Poncelet Cheese Bar



Hoy os traemos también un nuevo modelo de negocio abierto en Madrid hace escasas fechas y que pretende reinventar el negocio del queso, un producto de gran aceptación en España pero a años luz de Francia, donde es uno de sus productos estrella.


Hoy día, en que nos quejamos de que ya todo es demasiado prefabricado y abogamos por volver a los orígenes, a los productos tradicionales y de elaboración artesanal - ya hemos visto como el mundo del vino ha sufrido una gran transformación estos últimos años
, y como hemos alcanzado grandes cotas de calidad y buena comercialización de nuestros caldos a nivel internacional - puede que sea el momento de que ocurra lo mismo con nuestros quesos. Y parece que esto es lo que ha pretendido la tienda de quesos Poncelet.


Para aquellos que no lo conozcáis, Poncelet es una tienda de quesos situada en la calle Argensola de Madrid que dispone de una de las más selectas ofertas de queso, con 80 referencias españolas y unas 240 europeas. Abrió sus puertas en el año 2004 como establecimiento especializado en quesos nacionales y europeos con la pasión y la vocación de fomentar la gran tradición española en la elaboración de quesos y convertirse en un escaparate del sector quesero español.


Con el tiempo se ha convertido sin duda una de las mejores tiendas de quesos de Europa y han sido además pioneros en crear un Centro Afinador, primero en España, donde en cuevas de maduración en las que se controla la humedad, la ventilación o la temperatura, dan a cada queso su punto exacto antes de sacarlo a la venta. En este proceso de afinación hacen también el volteo de las piezas o el cepillado de sus cortezas.


Poncelet siempre ha perseguido el objetivo de ser un referente del sector quesero internacional y de promover la cultura del queso, ir un poco más allá de lo que supone un establecimiento; así que no contentos con haber abierto la mejor tienda de quesos de Madrid ahora, y siguiendo ese objetivo de divulgación de la cultura del queso, inauguran un nuevo templo para los amantes de los quesos: un “Cheese Bar” (Bar de Quesos) en el número 61 de la calle José Abascal, en Madrid. Un espacio único en España y probablemente en Europa en el que todo gira en torno a este producto y que es mucho más que un bar o un restaurante, tiene hasta una biblioteca repleta de libros sobre este manjar.


Según Jesús Pombo Lanza, creador de la tienda de Poncelet “La idea de montar un cheese bar se nos ocurrió hace más de cinco años, cuando ya teníamos montada la tienda y nace de la intención de seguir la trayectoria y el impulso de querer acercar más el producto al cliente final”. “Luego nos especializamos más con nuestras cuevas de maduración, donde afinamos los quesos, se nos ocurrió esta idea, fuimos viendo cosas y la mente se puso en marcha”. “Ahora intentamos seguir lo que empezamos con la tienda: incorporar y dar categoría a este producto, que no suele tener el glamour y la importancia que tienen el vino, el aceite o el jamón”.


El Chesse Bar Poncelet es un espacio de 700 metros cuadrados religiosamente dedicados al queso. Dispone de más de 140 variedades, de las 17 comunidades autónomas españolas y de países europeos con una fuerte tradición quesera como Francia, Alemania, Holanda, Irlanda, Portugal, Reino Unido, Suiza, Bélgica e Italia. También hay un buen número de otros productos lácteos, como yogures, requesones, quesos frescos, recuit, mato, cuajadas y las cuatro clases de leche habituales; vaca, oveja, cabra y búfala.


El espacio cuenta con una decoración moderna y agradable y está dividido en varios espacios. A la entrada una barra pequeña con su carta propia para desayunar sano a base de lácteos o bien para un picoteo ligero. Un poco más allá, un pasillo con mesas que da paso a un espacioso comedor, con mesas separadas de distintos tamaños y que cuenta en un lateral con un espectacular jardín vertical de unos 30 metros cuadrados y con más de mil plantas. Y al fondo de ese comedor, protagonista absoluta, la barra de quesos, al modo de una barra de sushi, respaldada por la gran cámara acristalada en forma de diamante donde se conserva el centenar y medio de quesos que se ofrecen al público. Quesos que los especialistas preparan y cortan delante de los clientes mientras explican sus características.


Además de la zona de barras y mesas, en la planta superior se encuentra "la biblioteca" (con Wi-Fi), un espacio con una amplia colección de libros sobre el tema y en el que se realizarán diferentes eventos: conferencias, catas, charlas, presentaciones... a cargo de expertos, de productores o de afinadores.

Lo cierto es que estamos ante un nuevo concepto de negocio y un establecimiento innovador que dará mucho que hablar.


Como ya comentamos el pasado año por estas mismas fechas en la entrada “¿Cerrar por vacaciones?”, no somos partidarios de cerrar el blog durante el mes de agosto, pero lo que si vamos a hacer es espaciar un poco las entradas y para darnos y daros un poco de descanso para afrontar el próximo curso también renovados.

4 comentarios:

  1. Que paséis unas magnificas vacaciones y nos escribimos a la vuelta!

    Os seguiré leyendo aunque sea mas espaciado!

    ResponderEliminar
  2. María, muchas gracias y buenas vacaciones para ti tambien.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Felices Vaciones desde Jerez,seguire enganchado como cada dia esperando vuestros magnificos comentarios.
    Que disfruteis mucho y que recargeis pilas para la proxima temporada.
    ¡¡¡volved prontito¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Anonimo, muchas gracias. No vamos a tener unas vacaciones como tal, seran dias sueltos, pero esperamos nos sirvan como dices para recargar pilas y seguir buscando temas interesantes. Cualquier sugerencia sera bienvenida.

    Un saludo,

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter