Bipolar



El titulo de esta entrada nos lo sugirió una noticia que salto a la actualidad hace unos meses, cuando nos sorprendía la noticia y mas aun las imágenes, de un video que mostraba como una constructora china había logrado erigir en tan sólo 15 días (trabajando las 24 horas, eso si,)
un hotel de 30 pisos, doblando con ello su anterior récord, cuando logró erigir un edificio de 15 plantas en seis días.



El video recogía en cámara rápida el proceso desde el primero hasta el último día y obtuvo en cinco días desde que fue colgado en YouTube más de un millón de visitas.


La clave para tardar tan poco tiempo está en los materiales ya que trabajan con módulos prefabricados - las estructuras de la edificación fueron construidas en una fábrica - con lo que prácticamente se trata de ensamblar los diferentes elementos, lo que agiliza todo el proceso, elimina riesgos asociados con el diseño y abarata costos. Y según la empresa, la calidad del edificio no se ve comprometida por la rapidez en que se levanta.


La firma además lo presentaba como un avance medioambiental, ya que su construcción emplea materiales eficientes en el consumo de energía y menos materiales nocivos para la naturaleza, como el cemento o el hormigón.


Y esta inmediatez, esta presión a la que esta sometida nuestra sociedad hoy para obtener resultados en el mas breve plazo de tiempo posible y a la vez la rapidez con al que se producen los cambios hoy en día, cuando todavía no hemos terminado de pagar nuestro ultimo gadget tecnológico y ya ha quedado obsoleto, o la ultima tendencia no ha llegado a ser moda para estar ya pasada de idem, contrasta, o mejor deberíamos decir choca frontalmente, con esa vuelta al pasado y ese interés por recuperar formas de fabricar de otras épocas como os mostrábamos hace unos días en la entrada dedicada a La fabrica de chocolate de los hermanos Mast, o estéticas pasadas como vemos en series de televisión y películas (ahí tenemos las exitosas Mad Men y The Artist y su influencia en otros ámbitos) y por supuesto objetos y prendas siguiendo las actuales tendencias “vintage” en moda y decoración.


En nuestros días conviven, o mejor podemos decir nos movemos - en esa bipolaridad a la que aludimos en el titulo -, entre nuestro amor por los objetos que muestran su belleza a través del paso del tiempo y nuestro afán por aquellos otros que cambian y evolucionan a la mayor rapidez que hemos conocido nunca.


Esto nos recuerda quizá al movimiento Arts and Crafts que surgió a finales del siglo XIX en contraste con la revolución industrial que se empezaba a fraguar en ese momento. Puede que sea precisamente esa nueva revolución, esta vez la digital y tecnológica, la que ha provocado también la añoranza por las cosas echas como antes, como comentamos en nuestra entrada vuelta a la artesania, aunque con la cada vez mas cara mano de obra en nuestra sociedad occidental y su repercusión en el precio final del producto sea casi imposible su recuperación y se queden mas en anecdóticas excepciones.


Aun así, lo cierto es que la emprendiduría que esta surgiendo en nuestro país a raíz de la crisis económica y de empleo se decanta por ello, por crear productos que parecen artesanales pero están hechos con métodos actuales, lo que los deja a medio camino entre una cosa y otra.


Así que a veces, cuando nos da por imaginar como será ese cada vez mas incierto y a la vez apasionante futuro que esta por llegar nos vienen a la mente algunas escenas de esas maravillosas y también exitosas películas de la saga de la Guerra de las Galaxias que se desarrollaban en un futuro en el que también convivían escenarios tan clásicos como La Plaza de España de Sevilla, personajes ataviados con originales vestimentas entre orientales y monacales fruto de una futurista revisión de estética pasadas y por supuesto toda la tecnología que sus creadores eran capaces de imaginar. ¿Será algo así lo que nos espera?

Las imagenes que ilustran esta entrada pertenecen a la "tienda" de menaje y articulos relacionados con la cocina, Estella Koch Lust diseñado por Twelve Studio

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter