Tiendas en Edificios Historicos

En la entrada anterior comentamos la importancia que para el comercio tiene el turismo, si el local donde se ubica el establecimiento además forma parte del patrimonio cultural de la ciudad, la visita es entonces de obligado cumplimiento.

Muchas personas irán solo a ver el local, pero cuando pasa mucho publico por tu local, aunque sea de paso, ya has conseguido un aspecto muy importante en el comercio: atraer al publico a la tienda, seguro que alguno de ellos comprará, aunque no lo tuvieran pensado de antemano, si lo que se le ofrece le resulta tentador.

Recogemos un articulo publicado en el diario El Mundo, escrito por Isabel García, que bajo el título “De compras en Nuestra Señora de Zara” describe el fenómeno que se ha producido en Salamanca y la magnifica intervención de esta firma en su nueva tienda de la calle Toro.

Se ha convertido en una parada más dentro del circuito turístico de Salamanca, una vez descubierta la rana, atravesada la catedral y contempladas, una a una, las conchas que salpican la fachada de la casa más famosa de la ciudad castellana.

Entonces, le llega el turno a este antiguo convento del siglo XVIII que ahora da cobijo a las prendas más chic de la pupila predilecta de Amancio Ortega. Es decir, Zara. Tal cual: Inditex y la Iglesia fusionadas por obra y gracia de la arquitectura.

En pleno centro, y en una de las calles más comerciales de Salamanca (Toro), los blazers se codean con los vestidos vaporosos de la temporada mientras, al fondo, emerge impertérrito el crucero de la iglesia barroca que un día fue. Más llamativos aún resultan los probadores, ocultos entre los muros del ex convento de San Antonio el Real. Pero lo que más impresiona es la enorme cúpula de 22 metros que corona el edificio, cuya estructura original se ha mantenido en toda regla.

Ésa fue la pauta a la que se comprometió el todopoderoso Ortega para levantar un Zara en lo que antaño fue una iglesia, declarada Bien de Interés Cultural para más inri. Por eso, el local, dividido en cuatro alturas, está separado por cristales de los muros originales del edificio para así protegerlo. La estructura de vidrio y acero no desentona con el aire barroco del lugar, mérito del equipo encargado del proyecto. No en vano, las obras duraron más de ocho años.

El dilatado esfuerzo se debió, en parte, a los pegas administrativas que ponían algunos miembros del Ayuntamiento y de la Asociación Ciudadana en Defensa del Patrimonio, a los que al principio no les hacía mucha gracia eso de convertir la emblemática institución en otro templo, sí, pero del consumo. El empeño de Inditex pudo más, como ya hiciera con el antiguo cine Capitolio de Elche, todo un referente de la ciudad alicantina, o el mercado de San Martín de San Sebastián.

Aun así, la historia de este claustro salmantino nació tumultuosa desde el mismo momento en que fray Esteban López quiso levantar un convento y el Consistorio de la época (finales del siglo XVII) no lo dejó por considerar que ya había bastantes. El cura camufló el proyecto en forma de hospital. Después, llegarían los tiempos de la desamortización y el traspaso de unas manos a otras hasta convertirse incluso en teatro, el Liceo, nombre con el que se conoce ahora a este Zara inusitado, el de la Plaza del Teatro Liceo.

9 comentarios:

  1. Creo que no es exacto lo que ahí aparece. La Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio, obviamente, prefiere un uso público y más ético para la iglesia del Convento de San Antonio El Real. Pero en ningún momento se opone, o pone en duda, la magnífica intervención realizada no sólo para establecer una tienda de ropa (que no ha tenido necesidad de "tocar" el monumento) sino para recuperar, limpiar, consolidar y abrir, en un horario comercial, este patrimonio cultural. Que ahora está en manos privadas por la actitud del alcalde.

    ResponderEliminar
  2. Fabulosa intervención!! Me he quedado con la boca abierta.

    ResponderEliminar
  3. Por las fotos, es impresionante lo que se ha hecho. Supongo que es mejor que se haya recuperado y restaurado, aunque personalmente me dá un poco de pena que se haya convertido en una tienda.
    Quizás es a lo que estamos destinados...
    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  4. Anonimo, no entendemos bien cual dices que es el error si como dices la intervencion es acertada y se ha recuperado el edificio.

    En cuanto a lo de que se prefería un uso publico y mas etico, el "local" es publico y ya habia perdido el uso para el que fue concebido, pues antes de ser "tienda" era teatro.

    Si te refieres a que ha pasado a manos privadas, quiza sea esta la manera de recuperar gran parte de nuestro patrimonio, pues ya se ve que en manos del estado no hay dinero para recuperar tanto patrimonio.

    El caso es quejarnos, si son estatales y no se recuperan, nos quejamos!, si se recuperan pero lo hacen manos privadas, tambien nos quejamos! y si nos toca pagar (mas impuestos, etc ) para que las recupere patrimonio, entonces nos quejamos todavia mas!!,¿entonces?.

    Cremos que deberiamos alegrarnos que de una u otra forma, el caso es que se recuperen y ademas podamos seguir disfrutando de ellos.

    Ardilla, no es para menos, hay que reconocer que aquí D. Amancio se ha lucido.

    mcarmen, miralo desde otro punto de vista. Como tienda se puede disfrutar y admirar este monumento arquitectonico en un amplio horario de visitas, libres y sin costo. No ocurria lo mismo cuando era convento o posteriormente teatro.

    ResponderEliminar
  5. Coincido con tu respuesta, como bien dices el deporte favorito de mucha gente es poner pegas a todo y creo que toda recuperación de edificios en manos públicas o privadas es bienvenida, en este caso es una rehabilitación fantástica.
    Un blog muy interesante.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Anonimo por tu comentario.

    Cuando la recuperación es inteligente y esta bien hecha, que mas da quien la haga, como deciamos cuando hablabamos del Parador de Alcala de Henares, otro brillante ejemplo de recuperación, lo frecuente es que sea publica porque el capital privado no suele prestarse a ello y suele escatimar en base a la rentabilidad, pero este no es el caso.

    ResponderEliminar
  7. Me he quedado tan de piedra como las piedras del convento. Es impresionante..... Un motivo más para ir a Salamanca, que no conozco, por cierto.

    ResponderEliminar
  8. Siempre me han gustado los edificios de otra época cuyos usos se reconfiguran, me parecen los más interesantes y según mi experiencia también tienen los proyectos más cuidados; aunque no siempre claro, tenemos un ejemplo claro en el nuevo H&M de Madrid.
    Como siempre: gran articulo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Manuel, pues no tardes en conocerla, es una ciudad muy bonita, monumental y paseable: tiene interesantes cosas que ver , aparte de lo tipico: Catedrales (sí, tiene 2, aqui no tiraron la romanica vieja para hacer la nueva gotica), Universidad con su rana y su astronauta ( detalles originales...)y Plaza Mayor, toda la zona monumental es bonita y accesible, es un muy agradable paseo, todavia es una cuiudad a escala humana. Pero te aconsejariamos sitios como La Casa Lys (museo Art Noveau en la recia Castilla ya ves tu...capricho de un Indiano), o los diversos conventos (no dejes de probar los dulces del torno del Convento de las Dueñas), los patios de escuelas y luego ya si, el antiguo convento reconvertido en teatro y ahora en Zara , o el antiguo comedor de otro convento reconvertido hace tiempo en discoteca Camelot. Como ves mucho y sorprendente que ver en esta vieja y recia ciudad castellana.

    Rem, si, ese tipo de intervenciones resultan muy interesantes y complicadas, de ahi que unas veces salgan mejor que otras. En cuanto al nuevo H&M, a nosotros no nos parece tal mal, se han limitado a conservar lo que les han exigido, hay que tener en cuenta que excepto el hall de entrada, en lo demas no habia nada, era el patio de butacas de un cine que ya se habia renovado hacia años. Otra cosa quiza seria lo de Pasapoga.

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter