Relojes como Simbolo de Estatus



Hace unos días, nos ha llegado un nuevo cliente, y con él el encargo de un proyecto para un tipo de local comercial que no conocíamos, hasta ahora: el dedicado a la compraventa de relojes de lujo.

Por supuesto sabemos que en las joyerías se siguen vendiendo este tipo de artículos
, y además muy bien, pues, como ya hemos comentado en alguna otra entrada, el lujo es un sector al que la crisis no esta afectando demasiado, pero lo que no sabíamos es que alrededor de estos exclusivos artículos existía todo un mundo de coleccionismo, inversión, etc. y un negocio de compraventa. Y ello hasta el punto de necesitar locales específicos para esta actividad comercial que gira entorno a un producto especifico, pues se trata solo de relojes, no de joyas en general.


Y esto nos ha llevado a reflexionar sobre el papel que desempeñan los relojes, tanto los de lujo como los “corrientes” en nuestra vida hoy en día. Porque, a pesar de que en la actualidad saber la hora en que nos encontramos es cada vez mas sencillo, pues aparece en cualquier ordenador, teléfono móvil, o cualquier medio de comunicación, el reloj es un accesorio que no ha caído en desuso, ya que el reloj es mas que un accesorio para saber la hora, es también un símbolo de status, una joya. Una pieza que distingue a quien la usa.


Y también otro accesorio que nos ayuda a diferenciarnos y refleja nuestra personalidad. No es lo mismo llevar un reloj de estilo deportivo, que uno clásico. Con manecillas o digital. Con correa de piel o de caucho. Como tampoco es igual que su caja este fabricada en plástico, acero u oro, incluso con piedras preciosas como añadido decorativo.


Parece ser que somos los hombres los que tenemos mayor afición por los relojes. Algunos los coleccionan, ya sean de un precio u otro. Otros los compran como inversión. Y para muchos son una joya que lucir con orgullo. El llevar en la muñeca un Rolex parece a veces ser una aspiración universal. Naturalmente se puede ver igual la hora y la fecha en un Swatch. Pero, parece que no es lo mismo.


La compra de piezas de marcas reconocidas (Patek Philippe, Breitling, BULGARI, Cartier), las mayoría de ellos de varios miles de euros la pieza, debe ser muy grande, si tenemos en cuenta no solo las joyerías que los venden, sino también la cantidad de paginas Web que los ofrecen por Internet.


Se venden también cajas en finas maderas, forradas en terciopelo, donde guardar los relojes y conservarlos como joyas que son o exponerlos como piezas de colección. Existen igualmente revistas especializadas, como "HR", que se encargan de mantener a los compradores de relojes al día en las últimas colecciones de las empresas relojeras.


Este negocio de la compraventa de relojes demuestra que un buen reloj nunca deja de tener valor. Y es que en algún momento de su ciclo de vida los relojes pasan, de ser artículos utilitarios, a convertirse en obras de arte, antigüedades A diferencia de los ordenadores y otros aparatos electrónicos u otros gadgets, que se quedan obsoletos en un par de años, los relojes - como los buenos vinos - mientras más antiguos mejor se cotizan. Y si además son una joya...


En cuanto a nuestro proyecto, esperamos que todo vaya bien y una vez terminado podamos mostrároslo con tanto orgullo como si de uno de estos relojes se tratara. Porque lo de llegar a comprarnos una de estas piezas todavía nos llevara algún tiempo y muchos encargos mas!

Las imágenes que acompañan esta entrada corresponden a dos imágenes muy distintas de una misma marca, Girard Perregaux, la de color mas claro pertenece a la de su tienda de Madison Avenue en Nueva York y la mas oscura a la de Shanghai.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter