Brasserie Luzi Bombón



En este recorrido que estamos realizando estas últimas semanas por los nuevos locales de restauración abiertos en Madrid durante los últimos meses, y que a pesar de la situación económica que atravesamos son bastantes, no podía faltar uno de los que más rápidamente se han puesto de moda: la Brasserie Luzi Bombón.


Se trata de otro proyecto del grupo catalán Tragaluz en nuestra ciudad después del exitoso Bar Tomate de hace un par de años – parece que todo lo que tocan tiene éxito.


El concepto es horario “non Stop”, esto es, no tiene tiempos muertos entre comidas como los restaurantes normales, lo que permite diferentes usos a lo largo del día: desayunos, almuerzos, after work - formula muy en boga en Barcelona, pero que no ha acabado de arraigar en nuestra ciudad- , o sitio de copas después de la cena.


Bien ubicado, en pleno Paseo de la Castellana 35 pero con entrada por la calle Rafael Calvo, ofrece una cocina informal, con un tiquet medio entre 35 y 40 € ( que lo hace un poco exclusivo, para los tiempos que corren ) . Como curiosidad aquí impera la ‘antinorma’ porque se empieza eligiendo el final (plato principal) para después decidir un entrante. Se puede comer en una mesa (bajo reserva) o sentado en la barra, donde, como atractivo añadido, hay una zona reservada para la degustación de ostras.


Su cuidado interiorismo, obra de Sandra Tarruella -interiorista de muchas de las propuestas del grupo-, ofrece un ambiente acogedor, cálido y confortable gracias a la reinterpretación estética de los muebles domésticos de los años 50 que aquí se combinan con madera y textiles, pero intentando huir de los formalismos para crear un espacio más joven, donde la luz y los tonos claros cobran especial protagonismo. El servicio vestido con chaquetilla blanca recuerdan los de una cafetería o coctelería de hace aquellos años cincuenta.


Para acceder al local, se ha diseñado un volumen lateral, situado en el jardín, que se potencia con una gran puerta de madera que da al vestíbulo. El interior del restaurante se abre al jardín a través de unas grandes puertas pivotantes de hierro y madera.


Dentro del local, los diferentes ambientes están distribuidos en dos niveles y organizados por la barra, que se convierte en el centro neurálgico del restaurante. Para ello se ha diseñado una pieza escultórica formada por distintos volúmenes y materiales, evitando de esta forma una posible pesadez y monotonía.


Para definir los diferentes ambientes, también se ha recurrido a la utilización de pavimentos de distinta naturaleza como la moqueta y el cemento pulido. Es en los laterales del local, donde este material sube por las paredes para crear sofás de obra que dan lugar a pequeños e informales salones. Junto a los coloristas cojines que decoran los sofás, las distintas piezas de mobiliario también contribuyen a dar un aire menos serio al lugar.


La parte posterior del local se ha reservado para instalar la cocina que, desde el comedor, se percibe como una caja de luz, tamizada por lamas verticales de madera en tono claro. Entre la barra y la cocina, en la zona más elevada del restaurante, se ubican mesas acompañadas de pequeños sofás y biombos que articulan el espacio, creando la apariencia de pequeños comedores.


Es en esta zona donde el techo baja, pero gracias al material tensado reflectante que se ha empleado se consigue potenciar la sensación de altura y reflejar las lamas verticales y la cocina, dándole más protagonismo. Para el resto del techo se ha utilizado un acabado tipo fieltro que confiere un aspecto acogedor y a la vez resuelve el tema acústico.


Tragaluz es un grupo empresarial familiar fundado por Rosa María Esteva y Tomás Tarruella en 1987, año en el que abrieron su primer restaurante: Mordisco, reformado e inaugurado el año pasado, igual que Tragaluz, la casa madre de esta empresa con una veintena de locales en Barcelona, aparte de sus dos sedes madrileñas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter