Comercios con 100 Años

En estos tiempos de cambios rápidos y constantes, donde lo bello es lo más nuevo y hay que hacerse notar para que te miren, en este mundo tan competitivo donde a menudo son las ideas extravagantes, mas que las buenas, las que suelen llamar la atención. Solo se da valor a lo muy nuevo y a lo muy viejo, a lo que ha pasado de viejo a antiguo. La patina del tiempo tiene un efecto reparador y a veces hace parecer a algunas cosas mejores de lo que realmente son.

Esto ocurre con el interiorismo de algunos locales comerciales tradicionales. Quizá por los escasos ejemplos que han sobrevivido se les da valor a todos por ser viejos y no es así tampoco. Ni todo lo nuevo es mejor ni todo lo viejo es bueno. Hay de todo en ambos mundos.

Aún así, iniciativas como la que citamos a continuación nos parecen muy acertadas y positivas: el homenaje del Ayuntamiento de Madrid en reconocimiento a una serie de comercios centenarios por su antigüedad.

Suponemos que tenían que elegir un concepto para agruparlos y han optado por el de tener mas de 100 años de existencia la actividad en el mismo local, obviando si queda algo de esa antigüedad en su instalación, ya que en algunos de estos establecimientos no queda absolutamente nada que recuerde que son centenarios. Pero todos ellos han logrado sobrevivir en la mayoría de los casos en el mismo emplazamiento en el que se inauguraron hace más de un siglo y la mayoría de estos comercios se han convertido en referentes turísticos obligados.

Como símbolo de este homenaje se les ha entregado un diploma y una placa conmemorativa y se ha editado una guía en 3 pequeños volúmenes que recoge todos estos establecimientos.

Las placas que hacen referencia a estos comercios centenarios, se colocan en la vía pública, delante de la puerta. Están realizadas en bronce fundido y su diseño es obra del académico, humorista, escritor y madrileño de adopción, Antonio Mingote que colaboró con el Consistorio de manera desinteresada. Cada una de ellas es una pieza única porque aunque la leyenda es la misma: “El Ayuntamiento de Madrid agradecido por los servicios a la ciudad” se le añade, según el establecimiento de que se trate, un grafismo referente al tipo de comercio y la fecha del inicio de su actividad.

Y este es el único pero que nosotros pondríamos a este homenaje, y es que con todos nuestros respetos para el gran Mingote, el diseño de la placa no nos parece el más acertado para una iniciativa de este tipo.

La guía, publicada en español e inglés, dedica a cada establecimiento una breve reseña histórica que viene acompañada de fotos y de mapas en los que poder situarlos. La mayoría están situados principalmente en el distrito de Centro, pero también en los de Arganzuela, Chamartín, Chamberí, Salamanca y Retiro. El ayuntamiento ha expresado el agradecimiento de la Ciudad de Madrid por los servicios prestados en estos cien años y ha señalado el ejemplo que constituyen para todos por su dedicación, esfuerzo y trabajo constantes, así como por la excelencia en el servicio a los madrileños, lo que les ha permitido "formar parte de la historia y de nuestra esencia como ciudad".

Como dice la introducción de una de estos volúmenes “son establecimientos que nos invitan a pasear por las calles con otros ojos, ojos de otros tiempos...Los diferentes colores de sus fachadas, rojo sangre en tabernas, verde en ferreterías, marrón en pastelerías... sorprenden a propios y extraños. Al franquear sus puertas, en el interior de algunos locales, verdaderas joyas arquitectónicas, se encuentran expuestos productos clásicos demandados por un nuevo tipo de clientela. Todos ellos tienen en común el conjugar tradición y modernidad y adaptación constante a los nuevos hábitos de consumo”.

Por nuestra parte, entendemos que al tratarse de una guía gratuita se haya hecho en edición de bolsillo, pero echamos de menos otra con ejemplares de mayor tamaño para los propios comerciantes y para publico interesado, aunque fuera previo pago. De todas maneras nos parece interesante para todos aquellos que les guste este tema. Se entrega gratuitamente en los centros turísticos de la capital, que sepamos el de la Plaza Mayor y el de Colón.

Como ejemplo a esta entrada hemos elegido la tienda de Loewe de Gran Vía, un magnifico ejemplo que ha sabido ir adecuándose a los cambios en el tiempo tiempos.


Loewe es una empresa europea creada por un alemán en España y con capital francés. Enrique Loewe Roessberg, se instala en un taller de marroquinería en la calle del Lobo, actualmente calle Echegaray. Posteriormente se hace con una tienda el la calle del Príncipe para la venta de lo que se realiza en el taller. En 1905 se convierte en “proveedor de la Casa Real”. Finalmente y antes de ubicarse de modo definitivo, recorre varios números de la Gran Vía y se instala durante décadas en la calle Barquillo. Siempre se ha dedicado a la venta de piel, efectos de viaje y encuadernaciones de lujo. De hecho, Loewe es la que arrastrara en los 50 el comercio de lujo a otras zonas, como el Barrio de Salamanca.

2 comentarios:

  1. La tienda de Gran Via de Loewe es preciosa. Estuve hace poco, para "descambiar" (bonita palabra, por incorrecta que sea) una bifanda que me habian regalado y que no me gustaba. Eso si, tenian una fiesta programada ese dia, la tienda estaba llena de pantallas de TV y camaras (y canapes, que no pude catar, grrr) y el espacio lucia aun mejor. la escalera es una maravilla.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que la tienda de Gran Vía de Loewe se abrio en 1939 por lo que no tiene 100 años, pero la marca si, y es un pedazo de historia del comercio en la capital.

    Se ha sabido adaptar estupendamente a las diferentes épocas y aunque hubo un tiempo que quedo desplazada de la zona comercial, resistio y con los tiempos actuales de recuperación de la gran via, es un punto de referencia.

    La maravillosa escalera es muy similar a la que Chanel tiene en Rue Cambon, y que aparece en todos los documentales y peliculas relacionadas con Coco Chanel o la Marca.

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter