2012



Comenzamos con esta entrada el nuevo año. Un año que, a priori, no parece que vaya a resultar fácil: la situación económica del país y del mundo en general no pasa por su mejor momento, los recortes y moderación de gastos se han instalado en nuestra vida y en nuestra forma de pensar
, y eso en una economía que tenia el consumo como uno de sus pilares básicos y como parte de su cultura.

En estas circunstancias nos repensamos cada uno de nuestros gastos, valorando si realmente vale la pena o no comprar ese producto, si podemos conseguirlo mas barato en algún otro lugar sea físico o electrónico, etc.


Si 2011 ha supuesto el cierre de un considerable numero de pequeños comercios, este año parece que no se va a quedar atrás. Los pequeños comercios van a tener que sobrevivir a todo lo anterior así como a la evolución de la compra a través de la red y como hemos comentado en anteriores entradas dependiendo del producto que vendamos nos vamos a ver mas o menos afectado por esta imparable "revolución digital".

Quizá los sectores que nuevamente puedan capear mejor esta situación de crisis sean los del ocio y la alimentación, pues aunque sigamos recortando nuestros gastos en todos los ámbitos, el ocio se muestra quizá como la única válvula de escape, e intentaremos seguir compartiendo un café o cerveza con los amigos, y acudiendo a espectáculos o lugares de encuentro donde vivir algunas experiencias que nos hagan pasar momentos mas felices y agradables. Por otro lado la alimentación es algo básico para nuestra supervivencia y, aunque también con recortes y recurriendo cada vez mas a la generalizada marca blanca, no tenemos mas remedio que seguir comprando estos productos y quizá, de vez en cuando, darnos un pequeño capricho.


Sea cual sea nuestro sector de actividad lo que si debemos tener claro es que no debemos resignarnos. Debemos luchar para salir adelante, reflexionar sobre los cambios que se están produciendo y como podemos adaptarnos a ellos. Repensar nuestros negocios. Tenemos que procurar que el cliente acuda a ellos por el motivo que sea: por el precio, porque se siente a gusto, por la atención, porque vive una buena experiencia de compra en él, etc. Y si puede ser por varios o por todos estos motivos a la vez, mucho mejor.

En las circunstancias actuales no se entiende que algunos empresarios hagan de sus negocios lugares incómodos para que el publico entre compre y se vaya lo antes posible, porque piensan que cuando los clientes pasan demasiado tiempo en ellos están perdiendo tiempo y dinero. Debemos procurar que el cliente se sienta lo mas a gusto posible en nuestros locales, pues esta demostrado que cuanto mas tiempo pasa el cliente en un establecimiento es mas probable que consuma mas productos, y además que vuelva en otras ocasiones.


Son, precisamente hablando de este tema, algunos empresarios de hostelería, quienes mas nos han comentado que no les resulta rentable que el publico se encuentre demasiado cómodo en sus mesas o disponer de zonas de asientos o de pequeños sofás en sus locales pues los clientes permanecen demasiado tiempo en ellos con una sola consumición, y el publico no rota rápidamente consumiendo, que es lo que a ellos les gustaría. Tampoco muchos de ellos son partidarios de dar algunos servicios extra como WiFi o atenciones como prensa o revistas porque dicen que esto hace que “la gente se apalanque”.

Esto, que podía tener su justificación hace tiempo, no tiene sentido en estos momentos. Deberían pensar si precisamente el cliente no acude en parte por esto, y si es así, quizá plantearse si no deberían incrementar un poco el precio de sus productos pero darle al cliente esas comodidades y experiencias en sus locales en lugar de retirarlas y mantener los precios o incluso bajarlos. Se dice que “un producto caro es aquel que cuesta mas de lo que vale”, en este caso lo que le da valor añadido a algunos de ellos es lo confortable que el cliente se siente en esos locales y eso hace que pueda no importarle pagar un poco mas pero estar a gusto en ellos. Si se quiere algo mas barato siempre va a haber un sitio donde encontrarlo, pero no se va a disfrutar de lo mismo. Repetimos lo que ya hemos dicho en otras ocasiones, que hay que tener claro el cliente que se quiere y al que se dirige el negocio, no se puede querer abarcar a todo tipo de clientes porque al final no se tendrá ninguno.


Al hilo de esto que comentamos uno de los últimos ejemplos que hemos visto y que nos dio que pensar si no hay empresas que no se enteran de lo que esta ocurriendo, lo encontramos la pasada semana en el Fnac de Callao, donde han eliminado el ya de por si diminuto e incomodo espacio de la tercera planta donde la gente se sentaba a escuchar la musica que promocionaban en ese momento y a ojear alguno de los libros. Esto cuando la tendencia en otros países, como se puede ver en algunas de las imágenes que hemos ofrecido en otras entradas, es distribuir asientos y zonas de lectura por todo el local para que la gente ojee los libros.

Otro ejemplo lo tenemos en esos establecimientos que embolsan sus libros y revistas para que el publico no pueda ojearlas. Por nuestra parte si no podemos ojear algunos libros o publicaciones para ver su contenido no sabemos si pueden llegar a interesarnos o no, y su compra es como la de una caja de sorpresas, puede que te salga premio o no, y no están los tiempos para loterías, sobre todo a según que precios, así que ante la duda no los compramos.


Con todo esto queremos decir una vez mas que son en muchas ocasiones los pequeños detalles los que hacen que el consumo o la venta se decante hacia un establecimiento en vez de otro, y esos detalles o la suma de varios de ellos es lo que esta contribuyendo a que algunos establecimiento sigan abiertos e incluso tengan bastante éxito mientras que otros se ven abocados al cierre.


En esta época dura y competitiva por la que atravesamos, en la que los clientes no abundan y los que hay se lo piensan muy mucho antes de gastar su dinero, tenemos que emplear todos los recursos e ideas a nuestro alcance para atraerlos a nuestro negocio.

Las imágenes que ilustran esta entrada pertenecen a la nueva tienda que la firma de calzado español Munich ha abierto en Kildare Village en Dublin, Irlanda, diseñada por Dear Design. Esta firma, al igual que Camper, apuesta por diferentes imágenes de marca en cada una de sus tiendas para que sus clientes tengan una experiencia de compra diferente en cada una de ellas, pero con un mismo mensaje que caracteriza a la marca, que es su diferenciación.

2 comentarios:

  1. Buenas tardes:
    estoy muy de acuerdo con lo que expresáis en la entrada, nunca ha sido una buena idea tratar a los clientes (potenciales o reales) como "sospechosos" que van a aprovecharse de los comerciantes, pero en estos tiempos es pecado mortal. El buen comerciante sabe que los clientes de buena voluntad son la inmensa mayoría y no les pone trabas porque la minoría no actue de una manera ética. A nadie se le ocurriría esconder el mando de la TV porque llegan amigos a nuestra casa, y a los clientes hay que considerarlos amigos que queremos que nos visiten cuanto más mejor.
    Solo un apunte, de acuerdo con que los consumidores quieren recuperar el ocio que les hace sentirse bien, pero yo no sería muy optimista con que en 2012 veamos un repunte en gastos como salidas a comer fuera de casa, o tomar una copa. Han sido de las partidas más recortadas con la crisis (junto con la compra de ropa), y las perspectivas macro económicas con las que empezamos el año es posible que enfríen los ánimos.
    Saludos. Imanol

    ResponderEliminar
  2. Imanol Torres,

    Ya no es solo que no sea buena idea la de tratar al cliente como sospechoso y "por si acaso" no dejarle tocar, sino que, incluso hay que fomentar (es lo que hace Apple) que el cliente toque, use, juegue, se pruebe, deguste, el producto que sea, solo asi lograremos que se interese por él, y si no lo hacemos nosotros lo hara la competencia.

    Quiza no se entiende bien lo que queremos decir. No nos referimos a un repunte, sino a que, quiza por nuestra idiosincrasia, aunque tengamos que reducir gastos somos reacios a renunciar totalmente a algunas cosas, e intentamos mantenerlas, aunque sea de una manera mas espaciada y/o economica. Repetimos la cita de Doña Rosita la Soltera de Lorca: "¿Qué queréis, hijas de mi alma: huevo en el almuerzo o silla en el paseo?" Y ellas me responden las tres a la vez: "Sillas." Aunque como dices, y tal como pintan las cosas quiza ni lo uno ni lo otro.Esperemos, por el bien de todos, que las previsiones no se cumplan del todo y la sangre no llegue al rio.

    Un saludo,

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter