Vinçon Madrid




Vinçon es una de las mas famosas tiendas de todo tipo de objetos de diseño contemporáneo para el hogar de este país, aunque su actividad se centra fundamentalmente en Barcelona hace ya bastantes años que abrió una sucursal en Madrid (C/ Castello Nº 18)



Pero al contrario que en Barcelona, donde está situada en una de las mejores zonas comerciales de la ciudad, y en una de sus calles principales y en un edificio histórico, para su ubicación en Madrid buscaron también un edifico con personalidad (una antigua fabrica de platería en el centro de la ciudad) y en un barrio bien y con muchas actividad comercial (el “barrio de Salamanca”) pero en una situación poco comercial ( una secundaria y en uno de sus tramos menos transitados), lo que ha hecho que no sea conocida por el gran publico y se haya convertido en un sitio destino para los conocedores de la firma. Pero aún así, parece que se afianzado, pues además de su tienda principal que ya lleva entre nosotros 12 años, aposto hace un año aproximadamente por abrir un pequeño puesto dentro del mercado de San Miguel dedicado principalmente a pequeños objetos de menaje y destinados al mundo de la cocina.



Vinçon es propiedad de la familia Amat y estuvieron bastante años intentado instalarse en Madrid hasta que encontraron un local que satisficiera sus deseos. Se trata de un edificio protegido en pleno barrio de Salamanca, cuya primera visión, a pesar de su estado ruinoso,“nos hizo subir la adrenalina hasta las cejas” declararon en su momento.



El edificio donde se ubica, que el Ayuntamiento de Madrid tiene declarado de interés para la ciudad, formó parte en su día de la fábrica que en 1895 levantó la familia Espuñes para instalar allí sus talleres de platería hasta 1995.La nave actual, la última que existe del conjunto original, se levantó en 1920 según el proyecto del arquitecto Gonzalo Aguado. Ahora el edificio sólo es visible desde las calles Castelló ó Jorge Juan, al haber quedado emplazado en el interior de un patio de manzana, de la calle Castelló.



Se cumple así el sueño de los gestores de Vinçon de presentar su oferta en Madrid, como es el caso de Barcelona, en el marco de un edificio singular, a fin de mostrar una visión del diseño actual a través del legado arquitectónico. La sintonía perfecta.



Al igual que en Londres, París o Nueva York los edificios industriales del centro histórico de Madrid se han recuperado convertidos en espacios comerciales.



En este caso y de la mano de Vinçon, se recuperó y dio nueva vida a este viejo local y se hizo de la mano de los mejores profesionales y con un resultado unánimemente alabado, consiguiendo que lo primero que sorprenda al entrar no sean los productos, sino el espacio y transformándolo en una tienda abierta, accesible y práctica, donde el público puede ver y comprar o, simplemente, ponerse al día de los nuevos productos creados para el hogar. Los dependientes no son especialmente amables ni los precios baratos, y la oferta es menor que en su hermana de Barcelona (aquí apenas hay mobiliario), pero tienen bastante variedad y algunas piezas interesantes si se esta buscando algo diferente.

6 comentarios:

  1. Teneis razon que la atencion no destaca por su amabilidad, pero es una de las tiendas mejor disenhadas de Madrid, en mi modesta opinion. Recuerdo que a finales de los 80 iba a Barcelona a extasiarme en Vincon, con los arboles en plena tienda y el interior modernista en la planta de arriba. Aun tengo por algun lado el perro "Julian" de Mariscal (quien, por cierto, hace un par de semanas fue el ilustrador invitado del ejemplar de turno de "The NewYorker", y coloco sus dibujitos de siempre de animalillos animados tan garciosos).

    La barra de la cafeteria de Woolworth era como la de un "diner" americano tradicional, con forma de "S", superficie de formica azul celeste y bordes cromados o anodizados (y soportes fijos para los menus y la mostaza y el ketchup), taburetes fijos en el suelo, de metal anodizado y asiento en"skay" rojo. En esa zona vivian muchos militares americanos de la base de Torrejon y eran quienes compraban en los almacenes. No recuerdo haber comprado nada alla, de hecho mi madre decia que nada de lo que vendian merecia la pena, pero la cafeteria era lo mejor, siempre queriamos ir a merendar. Yo siempre tomaba un perrito caliente con patatas y batido de chocolate, mis hermanos un club sandwich y los mayores un gin-tonic. Era como Vip's antes de Vip's (que ya existia, el de Lopez de Hoyos, por cierto, otro "negocio en el recuerdo" a recuperar).

    ResponderEliminar
  2. Ardilla, todos los amantes del diseño hemos pasado buenos momentos en Vinçon. Yo todavía tengo la mesa que me traje en el coche para el salón de mi casa, que casi ni cabia,(en el coche, no en el salon), toda envuelta en plastico de burbujas porque era la de la exposicion, sino tenia que esperar 2 meses a que me pidieran una nueva y me la enviaran.

    Lo que dariamos por tus fotos de aquellas tardes en la cafeteria de los Woolworth. Por cierto, un poquito fuerte lo de que tus hermanos se merendaran con un gin-tonic, no? Debia ser lo mas.

    ResponderEliminar
  3. Yo no he estado nunca en Woolworth, pero por lo que decis su cafetería debió ser digna de ver.

    Sobre Vinçon, la tienda de BCN esta muy bien situada, pero yo me quedo con la de Madrid, nunca masificada, y semioculta, lo que le da un aura de misterio ;-) y en un edificio que me gusta. Sobre los dependientes, no son simpáticos, pero me temo que es la tendencia.
    Sobre los gintonic de los mayores, yo creo que Squirrel se refiere a sus padres, no?
    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Hasta el respirar es de diseño. Me lo llevo.

    ResponderEliminar
  5. No, no, el gin-tonic se lo tomaba mi madre y acompañante de turno, que era bien su hermana bien una amiga. Mis hermanos tomaban cocacola, yo era más de batido de chocolate o de fresa. Lo sigo siendo (un batido de fresas con trocitos de chocolate es lo que me suelo hacer después del gimnasio... y me quejo de lorza).

    No creo que tenga fotos del Woolworth, pero lo recuerdo increíblemente bien, al lado estaba la librería Lectura, que ya no existe, donde me lo leí todo. Eran estupendos, te dejaban pasarte la tarde entera leyendo sentado en las escaleras. Uy, qué nostálgico estoy, esto no puede ser.

    ResponderEliminar
  6. mcarmen, nosotros tampoco estuvimos nunca, pero tambien nos habria gustado, lastima que Ardilla no tenga una foto de familia, hubiera sido to*tal*.Nosotros no hemos conseguido fotos, tan solo la fachada de alguna sucursal de provincias.

    En cuanto a Vinçon, nosotros nos quedamos con el de BCN, mejor situado, mayor tamaño, mas oferta de productos y mayor encanto (incluso en los dependientes, auqnue esto sin exagerar). El de MAD esta bien y el edificio es bonito, pero no es que no esté masificado, es que casi nunca hay nadie (quiza de ahí la antipatía y apatia de los dependientes, no estan acostumbrados), realmente no sabemos como se mantiene, suponemos que un poco por imagen y de los beneficios de su hermana mayor, porque sino...

    Si, como nos explica Ardilla, lo del Gin- Tonic era cosa de los adultos, lo entendimos mal, sentimos haber acusado a sus hermanos de precoces consumidores y le pedimos disculpas.

    Stultifer, como siempre, tuya es.

    Ardilla, sentimos haber imaginado a tus hermanos mayores como precoces consumidores de destilados. Mucho mas propio (de la edad y del lugar) lo de la Coca-Cola, pero mejor lo del batido, donde va a parar!. Y tranquilo todos tenemos nuestros guilty pleasures... y nuestra lorza!

    Bravo por tus recuerdos y tu nostalgia de lugares que no todos tuvimos la oportunidad de conocer y que lo hacemos a traves de ti.

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter