Es Jaç Coctail Bar – Mallorca



Como decíamos en nuestra entrada “Minimalismo cálido”, asociamos el "minimalismo", cuya máxima es el famoso "menos es más" de Mies, con la línea recta, el color blanco (en ocasiones en contraste con el negro), el mobiliario esencial y de factura vanguardista y la ausencia de elementos decorativos.
La sobriedad y la frialdad, en definitiva.


Pero ese minimalismo frío y aséptico de los años 90 ha muerto - o al menos no es ya el único - y la vanguardia hoy es la sobriedad cálida, confortable y con acentos suaves de color.


Como decíamos también, las últimas tendencias abogan por desterrar la uniformidad de estilos y se decantan por propuestas eclécticas, por la mezcla de estilos, y se crean “nuevos minimalismos” que siguen practicando ese “menos es más”', pero dejan atrás la frialdad racional para maridarse con toques étnicos, orgánicos y mediterráneos, en el que caben la línea curva y los muebles añejos. Y aparecen así términos que describen perfectamente estas tendencias, a pesar de que puedan resultarnos “chocantes”: “minimalismo cálido”, “minimalismo étnico”, “clasicismo minimalista”, etc.


Hoy os traemos un ejemplo de lo que podría ser un minimalismo entre rural y étnico. Y es que esta pasada semana, gracias a El País Moda del sábado, conocíamos un pequeño coctail bar con mucho encanto en Mallorca, propiedad y diseño del modisto Miguel Adrover, que creemos encaja perfectamente en ese estilo.

Situado junto a la lonja de Mallorca, este pequeño bar de copas fue inaugurado en el año 2005 cuando el modisto abandonó temporalmente la moda. El local lo compro junto con su abuelo hace 26 años. Antes era un burdel, lo que no deja de sorprender dados sus escasos 50 metros cuadrados. Abajo hay un sótano, que quizá se utilizaba para ese tipo de servicios.


El bar lleva la impronta indeleble del diseñador. Y no sólo a nivel estético. El propio concepto del local parte de las premisas de Adrover. Por ejemplo, las maderas son recicladas, y la cerámica de la que está hecha la barra es artesanal. Adrover también es autor de las sillas, mesas y candelabros. Estos últimos se diseñaron como ceniceros, pero con la nueva legislación antitabaco se les ha dado un nuevo uso.

Para crear su local este creador también se rodeó de personas especiales, compañeros artesanos, ceramistas y carpinteros. En el espacio introdujo una antigua tinaja para el aceite de 800 kilos de la que crecen ramas secas –que parecen raíces –, las mismas que surgen de las cúpulas de los baños, inspirados en los palomares egipcios.


Presenta un interior austero pero muy efectivo: paredes blancas, puertas de madera, techo con vigas de madera blanca, barra de piezas de cerámica, etc. Los muebles no son demasiados, sólo los que realmente se necesitan. Tampoco caben muchos mas. La paleta cromática se limita al blanco y las diversas tonalidades de la madera, y el barro.

La puerta de acceso es la única abertura del local, así que el televisor hace de ventana. A través suyo los clientes ven el mundo. En él se proyectan documentales, obras de artistas, desfiles del diseñador…


Como vemos de la combinación de ambas maneras de entender un esquema decorativo, lo minimalista y lo rural, se obtiene un resultado excelente, un interior singular y efectista.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter