Heladería Rocambolesc



Hace no mucho hablábamos en nuestra entrada titulada “Los helados son para el verano” del éxito con que habían irrumpido en nuestro mercado los establecimientos de venta de helado de Yogurt y de como estos estaban restando clientes a las tradicionales heladerías artesanales sin que, además, estas estuvieran haciendo mucho al respecto para contrarrestar estas perdidas
, tan solo algunas se habían decidido a innovar con algún sabor, esperando, la mayoría, a que el viento de las modas cambiase de nuevo.

Pues bien, recientemente y con un poco de retraso, pues esta abierta desde el mes de abril, hemos tenido noticia de la apertura de una heladería que es toda una reinvención de la heladería tradicional y hemos querido traérosla como un nuevo ejemplo de reinvención de un negocio tradicional, es la Heladería Rocambolesc en la C/ Santa Clara 50 - Girona


Muchos de vosotros ya habréis visto algunas fotografías del establecimiento, pues la originalidad de su decoración ha llamado la atención de numerosos medios. El diseño, que desde el inicio ha querido ser diferente y transportarnos a nuestra infancia, ha corrido a cargo del estudio de la interiorista Sandra Tarruella.

Aunque venga de la mano de un grupo de restauración importante, y por supuesto ofrezca un producto de calidad (algo que damos por sentado para el buen funcionamiento de un negocio) en un entorno cuidado, nosotros queremos resaltar sobre todo la filosofía del negocio, que se ha convertido ya, pese a su corta existencia, en lugar de destino para todos aquellos que viven o se desplazan a la ciudad de Gerona.


Si nos centramos en la esencia del negocio en sí, vemos que esta mas próximo a las referidos establecimientos de helados de yogurt que a los de helados tradicionales. El sistema es sencillo, dispone en su pared trasera de 9 dispensadores soft (iguales a los de las heladerías de yogurt) con seis diferentes sabores de helados - que irán cambiando según la temporada- que se pueden complementar con los originales e innumerables toppings disponibles y se sirven en cucurucho o tarrina, e incluso llevarse a casa para montarlo uno mismo con manual de instrucciones, un concepto al que se refieren con sentido del humor como “postre Ikea”.

Se trata de un espacio reducido, donde la gente compra el helado y sale a la calle a tomárselo, pues no existe sintió físico en el local para hacerlo. La oferta se diversifica ofreciendo también caramelos, algún perfume, libros, o algunos vinos de El Celler que pueden combinarse con los helados. Esta diversidad de productos es un complemento al negocio que le da un carácter único, como si fuera una tienda Lifestyle.


Rocambolesc, es la segunda marca de uno de los mejores restaurantes del mundo, El Celler de Can Roca (ubicado en Girona y posicionado como segundo mejor restaurante del mundo según el ránking ’50 Best Restaurants in the World’). Este establecimiento es el resultado de un equilibrio de talento entre tres hermanos con sus papeles gastroempresariales repartidos: Joan Roca es el cocinero, Josep es el responsable de la bodega y la sala y, el menor, Jordi es el repostero. Así que este último es quien decidió optar por una de sus subespecialidades (los helados) para abrir Rocambolesc, en el centro de Girona (C/ Santa Clara, 50).

Cada día, los helados se elaboran en la cocina de El Celler de Can Roca y se llevan a este espacio de 30 metros cuadrados. Los helados que ofrecen son inspirados en algunos postres del afamado Celler Can Roca y siempre de acuerdo a las frutas de la temporada.


El interiorismo uno de los puntos diferenciadores de este establecimiento esta Inspirado en las heladerías tradicionales y las tiendas de juguetes, nos recuerda sin duda la película “Charlie y la fabrica de chocolate”. Sin duda un escenario idóneo para este tipo de negocio pues como decíamos en alguna entrada anterior: “¿que es la decoración en retail sino un teatro donde se realiza una representación para atraer la atención del cliente y que este compre un producto?”.

El principal elemento que mas llama la atención es la pared frontal del local, que representa una máquina de fabricar helados, llena de espirales, luces y engranajes característicos de estos artefactos. La máquina, que da la sensación de llevar ahí toda la vida, además funciona, y es la encargada de preparar los pedidos emitiendo a la vez luces y sonido. Ramón de los Heros ha sido el responsable de tan escenográfica pared.


En cuanto a los guiños a las heladerías tradicionales, destaca un espejo que sirve para escribir los sabores y productos de Rocambolesc y un banco-bicicleta, de Andreu Carulla, que también recuerda a los carritos de helados. Los ventiladores de aspa o los conductos de acero complementan el interiorismo de este original espacio. Los materiales y colores también han sido importantes a la hora de conseguir el efecto buscado. La madera, empleada en el suelo y las estanterías, y el azul pastel en la pared frontal contribuyen a crear este mundo de fantasía y proporcionan un ambiente acogedor y luminoso.

Rocambolesc también ha querido homenajear a Can Roca con un dispensador de tarrinas hecho con lamas verticales de madera de roble que recuerda al restaurante, situado también en la misma ciudad.


En esta misma pared un juego de tuberías recorre el espacio convirtiéndose en dispensadores de bolsas, cucharillas o servilletas. Rundesign se ha encargado del diseño gráfico.

Según palabras de Joan Roca en la inauguración del local "Es un proyecto defendido desde el principio por Jordi y realmente es muy de él, de desarrollar creatividad. Sin duda un proyecto creativo desde el espacio a la oferta y el concepto de hacer los helados. Estamos encantados de ver que se ha hecho realidad y que, por lo que parece y lo que se ve, puede ser un éxito"


La idea es que Rocambolesc “nos sirva como prueba. Si no sale bien el proyecto, no pasaría nada porque la inversión no ha sido muy elevada por lo que el riesgo es asumible. Pero si sale bien, podemos plantearnos abrir otras tiendas, ya veríamos bajo qué estrategia”, decía el propio Jordi Roca.

Nosotros nos quedamos también como final con esta otra frase de Jordi que hemos leído “Ofrecer un buen producto es fundamental, vivir una aventura a través del espacio es una experiencia única” afirma Jordi


2 comentarios:

  1. ola, hay una nueva tienda de Scoth&Soda en Barcelona -calle Rosellón/Paseo de Gracia-. Creo que te gustará bastante.

    ResponderEliminar
  2. emilio80

    Muchas gracias por la informacion,en Madrid tambien abrieron hace un par de años, pero imaginamos que la instalacion de Barcelona es mucho mejor,le echaremos un vistazo.

    Un saludo

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter