Procedencia

La pasada semana hablando con un cliente nos comentaba que él podía resistir mejor que otros empresarios la situación económica que estamos pasando porque, aunque el mercado le estaba exigiendo rebajar sus precios para poder seguir vendiendo, al fabricar gran parte de su producto en oriente los márgenes con los que juega a la hora de vender son bastante grandes y aunque sus beneficios se reducen un poco sigue ganando un margen prudencial, mientras que se compadecía de algunas franquicias o pequeñas tiendas que compraban sus productos a sus centrales de compras o fabricantes nacionales a precios medios, (ya que estos no pueden rebajar demasiado el precio sin perder dinero) y no pueden bajar demasiado el precio con lo que dejan de ser competitivos y se ven abocados al cierre de sus tiendas.



Este aspecto del ldonde se fabrican los productos como valor añadido de un articulo, lo que ello implica a la hora de fijar su precio, y si el publico esta dispuesto a pagarlo o se decanta por otro sólo por el menor precio del mismo ignorando su procedencia, nos ha recordado un articulo reciente del diario El País que con el nombre “Ropa de lujo made in china””, nos relatabaa cómo las firmas de lujo nos engatusan con la ya comentada experiencia de compra, y se preguntaba:



¿Se extinguiría el hechizo si uno mirase la etiqueta de esas prendas exclusivas, de alta calidad -en resumen: caras- que tiene en las manos y se topase con un made in China, o made in Tanger, países con costes de producción y mano de obra barata?



Quizás sea la única forma de poder darnos lo que rodea al producto y estar situadas en las mejores calles del mundo, y muchas de ellas lo hacen de forma transparente y defienden que la calidad no viene garantizada por el país dónde se produce, sino por la marca que responde de ella, al crear el diseño, elegir las materias primas y los controles de calidad rigurosos.



Pero a la mayoría de ellas les salen ampollas cuando se les menciona la cuestión, sobre todo porque no queda claro si los costes que ahorran en las economías emergentes se traducen en los precios que ofrecen en sus exclusivos comercios.



En la pregunta de por qué es tan importante para una marca de prestigio el país en el que se daten sus productos pesa como una losa todo ese mundo de los llamados intangibles, de los valores que el cliente de lujo le atribuye a una marca y por los que están dispuestos a pagar cantidades frioleras de los atributos asociados a marcas o a países.



Lo importante, defienden, "es quién y cómo hace las cosas, no el dónde".Es el mensaje que quiere transmitir también ahora la industria de lujo.

El discurso de que la calidad no está reñida con el país de procedencia empezó hace años. Pero ahora se desarrolla otro movimiento, que pasa precisamente por poner en valor los productos que "están hechos en casa".



Lo que escapa a todo este debate de la deslocalización, los costes, la calidad y el prestigio de la marca de lujo es el oscuro mundo de las copias y la economía sumergida, que no entiende de etiquetas. Es una selva de talleres y mercadeo, cuyo coste global para todos los sectores alcanzó los 150.000 millones de euros en 2005, según datos de la OCDE.



Hay que recordar que esto que estamos comentando en al ámbito textil, ya lo venían realizando desde hace años las compañías de automoción o de electrónica, y se está trasladando a todos los ámbitos, lo vemos claramente en los bazares de ciudadanos orientales, donde podemos encontrar casi absolutamente cualquier producto, y todo proveniente de allí.



Como ejemplo de cómo están las cosas vamos a contaros un caso que se nos ha presentado a nosotros personalmente: hace unas semanas nos llegó un fabricante de muebles, (los muebles que instalamos en nuestras instalaciones comerciales por regla general son de los que llamamos “a medida”, diseñados por nosotros y realizados por nuestros proveedores, o empresas colaboradoras) a ofrecernos la posibilidad de fabricación de estos mismos muebles en India, (pues ellos tenían la sede allí), con un abaratamiento considerable en los costes y en un plazo bastante razonable de entrega de 6 a 8 semanas, con lo que podríamos venderlos un tanto por ciento mas barato que cualquier fabricante nacional y con un beneficio casi del doble o el triple que el actual .



Aparte de la desconfianza que esto nos pueda crear, calidad, acabados, logística, etc., nos indica, tristemente, el futuro incierto que se le presenta a cualquier fabricante de algún producto en nuestro país.

Las imagenes que ilustran esta entrada pertenecen a la ultima tienda que ha abierto la firma Tomy Hillfiger en Nueva york

7 comentarios:

  1. Duele pensar en los que trabajan cosiendo las prendas que realmente no resultan baratas en las tiendas que conocemos aquí.

    ResponderEliminar
  2. Tocais un tema que me interesa muchisimo.

    Empiezo diciendo que procuro no comprar jamas nada fabricado en paises muy lejanos y de regimenes politicos dudosos, por varios motivos. En primer lugar porque (puesto que me dedico a la defensa de los derechos humanos), las prendas y productos fabricados en Camboya, China, etc, se hacen en condiciones muy duras para los trabajadores, que carecen de derchos laborales de ningun tipo y cobran una absoluta miseria que no les permitira salir de la pobreza (en un articulo reciente en "Harper's" hacian un retrado de la produccion de prendas textiles en Camboya... tremendo). En segundo lugar por la "huella de carbono": todos los productos son enviados desde distancias muy lejanas por avion o barco, contribuyendo al calentamiento global. Y en tercer lugar porque deslocalizar toda la produccion lleva a los paises occidentales a la quiebra economica, y eso es algo que se nota aun mas en la crisis actual. Ya no fabricamos nada en Espanha, solo proporcionamos servicios. Y esta claro que un trabajo fabricando un coche, una olla expres o una camisa no es mas "humillante" que estar detras de un ordenador buscando vuelos o haciendo reservas de hotel. Hay que cambiar muchas cosas, y la percepcion de lo que es un buen trabajo es una de ellas (Por que en Madrid cuesta encontrarte un camarero espanhol cuando Londres esta lleno de ellos? Por que es presentable ser camarero en Londres pero no en Madrid?).

    Luego se anhade el tema del articulo que reproducis y es que si te vas a gastar una pasta en un articulo de lujo quieres que sea, pues eso, de lujo, con el valor anhadido de un trabajo de detalle, no el resultado de una cadena de montaje que produce objetos como churros. Lo ultimo que quiero es sonar machista, pero las mujeres no suelen tener mucha preocupacion sobre el origen y la produccion de los bolsos, zapatos, etc, que anhelan tener. Los pagan y punto.

    Me da rabia la gente como vuestro cliente. Aqui las tornas estan cambiando desde hace poco. Hay empresas textiles de gran exito, como American Apparel, que fabrican todo en Los Angeles, California, y tienen a gala que lo hacen pagando bien a sus empleados y dandoles derechos laborales. Hacen camisetas, mas caras que las hechas en China (tampoco mucho mas) y convencen a mucha gente como yo. Hay marcas nuevas a las que me he apuntado, con distribucion por internet, como Bonobos (www.bonobos.com) que fabrica en pleno Manhattan pantalones de gran calidad y que quedan como un guante y ofrecen un servicio al cliente que parece de otra epoca, o Ernest Alexander (http://www.ernestalexander.com/), que hace accesorios (tambien fabricados en Manhattan) estupendos y de nuevo con un servicio al cliente fabuloso. Ambas marcas lo hacen todo a traves de Internet.

    En el Reino Unido tambien esta empezando la misma tendencia, y no tardara poco en implantarse en todas partes. No se, a lo mejor a mi antes me daba igual de donde venia la camiseta que llevaba, con que fuese chula me bastaba, pero ahora lo miro todo mucho mas. pero debo ser una minoria... de momento.

    ResponderEliminar
  3. Stultifer, si, quiza deberiamos ser un poco mas conscientes de donde vienen las cosas, como se hacen y el precio que pagamos por ellas.

    Ardilla, estupendo tu comentario, con el añadido de darnos tu vision personal y la experincia de alguien que vive en otro pais, que resulta ser la cuna del consumismo. Si nos das tu permiso nos gustaria emplearlo para la entrada de mañana.

    Aunque no se este de acuerdo con nuestro cliente lo que si esta claro es que las cosas en este momento estan asi, es una practica que e esta generalizando en el textil y en otros sectores.
    Lo que creemos es esto pued ser pan para hoy y hambre para mañana, ya que si los paises dejan de fabricar cosas y se quedan solo en servicios no van a tener muy claro su futuro. esperemos que cambie la mentalidad, pero de esto hablaremos en la entrada de mañana.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto que podeis usarlo para la entrada. Que nervios...

    ResponderEliminar
  5. Ardilla, gracias como siempre por tu disposicion y trarnquilo, sea una de esas entradas pesada que nos caracteriza....

    ResponderEliminar
  6. Hola, sigo desde hace algún tiempo vuestro blog y me encanta, lo primero que hago por la noche cuando llego a casa es ver la nueva entrada del día y cuando no la hay, me siento hasta triste je,je.
    Tenemos una empresa familiar del negocio textil y sobre la deslocalización que existe en el sector, algo cambiará en breve pero por otros motivos, me explico:
    La deslocalización lleva muchos años produciendose en este pais y viene unida al auge de las grandes cadenas de moda. Hace 30 años, pocas empresas fabricaban fuera, el retail estaba fundamentalmente en manos de multimarcas y el sector textil de la fabricacion era inmenso. Hoy, esta destrozado, quedan una decima parte de talleres y fabricantes y con muchas dificultades en la mayoria de los casos. Casi todas las empresas se dedican al diseño de las prendas que luego se fabricaran fuera, y no por gusto, sino por que si quieren ser competitivos( y hay que serlo,) no les queda alternativa.
    El problema es cuando llegan a China con sus pediditos de España, y les piden unos minimos por modelo y color que no pueden abordar. Comparados con el resto del mundo no somos nadie, ( por cantidades, claro) solo las grandes cadenas ( Inditex, Mango, Grupo Cortefiel ...) no tienen problemas para fabricar allí.
    Además, los precios de fabricacion en china se estan encareciendo año a año, y muchos pequeños fabricantes españoles se estan planteando volver a fabricar aqui, aunque claro, no es nada facil.

    ResponderEliminar
  7. Miguel,

    Al final suponemos conviviran (como en tantas otras cosas)los dos modelos, por un lado se fabricaran grandes cantidades alli donde pueda ser mas barato, ahora es China, luego quiza Africa, y por otro lado, habra pequeños fabricantes para productos mas locales y estos (fabricantes y vendedores) deberan adaptar mas o menos sus precios, asi como los clientes valorar unos u otros.

    Se esta produciendo una cosa curiosa con la crisis ha depertado la vena emprendedora de mucha gente joven que quiere hacer las cosas de otra manera, y esto nos parece muy interesante

    Un saludo y gracias por tu fidelidad, intentaremos entristecerte lo menos posible.

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter