La Revolución Digital I



A nadie se le escapa que desde hace ya algunos años vivimos tiempos de grandes cambios en la sociedad y los negocios, más palpables en los últimos años debido a la velocidad que rodea a todo lo relacionado con la tecnología.
Es casi comparable con lo que supuso la revolución industrial a mediados y finales del siglo XVIII. Si se asocia el inicio de la revolución industrial a la invención de la máquina de vapor podríamos decir que la revolución digital surgió a raíz de la aparición del Ordenador.


Vamos a hacer un breve resumen y comparación de lo que supuso una y otra.

Según Wikipedia: La Revolución industrial fue un periodo histórico comprendido entre la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, en el que Gran Bretaña en primer lugar, y el resto de Europa continental después, sufren el mayor conjunto de transformaciones socioeconómicas, tecnológicas y culturales de la Historia de la humanidad, desde el Neolítico.


La economía basada en el trabajo manual fue reemplazada por otra dominada por la industria y la manufactura. La Revolución comenzó con la mecanización de las industrias textiles y el desarrollo de los procesos del hierro. La expansión del comercio fue favorecida por la mejora de las rutas de transportes y posteriormente por el nacimiento del ferrocarril. Las innovaciones tecnológicas más importantes fueron la máquina de vapor y la denominada Spinning Jenny, una potente máquina relacionada con la industria textil. Estas nuevas máquinas favorecieron enormes incrementos en la capacidad de producción. La producción y desarrollo de nuevos modelos de maquinaria en las dos primeras décadas del siglo XIX facilitó la manufactura en otras industrias e incrementó también su producción.

Así es que en la Revolución industrial se aumenta la cantidad de productos y se disminuye el tiempo en el que estos se realizan, dando paso a la producción en serie, ya que se simplifican tareas complejas en varias operaciones simples que pueda realizar cualquier obrero sin necesidad de que sea mano de obra cualificada, y de este modo bajar costos en producción y elevar la cantidad de unidades producidas bajo el mismo costo fijo.


Los cambios comerciales de la Revolución Industrial fueron inmensos. Se pasó de un hombre que vivía sometido a la naturaleza, a un hombre que controlaba todo lo que le rodeaba como si tuviera una cualidad de dios.

Empezando por la industria textil, la creación de la lanzadera, y más adelante la invención de la primera máquina de vapor, el hombre vio en estos descubrimientos la oportunidad de una mayor comodidad y calidad de vida. Todos los inventos, desde el inicio de las civilizaciones, han surgido por la necesidad del ser humano de vivir cómodo; y así ha sido hasta hoy día.


Como vimos cuando os hablamos del libro El Paraíso de las Damas de Zola, esta revolución supuso un gran cambio en muchas aspectos de la vida cotidiana y del comercio, que es de lo que tratamos en este blog, con la aparición de los productos fabricados en serie a un menor costo y la democratización del consumo a través de los grandes almacenes, de los que también hemos tratado aquí.

Varias lecturas realizadas este verano nos confirman que con la revolución digital también se están produciendo cambios que están transformando sectores industriales enteros tal y como los conocíamos hasta este momento. Y si Enrique Dans titula su libro Todo va a cambiar parece más adecuado decir que “Todo está cambiando”.


Como decíamos al principio, el invento o la máquina que ha hecho posible esto y que podría equipararse con lo que supuso la máquina de vapor quizá sería el ordenador; y posteriormente la aparición de Internet. Juntos han llevado a la tecnología a evolucionar rápidamente y en consecuencia han cambiado nuestra forma de enfrentarnos al mundo que nos rodea.

Como leímos hace poco: Una revolución silenciosa está cambiando el mundo, Internet modifica nuestra forma de pensar y está cambiando la economía, la política, la sociedad y la comunicación.


Ninguno de nosotros concibe hoy en día una empresa sin ordenadores y conexión a Internet, incluso en tiendas o restauración tiene que haber al menos uno que lleve la contabilidad y el registro de la mercancía. Y tal como están evolucionando las cosas dentro de poco tampoco una persona sin un teléfono móvil con conexión a Internet.

¿Y como está influyendo esta revolución en el consumo y en las tiendas?

No nos acordamos porque tenemos poca memoria para algunas cosas, pero muchos negocios han sufrido una gran evolución en los últimos años, otros han incluso desaparecidos y otros tantos van a cambiar no tardando demasiado, y hay que estar preparados. Algunos no creemos que desaparezcan del todo pero sí que quedaran como algo residual, para personas con un alto grado de especialización que busque algo muy concreto, pero no serán tan mayoritarios como hasta ahora.


Cambiaran fundamentalmente todos aquellos que ofrecían un tipo de servicios a los que el cliente ahora puede acceder desde su casa cómodamente y además comparar precios y ofertas de unos y otros sin moverse.

Como pusimos en un twitt hace no mucho” Mas de 1.000 agencias de viajes físicas han cerrado sus puertas en España”.

El usuario ya se ha acostumbrado a sacar sus billetes y reservar sus hoteles a través de la red. No desaparecerán del todo para ciertos tipos de viajes específicos o como punto de ayuda a otras empresas, pero desde luego no en número similar como las conocíamos hasta hace pocos años.


La tienda de fotografía es otro de los negocios que ha visto altamente afectada su viabilidad, la aparición de las cámaras digitales y la venta de modelos populares e incluso más sofisticadas por distribuidores de electrodomésticos a unos precios muy competitivo ha llevado a echar el cierre a la mayoría de ellas. Solo quedaran las muy especializadas para auténticos profesionales donde encontraran productos muy específicos.

En cuanto a las tiendas físicas de venta de discos, ya hemos visto como el sector está sufriendo mucho, y más que lo va a hacer. Eso no quiere decir que no se vaya a consumir música, cada vez se consume más, pero no en los formatos en que se venía haciendo hasta ahora, aunque quedara un reducto para el nostálgico bien del vinilo o del CD.


Para las librerías todavía es un poco pronto, todavía somos muchos los "no nativos" de la era digital, pero el futuro pasa por comparación con el de las tiendas físicas de venta de discos, aunque nos duela. Como muestra ya comentamos también hace tiempo que Amazon vende ya más libros en formato electrónico que físico.

En general el papel ira cada vez a menos y lo mismo ocurrirá con el mundo editorial de prensa y revistas especializadas, con lo que ello supone de pérdida de influencia de los medios editoriales.


El cuarto poder como se le llamaba va a ir perdiéndolo a no ser que se planifiquen muy bien y ofrezcan en digital algo similar con un coste casi cero para el lector. Así que también tenderán a desaparecer aquellos negocios que tienen su base en la venta de estos productos.

Y así en muchos sectores, así que nos preguntamos cuál va a ser el futuro del comercio, y de la tiendas. ¿Qué y cómo se venderá en el futuro?


Hasta aquí esta primera parte del esta extensa entrada, en la próxima intentaremos dar respuesta bajo nuestro punto de vista a esta pregunta.

Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden a la Farmacia Puebla 15 en Palencia diseñada por Buj+Colón arquitectos,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter