Hotel Puerta America - Planta 10

Nos toca hoy comentaros hoy el proyecto que, dentro de la mas que previsible tradición japonesa, el arquitecto Arata Isozaki realizó para el Hotel Puerta América. El arquitecto nipón optó en la décima plata por un digest de interiorismo japonés para occidentales que bien pudiera haber tomado como referencia el celebre “Elogio de la sombra” de Tanizaki.

Arata Isozaki ofrece al huésped un interiorismo sutil y relajante de clara influencia japonesa, acercándole las costumbres de su cultura y haciéndolo con los mejores materiales.

Un lobby blanco da paso a un corredor gris oscuro, el mismo tono empleado en las habitaciones.

En las habitaciones el huésped descubre un espacio lleno de referencias orientales, que se desvelan poco a poco según va realizando distintas actividades en su habitación, como bañarse, correr un panel o ver la televisión. Arata Isozaki parece combinar en este espacio realidad y ficción mediante la combinación justa de colores y materiales, que provocan en el huésped una sensación de tranquilidad y bienestar en un espacio que destaca por su levedad formal

Estucos texturados, roble negro en el cabecero , madera de hinoki en la bañera - la claridad del baño contrasta con el dormitorio oscuro - . Materiales y recursos de proyecto conjuran esas penumbras táctiles glosadas en el librito de Tanizaki con eficacia, aunque la habitación este perfectamente iluminada.

Llama la atención el soji, un panel que recuerda a los hogares tradicionales de este país, con un predominio de las tonalidades oscuras.

Como nota curiosa, resaltar que en cada una de las dos suites junior habrá dos kimonos de exposición, colgados, pero que el cliente no puede usar. Han sido especialmente diseñados para el hotel por una empresa japonesa.

Los materiales y colores fríos contrastan con la claridad y aspecto cálido del baño, donde se establece un marcado contraste con la habitación mediante los materiales y los colores.

El baño remite a tradiciones típicas niponas: con el baño y la ducha juntos y de madera. Isozaki propone un baño y una ducha de madera de hinoki, caracterizada por su tono claro. Ésta es una clara referencia a la costumbre japonesa de ducharse antes del baño. El suelo es de mármol de color blanco. Además los huéspedes disponen de yukatas a modo de albornoces.


3 comentarios:

  1. A Isozaki se le pasó el arroz hace ya tiempo. No me dice mucho este diseño, es muy déjà-vu.
    Me encantan eso sí las bañeras japonesas, profundas y de madera, pero generalmente son más cuadradas, no tan largas. En una ciudad tan seca como la nuestra, ese tipo de bañeras debería venir con una advertencia al usuario.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, quiza el interiorismo ya no sea el fuerte de Isozaki, de todas maneras es correcto. En cuanto a las bañeras,como dice una amiga medico aparte de la advertencia, son "especialmente recomendadas" para artriticos

    Sentimos no haber contestado antes pero hemos estado unos dias fuera y las entradas las dejamos programadas.

    ResponderEliminar
  3. De todas formas la forma de emplear el baño por parte de la cultura japonesa es diferente a la nuestra, ellos no emplean la bañera para asearse, antes de entrar en la bañera se suelen duchar para entrar limpios, las bañeras tiene un sistema para tener caliente el agua y la suelen emplear todos los mienbros de la familia antes de tirarse el agua.

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter