Autenticidad



La revolución industrial supuso un cambio en el comercio en general y en lo que hoy llamamos el modelo de negocio. Como ya vimos en las entradas que dedicamos a comentar el libro El Paraíso de las Damas de Zola, las nuevas maquinas permitían fabricar un gran numero de unidades,
todas iguales, de un mismo producto y a un menor coste de lo que suponía hacerlas como hasta entonces de forma artesanal; eso sí, también muchas veces la calidad de las piezas era menor ya que también se estandarizaban detalles que antes se personalizaban para cada cliente o aquellos que no eran muy apreciables y suponían un costo evitable.


Aunque hubo algunos gremios y grupos de artesanos que se opusieron a dicha forma de fabricación al final todos acabaron pasando por ahí, y así hasta nuestros días, en los que, aunque parezca una paradoja, aquella producción comparada con la de hoy en día nos parece de alta calidad.

Hoy lo que prima es el abaratamiento de costos, y para conseguirlo se llega a niveles impensables hace años, despojando a muchos productos del poco “alma” que ya pudieran tener (sin ir mas lejos tendríamos el ejemplo de Ikea, que aunque no lleva en España ni 15 años, los que vivimos su llegada recordamos sus productos de una calidad mucho mayor a la actual en la que cada vez mas todo es casi “de usar y tirar”).


La actual situación de crisis en la que están inmersos la mayoría de países esta haciendo que nos replanteemos el modelo comercial vigente, basado en un consumo desmesurado, con productos de dudosa calidad pensados para que se estropeen cada vez antes y así compremos otro nuevo y la maquinaria productiva siga funcionando (lo que se llama obsolescencia programada, de la que también hablamos ya, y que nada tiene que ver con que nuevas tecnologías sustituyan a otras caducas, como hemos oído por ahí, sino con productos con fecha de caducidad programada).


Creemos sinceramente que todos deberíamos recapacitar. Este consumo desmedido no puede continuar siempre y tiene que llegar un momento en que esto cambie. Porque además, los recursos naturales son limitados y tenemos que hacer un consumo mas racional de los mismos. Debemos darnos cuenta de la importancia de la sostenibilidad, que no es otra cosa que racionalizar y aplicar el sentido común a muchas de nuestras acciones y comportamientos, aprendiendo de las tradiciones y ayudándonos de las nuevas tecnologías.

También la revolución digital esta ayudando a este cambio de planteamiento, cada vez es mayor y más accesible la información sobre los productos y cada vez damos más importancia a otros valores añadidos y servicios en vez de fijarnos solo en el producto propiamente dicho.


Hasta no hace mucho comprábamos menos cosas, pero de mejor calidad, y estas nos duraban también un tiempo determinado, pero mayor, ropa muebles, artículos del hogar, electrodomésticos, etc. En época de nuestros padres, los electrodomésticos duraban casi 20 años, los muebles otro tanto y la ropa no era tan barata, pero era preferible comprarse algo bueno y que te durara varias temporadas a algo malo que tuvieras que desechar cuando acabase la temporada. Porque esto ha ido degenerando hasta el punto que ya hay marcas, el textil es el mas claro ejemplo, cuya meta es que sus prendas no duren ni siquiera la temporada, sino quizá solo varias puestas. Lo veíamos en los casos de Shana o Primark, y de ahí el auge de las tiendas low cost, sobre todo entre las clases medias y bajas; pero otro tanto ocurre con las clases mas altas y las tiendas de lujo, es cierto que las prendas son mejores y mas duraderas (aunque a veces con un precio demasiado incrementado por ese valor añadido del que hablábamos antes ), pero ellos se comportan igual con respecto a esas prendas, compran casi el mismo nuecero que la clase media o baja en sus tiendas low cost, no compran mejor porque dure mas sino porque tienen mas dinero, pero el “consumismo” es el mismo. Y es ese el cambio de concepto que desde aquí reclamamos, el de comprar mejor, no mas.


Para que un producto sea mejor, más duradero e intemporal, lo principal es una buena fabricación, con mejores materias primas. A la larga, esto que parece una vuelta atrás, pensamos que será una de las claves en el próximo modelo a seguir: una fabricación más cercana, con menor huella de CO2, con una mayor perdurabilidad de los productos, y con un reciclaje de los que se vayan desechando.


Con este planteamiento todo cambiaria. En nuestro sector, por ejemplo, se cuidarían mas las instalaciones y éstas dejarían de ser un simple decorado de cartón piedra que se quema cada vez en menos tiempo, con el impacto medioambiental que esto supone en cuanto a gasto de materiales. Se “reinventarían” aprovechando y reciclando muchos de los elementos y materiales utilizados, pero de verdad. Es una tendencia que se ve cada vez mas con esta moda por lo “vintage”, aunque gran parte de lo que se utiliza como tal, este producido también en Asia, con unas calidades y acabados discutibles, y al final acaba siendo simple decorado o moda.


Puede que quizá, al final, lo que estemos revindicando sea la “autenticidad” en las cosas.

Las imagenes que ilustran esta tienda corresponden a la tienda de Ralph Lauren en Seul, sorprendentemente bastante mas "minimalista" de lo que nos tiene acostumbrados.

4 comentarios:

  1. Hola!
    Acabo de descubrirte "por casualidad", y, a pesar de que llevo años mirando blogs y me encantan, nunca había sentido la necesidad "irrefrenable" de poner un comentario. Hace un rato que paseo por aquí y me parecen "fascinantes" tus artículos, y estoy tan tan tan de acuerdo con tus opiniones y comentarios que lo tenía que decir; ME ENCANTA!!!
    Sin duda, mañana volveré... saludos!

    ResponderEliminar
  2. Eva,

    Pues muchas gracias, nos alegra que te guste y comentarios como este la verdad es que suben el animo a cualquiera. No dejes de comentar siempre que tengas necesidad o te apetezca, incluso aunque no estes de acuerdo con nuestras ideas y opiniones; siempre es positivo y enriquecedor para nosotros y los lectores conocer otros puntos de vista.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  3. Mejor no lo podéis decir. Comparto desde hace años esa filosofía, tanto en lo personal como en lo profesional. Felicidades por esta entrada. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Francis,

    Creemos que nos guste o no las cosas van a tener que ir por ahi, porque seguir como hasta ahora nos puede llevar a una situacion cada vez peor.

    Como siempre gracias por seguirnos y comentar.

    Un saludo,

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter