El Restaurante Perfecto


Desde hoy dia 24 y hasta el próximo día 26 de enero se celebra la X edición de Madrid Fusión, un encuentro entre profesionales del sector de la gastronomía donde poner en común experiencias e innovaciones etc.


Como anticipo a dicho evento el pasado viernes el diario El País, dentro de su sección “El Viajero”, ofrecía el decálogo que dos de los más destacados diseñadores españoles en el área de la restauración de este país ofrecia, La Interiorista Sandra Tarruella y el equipo de arquitectos Picado-De Blas hacen un decálogo de lo que ellos consideran debe cumplir un establecimiento para considerarse el restaurante perfecto.


De Sandra Tarruella ya hemos dado numerosa cuenta en nuestro blog, muchas de sus obra han ilustrado nuestras entradas, entre ellas, una des sus ultimas aperturas en Madrid: Luzi Bombon. También son obra suya el Bar Tomate, el Mordisco, o el Bar Lobo, que ilustra esta entrada de hoy, entre otros.

El estudio Picado - De Blas es menos conocido, pero cuenta también con obras interesantes como Tondeluna o la Broche.


Entre ambos han elaborado estos diez puntos a considerar:

1.- Sonido
Básico: estudio de insonorización y absorbentes acústicos. ¡Y que no moleste el volumen, si es que tiene que haber música!

2.- Luz
Aprovechar al máximo la natural, abrir ventanas, de lado a lado, si se puede. Y combinarla con luz indirecta, pantallas bajas... Ojo con las bombillas led, muy frías. Y, por favor, nada de luces cambiantes de color.


3.- Mobiliario
Seleccionar mesas y sillas, manteles, vajilla... ¡y hasta el vestuario! Lo peor es el mal diseño, la pretenciosidad, la imitación.

4.- Entrada
Cuidar al cliente desde el inicio, que el lugar se relacione con la calle e invite a entrar.


5.- Cocina
La tendencia es dejar la cocina a la vista. Enseñar la preparación le da dinamismo, aunque no tiene por qué ser el centro de atención.

6.- Materiales
Son el carné de identidad, y se tiene que ver de dónde vienen: que todo sea lo más noble posible. Que el plástico parezca plástico, digno, que no simule otra cosa. En todo caso, materiales sostenibles: maderas certificadas o planchas multilaminadas. Y ser monomatérico es como ser monocromático: nunca te vas a equivocar.


7.- Vistas
Potenciarlas, si están bien (como la terraza de The Americano, en Manhattan...), y, si no, dirigir la mirada hacia dentro, tal vez un patio, un jardín.

8 .-Altura
Si no se cuenta con una sala alta como la de Olsen, en Buenos Aires, trabajar los techos con soluciones que eviten que el cliente se sienta encerrado.


9.- Distribución
Diferenciar ambientes: con desniveles, una barra, una chimenea, biombos o vidrio translúcido, que dan amplitud e intimidad. Siempre fraccionar el espacio: no puedes meter a 100 personas en 200 metros como en un comedor de colegio. Deben sentirse recogidas.

10.- Coherencia
La armonía ha de primar. No requiere lo mismo un chiringuito que el restaurante Lhardy, del siglo XIX. No hay un paradigma cerrado del establecimiento perfecto, sino muchos caminos. Lo importante es que el resultado sea cómodo.


Como vemos, no se trata de nada del otro mundo, nada a lo que no se pueda llegar con un poco de lógica y sentido común, pero como ya sabemos, a veces nos enfrascamos en complicadas ideas y nos olvidamos de lo más sencillo, lo que el “sentido común” nos dice, que suele ser lo primordial y más efectivo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter