Los Lineales y Mobiliario en Tiendas de Alimentación y II



Como os anticipábamos en nuestra ultima entrada, hoy os ofrecemos la segunda parte del artículo con el que hemos colaborado este mes con la revista Alforja y que trata sobre el mobiliario en los lineales de los establecimientos de alimentación.


Comentábamos en los anteriores artículos para esta revista que la disposición de los lineales van a determinar el recorrido dentro del establecimiento y su estudio es fundamental, debiéndose intentar que el cliente realice de manera inconsciente un recorrido por casi todo el local, pues aunque busque solo un determinado producto es probable que acabe llevándose mas. ¿Quien no ha salido alguna vez de un supermercado con una bolsa llena cuando solo iba a comprar un par de cosas que le hacían falta?.


Al final de todo el recorrido se encuentra un punto de vital importancia en la venta, las cajas de cobro. Gran parte de la experiencia que tiene el cliente en el establecimiento proviene de este punto clave.

El mostrador de caja es el lugar que sirve como centro de información, punto de pago de la mercancía, puesto de trabajo de los empleados y además es el emplazamiento en el que termina la visita efectiva del cliente que pasa por el establecimiento. De cómo le tratemos y la atención que en él reciba va a depender en gran medida el que salga mas o menos satisfecho y vuelva o no a al local.


En el documental “Planeta Zara”, cuyo visionado recomendamos, dejan bien claro el trato que quieren para sus clientes: “al cliente primero hay que mirarle a la cara, después sonreírle y atenderle, darle el cambio, el bolígrafo para firmar y la bolsa en la mano”.

El lugar mas adecuado para su ubicación depende de la morfología del local, el tipo de establecimiento y la filosofía del mismo. Si es un local más o menos pequeño tiene que permitir vigilar todo el local, ser visible rápidamente y no estar situado en la zona mas caliente para la venta.


El mostrador tiene que ser suficientemente grande para albergar todos los elementos necesarios sin que queden a la vista todos los cables de los diferentes aparatos, permitir un fácil acceso al equipo informático y que éste esté bien ventilado, tener suficientes compartimientos para que este todo recogido permitiendo mantenerlo sin aparente desorden a la vista y la altura ha de ser suficiente para trabajar de pie sin que se sienta molesta la espalda.

Las zonas más expuestas y de uso deben de estar realizadas en materiales de gran durabilidad, resistentes al uso de monedas, firmas, pequeños golpes, etc. sin que ello repercuta en su acabado.


Cerca del mismo se suelen situar, con bastante éxito, los productos de impulso de ultimo momento, aquellos que suele olvidar el cliente y ve cuando esta esperando su turno para pagar o mientras le cobran su compra, para que el cliente se entretenga con ellos, los teste durante la espera y acabe comprándolos.

Uno de los puntos negros a evitar para que esta impresión no sea negativa son las colas y los tiempos de espera. En general a nadie le gusta esperar, especialmente cuando sólo se pretende realizar una compra pequeña. En las horas en que se realizan las mayores ventas es habitual que los clientes pierdan la paciencia ante las largas colas de espera y se marchen de la tienda sin comprar nada.


Reducir los tiempos de espera o hacer estos mas amenos y llevaderos puede ser una oportunidad perfecta para mejorar la experiencia de compra del cliente. De la importancia que ello tiene en el ámbito comercial nos dan una idea la aparición de nuevos sistemas de cobro y gestión de colas, así como de elementos e iniciativas para hacerlas más llevaderas.

Últimamente estamos viendo como en algunos de nuestros comercios, principalmente grandes superficies se esta implantando un nuevo sistema de pago mediante cajas automáticas donde es el propio cliente el que gestiona su ticket y forma de pago.


Otro de los sistemas que se esta poniendo de moda, aunque no es nada nuevo, es el de gestión de colas que realiza la firma de ropa Primark, en el que hay es una única cola, y aunque el cliente a priori y si no lo conoce se puede asustar, resulta bastante rápido y es una buena solución. Consiste es una cola única desde la que cada cliente va a la primera caja que se queda vacía, evitando así la sensación al cliente de que se ha situado en la cola de la caja que menos avanza.

Cualquier método, elemento o sistema que permita un tiempo bajo de espera es una fuente importante de competitividad.


Y con esta entrega dedicada a los lineales, el mobiliario, y sus tendencias actuales hemos concluido por el momento nuestra colaboración con la revista Alforja, esperamos haya sido de vuestro agrado al igual que según parece lo ha sido de sus lectores.

Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden a BLT Supermarket en Shenzhen China diseñado por rdk retail

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter