El negocio de Halloween




Mañana día 1 de Noviembre se celebra en los países de tradición católica el Día de Todos los Santos o Día de Difuntos. Hasta hace años solo algunos sectores determinados se beneficiaban comercialmente de esta fiesta, era el caso de las floristerías, por la costumbre de visitar los camposantos llevando flores a los seres queridos ya fallecidos, y las pastelerías y confiterías, gracias a los dulces típicos de estas fechas como buñuelos y huesos de santo.



Pero de un tiempo a esta parte hemos ido adoptando otras tradiciones, la mas popular la celebración de la noche de Halloween, llegadas de mas allá de nuestras fronteras, y ahora, gracias a eso y fomentado por el mundo del comercio, aparte de los citados anteriormente, otros muchos se han apuntado al carro. Los más directos, las tiendas de golosinas y chucherías y el textil con los disfraces, que tradicionalmente se realizaban de forma artesanal por los propios interesados.



Pero ahí no se ha quedado la cosa y a ellos se han sumado otros, casi todos los que pueden de alguna manera ofrecer algún producto relacionado, desde fruterías, con su oferta de la tradicional calabaza para decorar, hasta las tiendas de regalos y decoración, con objetos alusivos a la fiesta. Y luego están aquellos, principalmente dedicados al ocio, como parques de atracciones, restaurantes y hasta gimnasios que lo utilizan como gancho y pretexto para atraer clientes. Porque Halloween se esta convirtiendo en la fiesta que reaviva el comercio entre el verano y la Navidad, un poco al estilo de lo que ocurre con el Día de los Enamorados entre Navidad y Semana Santa.



Sobre todo en los últimos cinco años la fiesta de Halloween se ha convertido en un auténtico boom y ya se habla incluso de "un segundo carnaval". De hecho hay tiendas que venden muchos más disfraces estos días que en carnaval llegando a facturar hasta un 20 % de su caja anual. Y lo mismo ocurre con las grandes superficies comerciales donde puede comprobarse ese auge por el amplio surtido de productos para niños y adultos que ofrecen estos días: Golosinas, disfraces, maquillajes, calabazas iluminadas, objetos de decoración para la casa...



Esta claro que esta noche de zombis, brujas y fantasmas, de vivos que se ríen de los muertos se ha hecho un hueco en el calendario festivo español, y eso a pesar de las suspicacias que provoca en la jerarquía católica, que la considera una costumbre pagana.



No en vano, desde hace ya algunos años por estas fechas muchos responsables de la jerarquía católica advierten a sus fieles sobre el riesgo de que puedan desaparecer costumbres cristianas tan "arraigadas y beneficiosas" como la devoción a los santos y el recuerdo a los difuntos.



Se trata de una fiesta cuyos orígenes se remontan a los pueblos celtas que, más de dos mil años atrás, habitaban lo que actualmente es Irlanda, Gales, Escocia o el norte de Francia, y que anunciaba los rigores del invierno.



Siglos después, la Iglesia de Roma declararía el 1 de noviembre como el Día de Todos los Santos, lo que en Inglaterra llamaron el "All Hallows Day". La noche anterior, o "All Hallows Eve", derivó con el paso del tiempo en lo que hoy conocemos como "Halloween".



Pero quizá deberíamos recordar que, con otros nombres y otros ritos, se ha celebrado en España "desde la noche de los tiempos”, pues como decíamos anteriormente, su origen es celta, y el nuestro es, no lo olvidemos, un país cruzado de celtismo. Se trata pues, como muchas otras, de una celebración pagana cristianizada con posterioridad y que supone una afirmación de la vida, al reírse de la muerte. Así que tampoco estaría mal que convivieran las dos, ¿no os parece?

Las fotos y el video que acompañan esta entrada pertenecen a la tienda, diseñada por Yusuke Seki y Jaime Ayón, que la empresa australiana de golosinas Papabubble tiene en Yokohama, Japón.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter