Restaurante NO-DO



En nuestras una de las ultimas entradas dedicadas a la hostelería, concretamente en la que os hablábamos de The Lobby Café, mencionábamos otro local perteneciente al mismo restaurador, Benjamin Calle, que es ya todo un clásico en Madrid, el restaurante NODO,
al que hoy dedicamos la entrada.


Ubicado en los bajos de las instalaciones que ocupaba la antigua sede del Noticiario Cinematográfico Español (el popular NO-DO de la época del franquismo) en la calle Velazquez 150, este restaurante nada tiene que ver con esa época, mas bien todo lo contrario, pues se trata de un local de diseño moderno y minimalista, con una estética entre urbana y zen que recuerda a los locales de Londres y Nueva York. No en vano fue el sitio más chic de Madrid hace más de 10 años, en un momento en que casi no había ningún restaurante de diseño en esta ciudad.


NO-DO abrió sus puertas en 1998 por iniciativa del restaurador Benjamín Calles y, con Alberto Chicote al frente de los fogones, y pronto se convirtió en el escaparate madrileño de las últimas tendencias gastronómicas europeas y neoyorquinas. Pero su gestación comenzó cuatro años antes en la cabeza del empresario.


En sus viajes por las grandes capitales de la moda encontró la inspiración para la creación de un concepto gastronómico nunca antes visto en Madrid. En Londres conoció la cocina de fusión del restaurante Vong que apostaba por el mestizaje de la cocina tailandesa y francesa, y en Manhattan la del restaurante Nobu, de fusión entre japonesa y peruana. También en Nueva York conoció las últimas novedades en menaje, como las Vento Box (cajas para comida), los palillos chinos de porcelana o las bandejas de pizarra de los almacenes Takashimaya, mientras que de Francia, rescató por ejemplo las mesas tipo braserie y los manteles tipo "camino".


Así, la apertura de NODO supuso un punto y aparte en la concepción de los espacios gastronómicos por su diseño moderno y minimalista creado por el catalán Dany Freixes, con paredes de cristal y madera retroiluminadas, fibra óptica para iluminar las mesas, su cocina a la vista a los ojos del comensal y el uso de una vajilla discontinúa, divertida y adaptada a las necesidades de cada plato.


El espacio interior se organiza a partir de la creación de un espacio longitudinal ocupado por la barra y el bar, que se extiende entre la puerta de acceso exterior y la escalera de comunicación entre los dos niveles interiores. En el tratamiento del espacio interior se ha concebido especial importancia a conseguir ambientes de gran confortabilidad ambiental, para lo que se recurre a la utilización de la madera, en contraste con la frialdad de los revestimientos de piedra existentes, tanto en el acabado de las paredes como en los techos y para la formación de elementos de iluminación ambiental del espacio interior. En verano es muy recomendable su terraza al jardín interior.


En lo gastronómico se apostó por una cocina transcultural, de fusión entre la cocina mediterránea con la cultura oriental, especialmente la japonesa, pero también con toques chinos, indios y tailandeses. Calles y Chicote fueron pioneros en introducir en el mercado español ingredientes tan exóticos como el Buey de Kobe o el cangrejo de caparazón blando, y en elaborar recetas hoy tan comunes como las tempuras y los sushis. Que en aquel entonces fue una auténtica innovación.


Hoy, siguiendo uno de sus lemas "Sugerir pensamientos al paladar invitando gustos diferentes”, continúan innovando en la creación de nuevos platos, con insólitos ingredientes y originales presentaciones, que conviven en la carta con las especialidades de siempre y su espacio sigue siendo actual, con pequeñas modificaciones, lo que demuestra que cuando las cosas se “hacen bien” perduran en el tiempo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter