Cambios Imparables




En estas últimas semana hay una autentica guerra abierta en Internet, a través de redes sociales, blogs, etc. con motivos de la “famosa” Ley Sinde, de la que todos hemos oído hablar pero que no todos conocemos bien.

Nosotros desde aquí no vamos a entrar en la polémica, aunque tengamos nuestra opinión al respecto, porque aunque entendemos la posición de los creadores (nosotros también lo somos) respecto a la defensa de sus derechos, también sabemos que tal como estaba planteada podría ser peligrosa en cuanto a las libertades y derechos de los ciudadanos (y todos somos ciudadanos).



Así que abstrayéndonos de ese caso en particular pero a raíz de él volvemos a reflexionar sobre algo de lo que ya hemos comentado en otras ocasiones, los cambios que se están produciendo en nuestra sociedad – entendiendo por nuestra no sólo la española - y por consiguiente en los modelos de negocios que en ella o para ella se desarrollan, y llegamos a la conclusión de que esto es como la ley de Darwin o te adaptas o te extingues, aunque tiempos pasados fueran buenos, las cosas cambian y no puedes quedarte anclado en formas de negocio pasadas, o evolucionas o estas perdido.



En el mundo empresarial y comercial también se están viendo reflejados y cada vez con mas celeridad esos cambios que se producen a nivel social y no hay más remedio que adaptarse a ellos, lo vemos claramente en que esta época de crisis, mientras hay empresas que la están padeciendo hasta plantearse el cierre, otras en cambio están aumentando su facturación. Esto nos ha traído de nuevo a la memoria “El Paraíso de las Damas” del que ya os dimos cuenta en un par de entradas hace tiempo y en el cual si recordáis se relataba como un pequeño comercio se resistía a las técnicas de venta del gran almacén considerando que estaba “prostituyendo el negocio del comercio”.



Coincidiendo con todo esto se publica un articulo escrito por J. Alonso, fundador de Weblogs SL en el diario El País, en el que se puede leer:

Los comportamientos humanos, los hábitos, las ocupaciones, los modelos de negocio, incluso las leyes, surgen en función del entorno social y tecnológico en el que se dan. Las empresas intentan generar actividad económica detectando y solucionando necesidades de sus clientes en dicho contexto. Si lo consiguen tienen éxito. Si no lo consiguen, quiebran.



Para hacerlo más difícil, esto sucede en un escenario en continuo cambio por multitud de factores, entre ellos los cambios de hábitos de consumo y la evolución de la tecnología. Ambos factores generaron las condiciones para que surgieran y después desaparecieran infinidad de sectores. Ya no existen prácticamente empresas que fabriquen máquinas de escribir, ni vídeos VHS, ni tocadiscos, ni sombreros de caballero. Y han surgido infinidad de empresas con modelos de negocio basados en las innovaciones y cambios de hábito que mataron dichas industrias.

Ninguna empresa cuando empieza tiene garantías de que su idea vaya a tener éxito. Muchas fracasan. Sucede todos los días. Ninguno tenemos garantizado que nuestro actual modelo de negocio dure para siempre. Todos tenemos que cambiar continuamente. Ante esto, los beneficiados por el régimen anterior se escandalizan, se rasgan las vestiduras y pronostican la hecatombe universal. Insultan y criminalizan a su público. Y, sobre todo, esto es lo principal, se niegan a cambiar y pretenden evitar que los demás cambiemos.



Como podéis ver el articulo se refiere a los medios culturales y a como esta cambiando su consumo tradicional por otro más rápido y digital desde el punto de vista de la persona que escribe el articulo, fundador de una de las Webs mas relevantes de los últimos tiempos, pero es perfectamente extrapolable a otros ámbitos.



Nosotros lo hemos comprobado con un gesto reciente: el otro día teníamos delante de la puerta los dos ejemplares de guías telefónicas que distribuye gratuitamente Telefónica, los recogimos y al día siguiente, con toda naturalidad, los arrojamos al contenedor de reciclado de papel. Hace ya mucho tiempo, años, que no buscamos nada en este tipo de guías, cuando necesitamos algo recurrimos a Internet, donde encontramos mas rápido mayor cantidad de información, o para casos muy básicos llamamos directamente a algún número de información telefónica. Y como nosotros seguro que la mayoría de empresas del país, así que ¿hasta cuando van a seguir Telefónica u otras empresas, -con el gasto que ello conlleva-, enviando sus guías de papel a quienes no las utilizan ni necesitan?, ¿no se dan cuenta de la evolución de sus clientes y del mercado?. Mientras, otras empresas creadas on line (11870 por ejemplo), cada vez tienen mayor numero de visitas y proporcionan mas y mejor presencia y visibilidad a los negocios, y encima, a priori, de manera gratuita, sin costo para el empresario que puede él mismo poner la información que desee sobre su negocio, añadiéndose además las opiniones que los usuarios puedan aportar, con el consiguiente valor que el conocimiento de esas opiniones conlleva tanto para el empresario como para otros clientes. Mientras en paginas amarillas sólo por aparecer con una minima reseña tienes que abonar el precio correspondiente o ser completamente ignorado...

Como decíamos, ¿cuándo se van a dar cuenta, -nos vamos a dar cuenta todos-, de que las cosas están cambiando?



Sin ir mas lejos el otro día nos quedábamos también sorprendidos cuando hablando con una buena amiga empresaria sobre la importancia que en nuestra opinión tienen las redes sociales y lo bueno que seria para su exitoso negocio estar presente en alguna de ellas para reforzar su imagen y que fuese todavía mejor, nos contesto que eso es para los que tenemos mucho tiempo libre y porque somos hombres, que las mujeres son mucho mas practicas y que eso es una perdida de tiempo, (es curioso, pero habría que preguntarse por qué la mayoría de personas activas y visibles en redes sociales en casi todos los campos ,incluso algunos relacionados con el mundo femenino, son hombres). No parecía darse cuenta del esfuerzo que supone para una empresa pequeña estar presente en la red cuando esa presencia tienen que trabajársela sus empleados pues no hay presupuesto para contratar a nadie para esas labores, y en cambio ella, por tratarse de una empresa mediana si tiene a una persona que se dedica, entre otras cosas, a llevar sus relaciones con los medios, pero al parecer no con esos que no le parecían importantes. La gracia esta en que después de nuestra conversación, al día siguiente nos envió un mail, anunciándonos que ya había creado su cuenta en Facebook con una pequeña reseña, y que ya podíamos añadir un “nos gusta” sobre su empresa en nuestro Facebook. Algo de razón debíamos llevar para convencerla y que diera ese primer paso, pero con eso no basta, hay que ir a mas y no quedarse sólo ahí, lo importante es desarrollarlo y que evolucione; cuantos blogs y cuentas de empresas se crean y no se actualizan. Para obtener unos ciertos resultados se necesitan esfuerzo y constancia, sino todo el tiempo y trabajo empleados no sirven de nada.



La aparición en la red por parte de las empresas no supone que vayan a vender más, con alguna excepción, pero sí va a apoyar a la marca en su venta.

Las imagenes que ilustran esta entrada pertenecen a la tienda Saipua que venden arreglos florales y cosmetica natural , diseñada por el estudio multisiciplinar Tacklebox

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter