Grandes Almacenes en España 5, Galerias Preciados




Continuamos nuestra historia y recorrido por los grandes Almacenes con la firma que después de la guerra civil, marca el liderazgo en los grandes almacenes en España, Galerías Preciados.

Una vez acabada la guerra se iniciaron las gestiones para la construcción del edificio que albergaría el primer gran almacén de la firma en las fincas que para ello se habían comprado entre las calles Rompelanzas, Carmen y Preciados. Desde luego no era el momento más oportuno: la ciudad había quedado en un estado lamentable, el gobierno la sometía a restricciones de energía eléctrica y la población atravesó unos años de penuria al escasear los alimentos de primera necesidad y haber quedado el abastecimiento de la ciudad en manos de estraperlistas que operaban en el mercado negro, provocando una enorme carestía.



Pero su propietario, que apoyó al bando de Franco, pensó que un gobierno autoritario, como el salido de la guerra, aseguraría el orden y garantizaría la marcha de los negocios.

Debieron vencerse muchos obstáculos. En primer lugar fue necesario ultimar el desalojo de los inquilinos, comerciantes y particulares que todavía permanecían en la finca, entre ellos Ramón Areces y su sastrería El Corte Inglés. En estos momentos Fernández no se percató de que con este traslado comenzaba uno de sus grandes problemas, pues Areces no se limitó a llevar su sastrería a otro local, sino que también tenía la idea de instalar un gran almacén y decidió hacerlo justo en la acera de enfrente, también en la calle Preciados, con lo que desde su nacimiento ambos establecimientos se vieron obligados a competir. En segundo lugar el Ayuntamiento condicionó la concesión de la licencia a la expropiación de un trozo del solar para proceder a una nueva alineación de las calles Carmen y Preciados, que supuso una reducción de la superficie y condicionó la estructura del nuevo edificio, que finalmente resultó muy estrecho y de menores dimensiones de las proyectadas inicialmente. (Actual Edificio de La Fnac)



Pero a pesar de los obstáculos, tras dos años de obra, bajo la dirección del arquitecto Luis Gutiérrez Soto, Galerías Preciados abrió sus puertas el 5 de abril de 1943. La inauguración fue anunciada en la prensa en un artículo que se encabezaba con la frase “Hoy se inauguran unas grandes galerías comerciales. En la calle de Preciados y con este nombre. Se trata de un establecimiento suntuoso, con edificio propio, que honra Madrid”.

Se destinaron a venta tres mil metros cuadrados, distribuidos en cinco plantas, en las que destacaba la buena iluminación, tanto natural, gracias a sus ventanales, como artificial. Las secciones se organizaron como las de cualquier gran almacén.



Para atender el nuevo centro se contrataron trescientos cincuenta empleados y se ofreció a dependientes expertos de otras tiendas condiciones ventajosas para que se incorporaran a Galerías, pues se deseaba que el almacén destacara por una esmerada atención al cliente.

El número de empleados, las dimensiones del edificio, la variedad de artículos ofertados en secciones especializas, hicieron de Galerías Preciados, el primer comercio del país que reunía las características de un gran almacén al estilo europeo.



Para decorar sus escaparates se contrató a especialistas extranjeros, pues se pretendía que todo el público que pasara por la calle de Preciados se detuviera ante la elegancia y originalidad de la nueva forma de mostrar las mercancías. Hoy en día cualquier experto en esta materia sabe que la imagen del comercio se define en el escaparate, como despertador de un claro objeto de deseo, pero en la década de los cuarenta la mayoría de los comerciantes todavía no eran conscientes de ello. El contraste con los escaparates de las tiendas madrileñas, pobres y poco imaginativos, hizo que su contemplación se convirtiera en una diversión para los madrileños.



A pesar del nuevo concepto de tienda y de la variedad de productos ofertados, los tres o cuatro primeros años de vida no fueron sencillos. Las dificultades provenían de varias cuestiones: la situación posbélica del país, la dificultad para comprar mercancía debido a la política autárquica, la escasa presencia de una clase media en Madrid que ejerciera una demanda suficiente para compensar la inversión realizada y en último lugar, aunque no menos importante, el hecho de que desde su nacimiento Galerías Preciados tuvo que competir con El Corte Inglés, la tienda abierta por Ramón Areces también en la calle Preciados.



Pero a mediados de la década consiguió consolidar su posición entre las tiendas de Madrid. En 1944 se inauguró un departamento postal, que enviaba catálogos, muestras y pedidos al resto de las provincias. Era un departamento dedicado exclusivamente a los clientes de provincias. Desde su fundación se mostró muy rentable, en una España en la que, a excepción de Madrid, en el resto de las provincias el comercio seguía siendo tradicional. Desde él se potenció la venta por correo, previó envío a provincias de catálogos, que se editaban periódicamente, con las novedades más destacadas de la tienda para dar a conocer sus existencias.



A partir de 1947 comenzó la apertura de sucursales en otras ciudades. Se adoptaron dos modelos: en unas ciudades se abrieron directamente tiendas siguiendo el modelo de las de Madrid, aunque de dimensiones más pequeñas y en otras se instalaron agencias que funcionaban como delegaciones del departamento postal, de las que se encargaban uno o dos trabajadores y que vendían a través del catálogo de Galerías, daban publicidad al almacén y buscaban clientes. El proceso seguido para abrir en provincias fue generalmente instalar en un primer momento una agencia, que a la vez que familiarizaba a la población con la empresa, servía para pulsar la demanda y estudiar la conveniencia y viabilidad de abrir una tienda. Los gastos que implicaban las agencias eran mínimos, pues era suficiente con uno o dos colaboradores a lo sumo y se instalaban en pisos alquilados, desde los que desarrollaban su labor.



Con estas aperturas comenzaba una de las estrategias menos afortunadas de la cadena: la existencia de tiendas de muy distinta naturaleza (pequeñas, medianas, grandes, elegantes, populares) que imposibilitó la creación de una imagen propia.



Las ansias de expansión hicieron que Galerías cometiera otro de los errores que años después le costaría caro: crecer antes de tiempo. La expansión de El Corte Inglés fue menos arriesgada y coincidió con el desarrollo social y económico.



A finales de la década se había convertido en la empresa comercial más importante del país, pero ya empezaban a vislumbrarse algunos de los defectos que se agravaron con el paso de los años. Los dos más graves eran el laboral y el financiero El primero porque se habían realizado excesivas contrataciones, sin tener en cuenta ni las necesidades reales ni la profesionalidad, pues en estos primeros años fue común emplear amigos y recomendados, de los que después fue imposible deshacerse. El segundo porque la rapidez con que se habían abierto sucursales había provocado una importante deuda, al realizarse en su mayor parte con dinero prestado.

El texto de la entrada como ya comentamos, proviene en parte de la tesis “Grandes Almacenes populares en España” realizada por Pilar Toboso Sánchez de la Universidad Autónoma de Madrid.

6 comentarios:

  1. Y ellos inventaron los reyes Magos en Madrid.

    ResponderEliminar
  2. Stultifer tiene toda la razon, y justo pensaba escribir lo mismo: Galerias trajo las cabalgatas, los pajes, las cartas a los reyes magos, etc.

    Mi padre tenia una empresa que abrio un "corner" en el Galerias de Callao. Fueron los primeros en recurrir en Espana a esa tecnica, hoy tan habitual, y estoy hablando de hace mas de 40 anhos. Todo ello dio lugar a que conocieran a Pepin fernandez (aunque creo que mi madre lo conocia de antes). Quiza por esa relacion en mi familia se consideraba que Galerias era "mejor" y "mas elegante" que el Corte Ingles.

    Siempre me ha gustado el edificio donde hoy esta la FNAC, que se conocio durnate mucho tiempo como "el anejo". Bueno, ahora que se ha perdido en gran parte el voladizo del tejado y hay una cupula posmoderna me gusta menos, pero recuerdo los escaparates como algo ultramoderno. Casi tanto como la barra con forma de serpiente, en formica azul celeste con apliques cromados de la cafeteria de Woolworth.

    Chico, me despertais unos recuerdos que tenia dormidos del todo.

    Me encanta esta serie sobre grandes almacenes.

    ResponderEliminar
  3. Stultifer, como contaremos en proximas entradas, los Reyes magos no los inventaron ellos,eso lo hizo la Iglesia, pero desde luego fueron los que les hicieron la campaña de medios...

    Ardilla, como deciamos a Stultifer, en proximas entradas contaremos mas cosas, fueron precursores de muchas cosas e introdujeron tecnicas de venta hasta ese momento ineditas en nuestro pais, por eso nos parece interesante su historia, realmente fueron los creadores del comercio aqui tal y como lo conocemos hoy en dia.Nos alegra que te gusten estas entradas, sigue atento...

    No solo leocurria a tu familia, hubo una epoca en que el exito se lo llevo Galerias frente al Corte, pero todo lo que ocurrio despues hasta su desaparicion ha empañado gran parte de su historia.

    A nosotros tambien nos parecia mejor el edificio sin los retoques postmodernos. Claro que para bonito el antiguo hotel que estaba en lugar del antiguo Galerias Preciados que hoy ocupa el Corte Ingles (el de la calle del Carmen, no el de Preciados).

    Como debia ser la barra del Woolworth!!!, no tienes fotos? por favooorrr...

    ResponderEliminar
  4. Estoy con Squirrel, esta serie de grandes almancenes me encanta. Y también me dá pena ver cómo han ido desapareciendo poco a poco. Una lástima la situación de "monopolio" que tenemos en este tema, cómo comentamos el otro día.
    En mi casa siempre han sido del ECI, así que fuí poco a Galerias, pero creo si hubieran sobrevivido, la competencia nos estaría ofreciendo propuestas más novedosas, y frescas ;-)
    Saludos y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  5. macrmen, gracias, nos alegra la aceptacion que parece estanteniendo estas entradas "historicistas". Y si, como ya hemos dejado claro nosostros y vosotros es una pena que desaparecieran todos estos comercios y la pluralidad de ofertas que nos supondrian hoy en dia.

    ResponderEliminar
  6. Galerías creció antes de tiempo. Pero eso no se puede escoger, una empresa crece cuando las circunstancias y el mercado lo deciden.

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter