Retailtainment

Tal como decíamos en la entrada anterior vamos a ir comentando brevemente de los diferentes conceptos y tendencias del punto de venta que podemos encontrar en estos momentos dentro del retail.

El primero que nos encontramos es retailtainment, (Retail + Entertainment) una nueva palabra empleadas por los gurús del retail.

Por definición, el retailtaiment vincula la venta minorista con el entretenimiento. La idea es convertir el acto de compra en un momento pleno de ocio. De esta manera, el punto de venta deja de ser un espacio donde solo se intercambian productos o servicios para convertirse en un entorno que fomenta un consumo sustancialmente diferente, donde prima el concepto de diversión.

La propuesta innovadora del retailtaiment – también conocido como negocio espectáculo o fun shopping- consiste en desarrollar un espacio en donde los productos se disponen para contar una historia, vivir una emoción o teñir de espectacularidad el momento del consumo.

La propuesta de algunas cadenas que cultivan el fun-shopping convierten a la compra en una experiencia cultural, que combina en un mismo espacio opciones como restaurantes, moda, librerías, decoración. El objetivo final, como buena propuesta comercial, consiste en potenciar el placer de la compra para retener más tiempo al consumidor y de esa manera intentar aumentar la venta y que vuelva la mayor cantidad de veces.

Las nuevas formas de exhibir un producto hace posible la modalidad de retailtainment: Ahora se implementa tecnología como fibra óptica, iluminación, materiales mucho más estéticos y hasta se deja que el cliente interactúe con el producto. Tratando de que el consumidor no se sienta aturdido, sino involucrado.

Gracias a esta nueva moda de hacer de la compra un espectáculo, los consumidores ya no sólo se sienten atraídos por un producto sino también por la forma en la que es exhibido.

Un ejemplo claro de esta tendencia es la tienda de Prada en Nueva York diseñada por el arquitecto Rem Koolhas en el año 2003. Este espacio ha significado un antes y un después en el mundo del retail. Como ocurre en el mundo de la moda, esta tendencia empieza en el ámbito del lujo para ir influyendo y extendiéndose a todos los campos del retail.

Prada, pretende en esta tienda imitar a museos o bibliotecas y sueña con convertirse en una plaza pública. combina la alta tecnología con el marketing, el diseño y la imagen.

El arquitecto holandés Rem Koolhas ha creado una tienda dominada por una gran ola de madera que conecta la planta baja con el sótano. Una grada, elaborada con la misma tonalidad de la madera, sirve a Prada para mostrar zapatos y maletas de día, ya que por la noche este espacio se convierte en una especie de teatro con un escenario que aparece dentro de la gran ola de madera y acoge a los espectadores que acuden al local para disfrutar de espectáculos culturales totalmente gratuitos. o proyectar películas de cine independiente.

En un extremo de la tienda, destaca un gran ascensor circular de vidrio transparente que conduce al sótano, donde la ropa se desliza a través de unas guías. Y para hacerse una idea de cómo le sentarían a uno las piezas que allí se exhiben sin necesidad de probárselas, unas pantallas se encargan de mostrar la ropa vestida por modelos. Sin embargo, vale la pena entrar en los probadores, donde una cámara se encarga de que el cliente se vea de cara y, al mismo tiempo, vea proyectada la imagen de su espalda filmada por la cámara. Los probadores, no tienen cortinas sino que con oprimir un botón, sus paredes se vuelven opacas o transparentes. Prada es pues sutil y provocador.

Desde la calle, destaca el mural con una inmensa fotografía a color, así como las torres suspendidas, con maniquíes y ropa colgada debajo, que si se desea se pueden agrupar y recoger e un punto determinado dejando todo el local libre para cualquier evento que se quiera organizar, Todo esto hace pensar al transeúnte que se encuentra frente a una tienda singular, por lo que no duda en entrar y darse un paseo por este vanguardista espacio que marca una revolución en el campo de la moda a través de la alta tecnología.

La iluminación es otro de los aspectos que ha sido estudiado a la perfección para lograr que el local sea acogedor y el cliente se sienta cómodo rodeado de prendas de una calidad y un diseño excelentes en un entorno que invita a comprar.

El periodista Juan Cueto publicaba hace tiempo un simpático articulo titulado “Tiendas de Culto” en el diario El País contándonos como esta tienda se ha convertido en una atracción turística mas de Nueva York y de visista obligada de cualquiera que pase por la ciudad. Entre lo más destacado nos cuenta:

La gente hace cola ante el epicentro de Prada, que no tiene rótulos en la fachada (¡no logo!), para sentarse en las escaleras y ver entrar y salir a los famosos que acuden a hacer shopping compulsivo agarrados a sus visas oros, mientras las cabinas multimedia de las top models, colgadas del techo, hacen lentos travelling aéreos por el local. En lugar de espejos, en los probadores transparentes hay tres pantallas no sincronizadas en tiempo real para verse el cuerpo desde todos los ángulos posibles y con unos dramáticos segundos de retraso. Ni siquiera Warhol, que empezó de escaparatista, pudo imaginar un lugar así, tan modélicamente warholiano. El espectáculo ya no está en comprar cosas de marca, sino en mirar y chismorrear cómo lo hace la gente más o menos famosa, en todo Manhattan.

Leer Articulo entero aqui

2 comentarios:

  1. La tienda de Prada-Koolhas en SoHo es lo mejor y lo peor. Lo mejor porque el diseño es fantástico, lo peor porque es un circo. No sé si alguien comprará algo (y menos un famoso, salvo que quiera ser visto, claro). A mí me dio pena en su día, cuando abrió, porque ocupa el espacio que antes tenía el Guggenheim SoHo, que montaba unas exposiciones fabulosas de contemporáneo. En fin...

    Os mando este enlace a un artículo que seguro os interesa. Enjoy! http://www.nytimes.com/2009/10/13/business/media/13disney.html?_r=1&em

    ResponderEliminar
  2. Ardilla, como comentabamos con la libreria Lello en Oporto "donde hay gente hay negocio", quizá no vaya un determinado publico al que le puede parecer agobiante al convertirse el lujo en masivo.Por otro lado el lujo se democratiza y hay clientes que compran esos mismos productos en tiendas multimarcas, pero en esta tienda siempre habra gente que vaya a comprar ya que alli tienen lo ultimo y mas original.

    Un dia hablaremos del turismo y las compras un tema tambien muy interesante.

    Respecto a las tiendas que van a realizar conjuntamente Disney y Steve Jobsle estaremos atentos, aunque Disney a veces nos da un poco de miedo en sus enfoques, a lo mejor han aprendido y les da por hacer cosas "más Pixar" y "menos Disney".

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter