Mirando Atras - Loewe y Javier Carvajal 1



Hoy estamos nuevamente de enhorabuena porque por segunda vez un lector del blog, en esta ocasión José María Martínez, ha tenido el detalle de colaborar con nosotros y enviarnos una magnifica entrada para que la publiquemos.


Si recordáis, la primera colaboración fue una estupenda entrada sobre Chicote de nuestro amigo Squirrel. En esta ocasión se trata de todo un extenso estudio sobre el trabajo que realizo el arquitecto Javier Carvajal para la firma Loewe y cuyo punto de partida fue la entrada que dedicamos a la tienda de Loewe de la calle madrileña calle de Serrano diseñada por dicho arquitecto.


Debido a la extensión del mismo y lo copiosamente documentado en imágenes hemos creído más conveniente ofrecéroslo en varias partes dentro de nuestra ya clásica sección de algunos viernes Mirando Atrás. Esperamos que os guste tanto como a nosotros y desde aquí agradecemos públicamente a José María su estupendo trabajo y el pensar en nuestro blog para mostrarlo.

Antecedentes

Loewe, una empresa dedicada desde 1846 a la artesanía de la piel, ya contaba con un reconocido prestigio a nivel nacional, y sus artículos eran símbolo de lujo y buen gusto para la alta sociedad de la época.

La imagen de los establecimientos Loewe hasta entonces, al estilo de la mítica tienda de gran vía, diseñada por el arquitecto Francisco Ferrer Bartolomé durante los años 40, eran de carácter clasicista, sus molduras, lámparas de araña, espejos y sobre todo sus escaparates de medio punto supusieron una auténtica revolución en aquellos años y aun permanecen en la memoria colectiva de los que vivieron esa etapa.


Tienda de Barcelona en el Paseo de Gracia, que ubicada en la Casa de la Morera, sigue abierta en la actualidad.

Interior de la mítica tienda de la Gran Vía Madrileña en los años 40.
La Revolución.

A finales de los años cincuenta, la casa Loewe se adelanta a la nueva década, y fue entonces cuando nuestro protagonista entra en escena, Javier Carvajal llega a loewe y lo primero que se le va a proponer es proyectar una nueva imagen global para sus tiendas, cuya intención es la de materializar la ampliación de la firma.

La empresa pone sus miras en el Barrio de Salamanca, concretamente en un espléndido local comercial de la calle Serrano, esquina a Jorge Juan, todavía hoy buque insignia de Loewe.


La actuación de Carvajal hizo convertir esta instalación en la imagen propia del establecimiento de lujo moderno, él mismo lanzó una profecía que se cumplió: “Antes de diez años, todas las tiendas de la Calle serrano, estarán inspiradas en ésta”, Su profecía se cumplió instantemente, ya que el estilo fue imitado y copiado de inmediato, y su personal diseño tuvo eco en revistas especializadas de todo el mundo.


El escaparate se presenta en la calle como reclamo hacia el interior, el cual se deja intuir desde fuera, la fachada combinaba el mármol negro y el acero, y una ligera marquesina iluminaba la pieza de acceso y protegía las grandes lunas de cristal, a través de las cuales se exponían escogidas piezas de piel y objetos artísticos. En el acceso, la marquesina retroiluminada entra en la tienda uniendo exterior e interior.


El suelo enmoquetado cubría la totalidad del local y todo el mobiliario se diseñó expresamente por el arquitecto. Los muebles que exhibían los artículos no llegaban al techo, y se elevaban del suelo mediante puntales de acero.


Para ofrecer la mayor comodidad a los clientes, éstos disponían de cómodas butacas y sillones de cuero desde donde se les mostraban las piezas a la venta, sin lugar a dudas se trataba de un ambiente relajado y distinguido.


La iluminación indirecta y los materiales nobles como el granito, el mármol y la madera, conjugados con la frialdad del acero subrayaban la exquisitez de estas modernas instalaciones


El interior de la tienda se ocultaba sutilmente del exterior mediante cortinas que cerraban totalmente los escaparates o se abrían parcialmente al interior del establecimiento.


Todo el mobiliario se realizó en nogal, una madera muy española a decir del arquitecto, y los paramentos se cubrieron siguiendo un marcado estilo nórdico; paredes de ladrillo visto pintado en blanco, paneles de madera y mármol negro pulido como elemento de unión con el exterior.


Como elementos decorativos se emplearon las propias piezas expuestas a la venta, plantas de interior colocadas en jardineras de obra, y lámparas de pantalla cuadrada colocadas en el suelo a modo de ambientación entre las piezas de asiento.


Como elemento representativo de esta instalación cabe señalar la Silla Loewe, construida en nogal, con cojín y cinchas de cuero, transmitiendo así la artesanía y el buen hacer de la firma.

Bilbao 1960

Este ejemplo presenta muchos elementos comunes con la obra de Serrano, el estilo nórdico está presente en el diseño con el uso del ladrillo combinado con cálidos materiales, como la madera y los textiles.

La geometría de las piezas de madera que cubren el techo se reproduce de igual manera en las losas de granito del pavimento, creando una simetría entre la calidez y frialdad de ambos materiales.


Los objetos se exponen de múltiples maneras, se recurre a los estantes para los objetos más pequeños y delicados, se emplean tarimas de madera para los juegos de viaje y accesorios, e incluso el propio suelo es útil para exhibir las maletas Samsonite, que la firma vendía en España de manera exclusiva en aquellos años. No obstante lo que podría provocar un caótico resultado, se resuelve con un efecto agradable y espontáneo.


Las sillas y butacas Loewe, se reparten por el local creando divisiones de venta y de reunión que hacen posicionar el establecimiento, como un verdadero espacio social dedicado a la artesanía y el arte, en los que el cliente puede usar el espacio tanto para comprar un regalo, como para mantener una conversación.


Hasta aqui esta primera parte sobre el trabajo de Javier Carvajal para Loewe en la proxima entrega hablaremos sobe las Oficinas y el Showroom en Barcelona,la tienda de Sevilla y la tiendad el hotel Presidente, también en Barcelona

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter