Mirando Atras - Teatriz de Philippe Starck



En la entrada de ayer decíamos que la remodelación del Teatriz para su reapertura ha sido mas bien un lavado de cara que una verdadera transformación. Y es que la intervención de Starck del año 1991, de extraordinaria calidad, supuso por aquel entonces una autentica innovación y un referente
para mucho de lo que se hizo después. Hoy en nuestra serie Mirando Atrás os ofrecemos las imágenes del Teatriz de Starck y un resumen de la minuciosa descripción que del local se hacia en una revista "On diseño" de la época. Quizás muchos de vosotros no lo reconozcáis del todo, sobre todo la entrada porque posteriormente se remodelo y paneló en madera para crear una especie de cafetería en el espacio de la entrada un poco desaprovechada en el proyecto inicial.


El hecho de que el edifico hubiera sido anteriormente un teatro fue utilizado por Starck hasta sus ultimas consecuencias.


El acceso, vacío flanqueado por dos enormes columnas-pierna, a través del cual se accede a un corredor curvo que sirve como circulación y acceso las demás plantas, en planta calle al restaurante y a los dos primeros espacios sorpresa: unos aseos y la estancia del teléfono, donde un divertido sillón-lámpara (años 50, (años 2000)) nos resume de manera elocuente el eclecticismo temporal y las dobles lecturas manejadas por Starck hasta los límites del delirio.. El capitoné rosa que forra las paredes y el tronco del árbol utilizado como mesa crean un atmósfera suficientemente familiar y también suficientemente huidiza, fuera de todo esquema convencional.


Una especie de tobera convergente-divergente nos introduce en un magnifico espacio arquitectónico donde, apenas entrar, se comienza a percibir parte del juego planteado. Sobre el escenario se encuentra una barra tronco piramidal, cerrada con ónix e iluminada interiormente, desde la que se puede observar y ser observado. Tras esa barra se dispone un enorme espejo fragmentado e inclinado que muestra el peine original del escenario.


El problema de la excesiva dimensión en altura del comedor se resuelve jugando con un revestimiento perimetral de madera, a la altura de la planta baja, y una cubrición con cortinaje gris en todo el resto del perímetro en altura, correspondiente a lo que eran los antiguos palcos. Esta cubrición hace que se pierda la escala del espacio, pero – como todo lo demás - le sirve a Starck como elemento a manipular y, es así, como sobre el acceso frente al escenario un soporte daliniano levanta parcialmente el cortinaje para mostrar verdaderamente otra zona de la primera planta, el club privado, desde donde también se puede observar.


El tratamiento del comedor es intemporal e irónico. Ambiguo y ecléctico, facilita la amalgama de referencias historicistas (art decó, anos 40 y 50) con propuestas bastante innovadoras. Un ejemplo son los muebles auxiliares, cuya sobria geometría y su tratamiento con madera oscura contrastan con los tiradores de aluminio fundido. El revestimiento de madera de las paredes, cuyo despiece parece recordar ambientes de los años 40, aunque aquí despojado de todo ornamento superfluo, sirve de soporte a unos apliques dorados de centelleantes lámparas, cuyo toque kitsch resta cualquier dramatismo, pero es quizá el óculo del techo, uno de los puntos mas arriesgados pero mas conseguidos. La magnifica iluminación de Arnold Chan recrea una especie de fuego metafísico cuya dinamicidad juega con la dimensión temporal del espacio, dejando claro que en todo momento es cambiante y que, de alguna manera, acompaña a los comensales en el devenir de su actividad. El artificio esta creado. Los focos teatrales que iluminan el cortinaje y el espejo inclinado hacen el resto.


El transito a las áreas de la planta inferior (bar de conspiradores, salón de aseos, barra y sala-disco) se produce a través de un tránsito de ruptura. Las escaleras no tratadas de Mariscal crean un divertido contrapunto de salir, para volver a entrar a otra parte del mismo edificio.


Abajo el repertorio del bar de conspiradores es realmente expresivo de todo el juego de ironías y distorsiones manejadas por Starck en este proyecto. La “boisserie” contrasta con el paño de cristal reflectante que muestra la zona del lavamanos que precede a los aseos. Resulta divertido plantear la situación de “voyeurs”, ante el rito derivado de los singulares lavamanos aquí creados.


El paisaje interior de este bar esta compuesto por elementos que van desde unas bellas mesas-lámpara y mesas-bandeja hasta la variedad de sofás y butacas, unas creadas por Starck y otras (como la de Marco Zanuso) retapizadas con la misma tela e incorporadas al juego. El crescendo se prolonga por los huecos de la pared biblioteca, contenedores de bancos de respaldos exuberantes sobre fondo de oro, y llega a su culminación en el falso tronco ardiente de plástico en la chimenea; todo un elogio a la reconsideración irónica de los elementos constitutivos del status.


Al club privado, situado en la primera planta, se accede a través de una escalera inicialmente convencional, pero espacialmente transformada por una cortina que oculta su hueco. Las distorsiones que aparecen en este recinto, aparentemente menos comprometido, lo trasforman de manera sutil en algo mágico. Focos que iluminan desde el pavimento, columnas troncocónicas de pizarra y erizadas de tizas para esporádicos graffiti y la monumental mesa tallada que emerge en diversos puntos del edificio, aquí estirada hasta lo inverosímil. La visión de la platea y el escenario-barra-espejo-telar, desde la cortina levantada, cierra un ciclo de juegos espaciales y teatrales que no alcanzan, sin embargo, su clímax en este lugar, sino ¡como no, tratándose de Starck!, en los lavabos.


Estos merecen, como siempre, especial mención por lo que significan en la trayectoria de Starck.El acceso se realiza a través de un gran vestíbulo de lavabos-mesa, sobre cuya tapa de mármol rebajado se vierten unos tubos de acero inoxidable que emergen exentos del suelo y se curvan sobre la mesa. Es el acto de lavarse las manos lo que estamos modificando, convirtiéndolo en un rito colectivo que transforma una actividad solitaria en un acto de relación social sometido, además, a una inquietante observación desde el bar de conspiradores a través de un gran paño de cristal reflectante.


El acceso a las zonas de zeñores y zeñoras se produce a través de un paño de cristal tratado al acido, una de cuyas partes se transforma en sorprendente puerta. Se entra de esta forma en el súmmum de la alienación. Luz negra sobre unos prismas-cabina iluminados interiormente en rojo para las zeñoras y en azul para los zeñores. El dispositivo para contener un cenicero y el papel, en forma de muslo, así como el cerrojo de las puertas, son verdaderas esculturas. La pared continua mingitorio y los soportes del espejo del tocador, bajo una luz inverosímil, son dos episodios inenarrables.


Quizá el lenguaje en que esta escrito el articulo resulte también de otra época, algo rebuscado y pretencioso, pero es el que ofrecía el articulo. Personalmente pensamos que es preferible (y lo mas difícil) escribir como si no costase trabajo, de una manera sencilla y natural, como si fuera lo primero que nos acude a la cabeza, aunque para llegar a ello haya que trabajar y reescribir varias veces el texto. El lector lo agradece, sabe que como en casi todo, lo sencillo (que no simple) es lo mas complicado.

8 comentarios:

  1. La verdad es que Teatriz fue mucho más que un diseño, fue en cierta medida la certificación de que Madrid no sólo era un ciudad moderna, sino que atraía a lo mejor del mundo. Me bailan las fechas, yo habría dicho que abrió a finales del 89 o en el 90, pero seguro que estáis en lo cierto. El diseño era una pura escenografía barroca y la idea del multiespacio para comer, tomar una copa, ligar y bailar (la pequeña pista de baile, con las paredes acolchadas, era de lo mejor) era totalmente nueva y la barra de bar de alabastro iluminada por dentro, para desmayarse. O el cuarto de baño, realmente lo nunca visto.

    De las actuaciones posteriores (y la más reciente) me da mucha pena que tapasen las columnas antropomórficas de la sala de entrada, totalmente vacía, y el suelo en damero blanco y negro, que era sensacional y tampoco anticipaba lo que uno se iba a encontrar dentro, pero imagino que para el negocio era un espacio muerto que se debía aprovechar..

    En fin, que muchas gracias, que ya sabéis que me encantan los "mirando atrás" (qué mayor me estoy haciendo...). Y qué razón teneís con lo del estilo literario del texto, casi tan barroco con el Teatriz original.

    Por cierto, que aprovechando su estancia en Madrid, Stark le diseñó la casa al dueño del Teatriz (y de VIP's), imagino que la conocéis...

    Abrazos fuertes

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante la entrada ,como todas las que escribís en la serie de Mirando Atrás , las encuentro muy interesante. La remodelación me recuerda al bar donde van los protagonistas de "La naranja mecanica". Sera el uso de materiales tan puros...

    ResponderEliminar
  3. Squirrel. nos alegramos de tenerte por aqui de nuevo, te echabamos de menos, aunqnue no te preocupes, sabemos lo ocupado que andas.

    Efectivamente, el Teatriz fue mucho mas, como bien dices, lo nunca visto por aquellos baños paso casi todo Madrid y el "todo Madrid", e incluso muchos que no eran de aqui.

    Comercialmente es logico que aprovecharan y hayan aprovechado aun mas el espacio de entrada, son unos metros preciosos y asi invitan a la clientela a entrar, de la otra manera se enfriaba mucho el flujo de clientes. En cuanto a las columnas, son las mismas, pero al bajar el techo ha quedado oculta la parte superior, el quiebro que las hacia asimilarse a una pierna, asi han perdido toda su gracia, pero algo tenian que hacer. Y el suelo es el mismo, nunca fue un damero blanco y negro, sino blanco y con vetas grises (un poco oscuro, eso si.

    Desconociamos lo de que le hiciera la casa a Arango. Como siempre eres un pozo de sabiduria.

    Un abrazo.


    Txell, gracias, nos alegra que te gusten, a nosotros nos resulta tambien muy grato realizarlas, y en ocasiones aprendemos y nos enteramos de muchas cosas curiosas.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  4. La casa de Arango está en la colonia Cruz del Rayo, en Príncipe de Vergara, enfrente del Museo de la ciudad, al lado de un colegio, rodeada de cipreses altos y delgados. Es roja, con un tejado a dos aguas muy marcado, no tiene pérdida...

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante tu blog. Acabo de votarte para los bitácoras 2011.. Si te gustan los viajes te espero en mi blog!
    Suerte
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Squirrel, habemus peregrinatio...

    Gracias. Un saludo.


    Fran,

    Muy interesante tu blog, lo añadimos a las consultas antes de salir de viaje o vacaciones. Suerte para ti tambien y cuenta con nuestro voto.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  7. Excelente entrada, es una maravilla este restaurante.
    A mí me gustaba mucho antes, siempre me ha fascinado el hecho de cenar en un teatro, pero ahora con el cambio lo veo todavía mejor.
    Sigue con su esencia especial,ofrece cocina asiática y una nueva zona de coctails, nadie debería perderselo!

    ResponderEliminar
  8. Anonimo,
    Que mantiene la esencia esta claro, se sigue notando la base de Starck. Que este mejor que antes no lo tenemos tan claro en lo que al interiorismo se refiere, en lo culinario no entramos, pero despues de tanto tiempo siempre viene bien un cambio.
    Y nadie deberia haberse perdido el antes para poder juzgar el despues. A ti parece que te ha ganado completamente, o es que eres parte interesada?

    Un saludo y gracias por comentar.

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter