Museo BMW



Cuando una marca pasa a la categoría de “evangelizadora”, tiene que tener sus templos, y si la mayoría abren sus flagship en el centro de las principales ciudades para ofrecer sus productos a sus fieles clientes, las más consolidadas y antiguas abren museos para mostrar su filosofía e historia.



Este es el caso que os traemos hoy: el estupendo museo que BMW abrió en Alemania en 2008, que junto con el BMW Welt, inaugurado en octubre de 2007, y la visita a la fábrica de BMW, - el museo es el último componente de la tríada de BMW- , atraen a dos millones de visitantes cada año.


En realidad no es el primer museo que pone en funcionamiento BMW. En 1973 se inauguró el primero de ellos. Se trataba de un edificio semiesférico que ha sido remodelado y transformado en el nuevo museo. La planificación se inició en la primavera de 2002, partiendo de una instalación previa que ya tenia las mismas características. Las obras de renovación se iniciaron en 2004. El nuevo concepto aumento significativamente el tamaño del museo a fin de reflejar la importancia de la empresa como un actor global y el aumento continuo de la gama de productos. El trazado del museo existente estaba vinculada con el edificio bajo adyacente con una superficie útil de exposición de 1.000 m². En el Edificio de los Cuatro Cilindros, que es como se ha llamado al nuevo emplazamiento, hay una superficie de exposición de 5.000 m2.


El concepto se basa en una idea del arquitecto Karl Schwanzer que creó el Museo de BMW original en 1973. La estructura interna del edificio es circular, como una continuación de la carretera en un espacio cerrado. Esta idea fue expresada en el desarrollo contemporáneo y reinterpretada en el edificio anejo que abarca la visión de un “camino en un espacio cerrado como un principio de arquitectura dinámica”.


La visita, que comienza con una presentación interactiva sobre el desarrollo de la empresa, dura dos horas. El recorrido ha sido diseñado sin cruces de caminos y lleva al visitante a lo largo de 25 salas en las que hay repartidas mas de 120. A cada una de las salas se le ha dado una “identidad”, elaborada sobre la base de varios temas. Una de ellas es la de diseño, que tiene espacios como el Taller, el diseño entendido como proceso de diálogo o el Tesoro del museo, el legado como fuente de inspiración. Otra de ellas es la de la empresa, con temas como Primeros pasos, cómo empezó todo o la de la motocicleta. En la zona de la tecnología, por ejemplo, se puede visitar productos ligeros, menos es más. Hay también una zona de motocicletas y otra de coches.


Dentro de las piezas que hay en el museo hay una amplia variedad de automóviles históricos así como una selección de las últimas novedades. La F1 y los concept cars también se encuentran presentes a través de varios modelos.


Hay dos entradas al museo, una junto a la Tienda del Museo y otra adyacente al M1 Café Bar, que conducen a la exposición. El hall de entrada se abre para ofrecer una mirada al corazón pulsante del nuevo museo, la Plaza BMW, que el visitante podrá recorrer en varias ocasiones y observar desde diferentes perspectivas. La Plaza habla un lenguaje dinámico, elegante y urbano. Fachadas de vidrio ancho, acero pulido y un suelo sin juntas de asfalto pulido expresan una percepción espacial que no es estática, sino en constante movimiento. Las fachadas de las salas que rodean la Plaza BMW fueron diseñados como “Mediatecture”, una combinación simbiótica entre los medios de comunicación y la arquitectura. En sus pantallas muestran motivos abstractos y temáticos que expresan la filosofía de BMW: “placer de conducir”, y funcionan como una tabla de contenidos de gran tamaño para todo el museo.


En el restaurante M1 es posible acoger a pequeños grupos, mientras que para otro tipo de actividades están disponibles varias zonas con diferentes capacidades hasta llegar a la Plaza BMW que puede albergar a 340 personas. La primera planta alberga las oficinas de la marca. En las plantas segunda y tercera hay una superficie de 652 m2 que pueden acoger a un máximo de 200 invitados. Y no sólo ofrecen sus instalaciones, también hay una gran oferta de servicios gastronómicos, de seguridad y tecnología audiovisual.


Se trata de una autentica obra de arte, donde se ha estudiado cada ambiente, sus texturas, materiales usados, forma, función, iluminación, hasta el sonido que producen algunas instalaciones.


2 comentarios:

  1. Siempre he pensado que, al menos en su aspecto "evangelizador", si hay una marca a la que se parece Apple, es a BMW. Se trata de crear un producto bueno, muy bueno, mejor y más caro que la competencia pero no inalcanzable, inmediatamente reconocible, con diseños de primera, tremendamente deseable. Apple todavía no tiene museo (creo, están aún, como decís, en la fase flagship), pero al tiempo...

    ResponderEliminar
  2. Squirrel, totalmente de acuerdo, tiempo al tiempo... y nosotros que lo veamos ;).

    Seguro que tu lo veras antes porque de abrir sera alli en NY

    Saludos

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter