Galería Lodares - Albacete



Para dar por terminado nuestro repaso a los pasajes comerciales mas importantes lo hacemos con otro que se cita siempre que se habla del Pasaje de Gutiérrez, la Galería Lodares en Albacete, pues constituyen los dos únicos ejemplos que quedan en España de este tipo de galerías acristaladas.



Como en otras ciudades en expansión en Albacete entre 1910 y 1930 la burguesía quería plasmar su poder económico en edificios residenciales y culturales de alta calidad arquitectónica. Desarrollar su propia ciudad, su propia vida urbana, todo ello gracias a ese auge de la industria y del sector terciario, y será plasmado en edificios de viviendas destinadas al alquiler.


La Galería Lodares responde a uno de estos modelos que ya se daban en la España de Isabel II y que evolucionaron en la restauración. Su cubierta es a base de de hierro y vidrio. Cuenta con tres pisos de balcones que dan al pasaje y un piso bajo sostenido por robustas columnas renacentistas con adornos modernistas y neobarrocas historicistas que dividen los diferentes locales comerciales. Se complementa con la iconografía característica de estos pasajes alusiva al comercio, la industria, etc.


Su diseño pertenece a una de las corrientes arquitectónicas que llegaron a Albacete, la valenciana, debido a la nula tradición arquitectónica del propio lugar. En 1925 el arquitecto valenciano Buenaventura Ferrando Castells diseñaba el edifico más emblemático de la ciudad de Albacete, situado entre las calles Tinte y Mayor, una galería comercial y residencial particular, cubierta por hierro y cristal, con el fin de dejar entrar la luz, pero no las inclemencias del tiempo. La edificación terminó por tomar el nombre del propietario de los pisos y los locales comerciales, Gabriel Lodares, que con el tiempo terminó vendiendo las casas y los comercios a unos pocos albaceteños, que hoy tienen la suerte o la desgracia, de vivir en uno de los edificios más emblemáticos y visitados de la ciuda.


La actividad mercantil del pasaje es conocida y recordada de la mano de diversos escritores entre otros Antonio Martinez Sarrion en su libro "Infancia y corrupciones":

A mano derecha, según se entraba por Mayor, hubo una diminuta tienda encajada entre un par de gruesas columnas, donde confeccionaban o arreglaban fajas de señoras y se vendía lencería íntima femenina. Sobre un fondo carmesí, el minúsculo escaparate exhibía invariablemente uno de esos maniquíes femeninos de medio cuerpo y sin brazos, cabello rubio a lo garçon, sonrisa congelada y ojos de vidrio, construidos en los años treinta y venerados como totems por los primeros surrealistas.


Tambien la ferretería Las Cataratas, exhibio durante muchos años sus escaparates a la calle Mayor. Antonio Ruiz Soriano, creador de una conocida empresa dedicada al mundo textil, Modas Ruiz (1955) fue alquilando locales, que más tarde adquiriría a la familia Lodares en 1990.


En otro de los locales ejercia su oficio el grabador Antonio Tabernero, fundador del Club Deportivo Nacional junto con Rafael Cantos “Camoto II”, que después seria el Albacete Balompié. En un amplio local estuvo un centro de Apuestas Mutuas y la pizarra de los resultados – cuando aún no existía el carrusel radiofónico – fue el “muro de las lamentaciones” de los años cuarenta, donde acudían los aficionados con sus boletos.


En el otro extremo de la Galeria se situaba otro lugar del todo feérico: los estudios de E. A. J. 44 Radio Albacete, que con el tiempo se integraría en la cadena SER, pero que en sus inicios constituyó una minúscula empresa familiar, la cual lograba sobrevivir gracias a la publicidad del pequeño comercio local, a las notas oficiales y necrológicas y a los discos dedicados, costumbre esa muy extendida en época en que sólo dos o tres ricos tenían gramolas con aquellos fragilísimos discos de baquelita….

La Galería fue deteriorándose a lo largo de los años hasta que en 2001 se inician las obras de restauración que la han devuelto todo su esplendor.


Igual que ocurre con otros pasajes que conocemos en España, no acaban de funcionar y sólo los negocios próximos a las entradas sobreviven a duras penas. Como ya hemos dicho en alguno de los comentarios a las dos anteriores entradas sobre pasajes, creemos que su explotación debe de realizarse como si de un centro comercial se tratase y orientar tipos de negocios que se complementen e incluso, dejar a alguna marca importante establecerse en ellos gratuitamente a cambio de un tanto por ciento de la venta, para de esta forma estimular al público para que invada nuevamente esas galerías y mantenerlas vivas.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter