Fnac



Como ya comentamos cuando hablamos de la reapertura de Hábitat en el Paseo de la Castellana, la zona comercial del edificio donde se encontraba anteriormente esta firma había sido remodelada y de ella se habían sacado dos locales, uno de los cuales tendría como inquilino
a la mencionada tienda de muebles, y el otro a una futura Fnac que estaba a punto de abrir y que sería su segunda tienda en planta de calle en Madrid, la otra es su edificio de la Pza. del Callao, ya que las demás están repartidas por diferentes centros comerciales del extrarradio.


El pasado día 8 de septiembre se produjo la apertura de dicho establecimiento, con una gran fiesta que incluía un concierto en un escenario exterior montado a tal efecto. La tienda tiene una superficie grande comparable a la que posee en el edifico de la calle Preciados.


A raíz de dicha apertura el pasado domingo se publicaba en el diario El País una entrevista a al presidente del grupo Fnac en nuestro país Alexander Bompard con el título “Necesitamos un sistema antipiratería” y la verdad es que después de leerla podríamos decir, tal como hace Enrique Dans en su libro “Todo está cambiando”, que este señor “no se entera” de lo que está ocurriendo en su sector.


El momento que atraviesa esta industria dista mucho del de 1993 cuando la Fnac abrió en la calle Preciados, en el antiguo edificio de Galerías Preciados, por aquel entonces el sector estaba en un buen momento y tenía grandes expectativas. En estos años España se ha convertido a el segundo mercado para la empresa después de Francia gracias a una serie de iniciativas y a una identidad y diferenciación clara, algo que ha perdido al abandonar su lema “ precio mínimo garantizado” como ya comentamos en la entrada “Perdida de identidad”.


Pero ahora ¿qué aporta de diferente este negocio en la actual situación de recesión del sector y al lado de la gran librería de El Corte Ingles en su flagship de Castellana que está intentando actualizarse en todas sus secciones?. Quizá solo un poco de frescura y modernidad y algún que otro acto aislado con tintes culturales.

El presidente del grupo Fnac se queja en la entrevista de la piratería, de las tiendas on line tipo Amazon, y no lo hace directamente pero casi, de la Apple Store y otros sitios donde no se venden formatos físicos, que según vemos todos los días son formatos a la baja.


Y es que el público que más consume música, video, juegos, etc. es el más joven, que casi no utiliza el formato CD o DVD. Ellos, que tienen una cultura digital, no se plantean comprarse un CD a no ser que sea de alguien a quien admiren mucho, y lo hacen más en plan colección que para oírlo en ese formato, pues una vez lo compran lo convierten en mp3 y lo incorporan a sus diversos aparatos tecnológicos.

Los que seguimos consumiendo este tipo de formatos somos gente de más edad a la que nos gusta disfrutar del sonido de alta calidad y rodearla de una imagen, un envoltorio, etc. pero al final somos una minoría que con el tiempo, ya nos pasa, vamos abandonando estas costumbres también y pasándonos a las nuevas tecnologías.


Cuando en EEUU modelos similares con múltiples tiendas han cerrado o están atravesando un momento muy difícil como comentamos en Barnes & Noble, ellos dicen que su objetivo es abrir pequeñas tiendas, los Fnac Express, tipo tienda de proximidad, en locales de 300 m2 con los que pretenden ampliar su presencia en las grandes ciudades y estar más cerca de los consumidores. De momento ya han abierto una de ellas en Valencia, que es una opción que comentamos en el futuro de las pequeñas librerías, pero escasa para la envergadura de esta empresa.


La verdad es que nosotros creemos que el futuro del sector va también por otros caminos pero ellos sabrán lo que hacen. Destacamos algunas de las preguntas que le hace el periodista sobre en los temas que nos han parecido más importantes y sus respuestas:

¿Tienen ustedes en proyecto algún sistema para vender o alquilar música o cine vía streaming, un canal que está en auge?

Acabamos de presentar en España nuestra oferta de streaming (sin descarga) de música a través de nuestra web, en la que tenemos puestas muchas esperanzas. Toda una novedad que en Francia está aún pendiente de ponerse en marcha. Llevamos varios años ofreciendo música por el sistema de descargas, pero el streaming es mucho más interesante y nos abrirá nuevas oportunidades de negocio.


¿Podrá Fnac resistir el empuje de empresas especializadas en el alquiler por streaming como Netflix, Voddler o Spotify?

Estoy seguro. No les tenemos miedo a esas empresas. Son competidores nuevos, muy duros, muy innovadores, que han logrado ocupar posiciones de mercado decisivas. Sin embargo, la mayor parte no son aún rentables. Nosotros no somos nuevos en esto -llevamos 11 años vendiendo en Internet-, ni tampoco pequeños. En Francia, Fnac es la tercera empresa en venta en la Red después de Amazon y Pixmania.


¿Qué tipo de productos se ha visto más afectado por la crisis y las descargas ilegales?

Básicamente la música. Los libros han resistido mucho mejor. En productos de ocio (el 50% de las ventas de Fnac, frente al 50% de productos tecnológicos) los libros son el producto estrella, por encima de la música y del cine.

¿Cómo va lo del libro electrónico?

Lo estamos desarrollando con bastante éxito, sobre todo en España, donde viene encontrando más aceptación incluso que en Francia. Aún es minoritario, pero estamos convencidos de que irá creciendo, de modo que esperamos que suponga en torno al 15% o al 20% del total en 2015.


En nuestra humilde opinión en un sector tan competitivo como este, ya llegan con retraso a todos estos temas, no han sabido reaccionar a tiempo y creemos que con las medidas que están tomando no podrán competir con lo que está sucediendo en el sector ahora y en un futuro próximo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter