Más Barato !Esto es la guerra!



En estos tiempos de crisis que atravesamos todos los empresarios intentamos ajustar costos para que nuestros servicios o productos sean mas accesibles, porque así nos lo esta pidiendo el mercado. Ha habido una reducción importante de la demanda y la oferta cada vez mas juega la baza del precio como atractivo.



Para cualquier negocio el optimizar el tema del coste de cualquier gasto o servicio es fundamental para su viabilidad. Las empresas lo tienen claro e intentan ahorrar allí donde pueden, a veces incluso en contra de su filosofía de negocio, e incluso rebajando claramente la calidad de sus productos. Esto que son estrategias entendibles en el “low cost” es menos comprensible en el segmento “Premium”.


El low cost que surgio como una estrategia para aumentar las ventas se ha visto catapultado por la crisis económica ante la demanda generalizada de precios bajos por parte del consumidor. El cliente se ha dado cuenta de que hay posibilidades de comprar a menor precio y es muy consciente de lo que está dispuesto a pagar por un producto. Y esto ha hecho que las empresas se replanteen el concepto precio.


Dice el refrán que “nadie da duros a cuatro pesetas” así que esta claro que cuando te rebajan el precio, también te están quitando algo para que ese producto sea mas barato. Hoy en día Internet, las nuevas técnicas logísticas, la globalización, la externalización, la desregulación del mercado laboral… son algunos de los factores que están permitiendo a las empresas reducir costes e impulsando el bajo coste.


Lo ideal seria que el progreso y las nuevas tecnologías nos permitieran abaratar costos y aumentar la calidad, pero todos sabemos que casi siempre es esta última la que sale perdiendo. La clave esta en saber qué quiere el consumidor y ofrecérselo de forma sencilla y eliminando todos los costes innecesarios que no aportan valor al producto y el cliente no aprecia. ¿Pero hasta donde podemos llegar?.


A veces es posible sustituir el material con el que se fabrica un producto por otro similar sin que su calidad se vea seriamente mermada, quizá un poco su apariencia, pero si además escatimamos en su diseño... o en contratar a un personal menos cualificado por abaratar costes creemos que es una equivocación.


Los lectores pensaran que decimos esto porque nuestra actividad profesional se incluye en ese campo, pero no es así. Hay numerosos ejemplos de empresas que así lo demuestran, se puede fabricar un producto atractivo, asequible, con una calidad aceptable y un buen diseño de producto o del punto de venta. Ahí tenemos empresas españolas como Mango, Zara, Mercadona, o internacionales como Ikea, Mc Donalds, etc. por poner algunos ejemplos. Ikea a lo largo del tiempo que ha trascurrido desde su apertura en España ha mantenido siempre una política de precios bajos, consiguiendo un gran éxito. Aunque con los años esta línea de precios haya repercutido en mas baja calidad de algunos de sus productos. Y ¿porque otras firmas de muebles con unos precios parecidos a los de la multinacional sueca no funcionan? Porque aunque ofrecen unos precios similares, sus diseños no están a la altura de los de la primera, que muchas veces no están realizados con materiales demasiado buenos, si, pero es que si lo fueran estarían en otras tiendas de muebles premium.



En cuanto a espacios, tenemos multiples ejemplos, uno de ellos es el grupo Inditex, que tiene un buen diseño del espacio de venta, para dar mas categoria y valor a su producto Low cost.

Si el abaratar precios de coste es general para todas las empresas, cuando se trata de franquicias, la obsesión por abaratar costos puede llegar a extremos muy graves, tanto que pueden llegar a perder toda su entidad y sus productos verse afectados hasta limites insospechados. Y creernos cuando decimos que la presión por abaratar costos en este tipo de negocios es constante a todos sus proveedores, y no para conseguir un mejor precio para el cliente final, sino para aumentar el beneficio de la empresa franquiciadora, que muchas veces parece que lo único que le interesa es ganar dinero a corto plazo, sin tener en cuenta la repercusión de ciertas medidas en el tiempo.


En fin, los ejemplos son muchos. Dentro y fuera de la franquicia. Nosotros creemos que no se trata simplemente de bajar el precio de los productos, sino de crear una estrategia empresarial en torno a ese concepto: el 'low cost'. Reducir costes poco valorados por el cliente para poder ofrecerle así un producto a un precio menor. Ya sea un corte de pelo, un pantalón, unos billetes de avión o un teléfono móvil… la tendencia 'low cost' ha pasado a ser una estrategia con la que ampliar mercado.

Un ejemplo de la impotancia del diseño de espacios la tenemos en tiendas "baratas" pero impactantes como la de esta tienda de niños, Piccino en Valencia, diseñada por Quespacio, que inevitablemente nos ha recordado una tienda de golosinas en Melburne que pusimos hace algun tiempo .

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter