimientos, la iluminación más adecuada es la que ofrecen los halogenuros metálicos (de 35 W o de 70 W) con una temperatura de color cálida de 3.000 ºK y una pantalla de apertura media o ancha para bañar bien las estanterías. Es necesario dejar las de poca apertura para escaparates y mesas de exposiciones.

De esta forma, conseguiremos reforzar la presencia de nuestros productos, así como dirigir al cliente por el establecimiento. No hay que olvidar que la buena disposición de la luz puede hacer que, inconscientemente, el cliente dirija la mirada donde nosotros queramos y que vaya donde nosotros queramos de indiquemos.


Un ejemplo más radical es el que ha llevado a cabo recientemente Carrefour para la nueva imagen de sus centros Carrefour Planet. Estas tiendas se olvidan casi por completo de las pantallas fluorescentes, que están apagadas en su mayoría. En su lugar, se instala una nueva iluminación mediante carriles electrificados con proyectores que ofrecen una gran flexibilidad a la hora de ser colocados en función de las necesidades del momento, el producto, la época del año, una promoción temporal, etc. Naturalmente, esta opción es más costosa que la primera.

Nuevos aires para su tienda.-

Otros aspectos menos importantes que los anteriores pero que también permiten mejorar el aspecto de un establecimiento son: el color de la pintura, la señalética y rotulación, las gráficas y por supuesto, la atención al público.



Cada cuatro años es aconsejable y necesario, no solo por imagen sino también por higiene, pintar el interior del comercio. No supone un gran desembolso económico y, además, si se opta por aplicar pintura de otro color, se consigue transformar de forma importante el aspecto y la percepción por parte del público de nuestro negocio.

Señalética y rotulación.-

Otro de los aspectos a cuidar es la señalética y rotulación. No se debe sobrecargar la tienda: los elementos de señalización deben ser pocos y claros. Hay tener en cuenta que deberían ser elementos flexibles e intercambiables, ya que el comercio puede necesitar espacio para ubicar secciones temporales (por ejemplo en época navideña) o puede que necesitemos cambiar de estantería una mercancía y tengamos que trasladar con ella los carteles.


La introducción de una gráfica bien escogida y colocada en sitios estratégicos también puede ayudarnos a renovar el aspecto de nuestro negocio. Si optamos por esta acción debemos que tener presente que las imágenes tienen que ir cambiándose con frecuencia, pues con el tiempo van perdiendo efectividad, y esto supone un coste. Si no estamos dispuestos a afrontar este gasto, es preferible prescindir de ello, pues aunque resulte beneficioso al principio, con el paso de los meses puede ser perjudicial.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter