Optimismo

Si a estos tiempos revueltos en que estamos le sumamos que hoy es el primer día laborable tras los festivos de Semana Santa nos parece que es un buen momento para dedicarle un post a esta actitud vital tan importante.

Porque ser optimista es una actitud. El optimismo es el valor que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, descubriendo lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, confiando en nuestras capacidades y posibilidades junto con la ayuda que podemos recibir.

Cuando nos embarcamos en un proyecto determinado, si nos rodeamos de una actitud optimista puede que lleguemos o no a buen termino, pero con la actitud opuesta ni siquiera nos hubiésemos atrevido a empezarlo por miedo a que saliera mal. La actitud del optimista es de esperanza, de posibilidad de triunfo, de que las cosas salgan bien, mientras que la del pesimista es de desesperanza, de derrota antes de empezar.

La principal diferencia que existe entre una actitud optimista y su contraparte –el pesimismo- radica en el enfoque con que se aprecian las cosas: empeñarnos en descubrir inconvenientes y dificultades nos provoca apatía y desánimo. El optimismo es una actitud permanente de “recomenzar”, de volver al análisis y al estudio de las situaciones para comprender mejor la naturaleza de los fallos, errores y contratiempos, sólo así estaremos en condiciones de superarnos y de lograr nuestras metas.

En resumen, el optimista no se rinde, se ve capaz de abordar cualquier proyecto porque tiene esperanza y confía en llevarlo a buen fin. Esa esperanza genera confianza en uno mismo, lo cual a su vez genera buenos resultados y con ellos más autoconfianza, la desesperanza en cambio puede llevar al individuo a actuar por debajo de sus posibilidades.

Hace unos días asistimos a un congreso de contract y uno de los ponentes hizo un comentario refiriéndose a la situación actual, nos decía que la mejor forma de combatir la crisis es obviándola, darse cuenta que existe, pero no obsesionarse, ni estar todo el día hablando de ella, pues con esto lo que se consigue es crear una psicosis que hace aumentar el temor de la gente y que aquellos que pueden no gasten, y con ello contribuir a la parálisis de la economía y del comercio.


Somos de la opinión de que la crisis empieza a terminarse cuando empieza el optimismo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter