El Paraiso de las Damas I




Cuando recopilábamos datos para la entrada Grandes Almacenes: Los Pioneros leímos sobre un libro que posteriormente, en un comentario, también nos mencionaba nuestro colaborador y amigo Ardilla: "El Paraíso de las Damas" (1883) de Émile Zola, en el que se plasma muy descriptivamente como surge la transformación del comercio a mediados del siglo XIX.



Hemos estado leyendo el libro en cuestión durante esta semana y nos ha asombrando por su actualidad. Documento de una época e ilustrativo de muchas de las cosas que comentamos en este blog, tanto es así que con el trasfondo del libro vamos recordar algunos aspectos y tocar otros nuevos que aparecen en "El Paraíso de las Damas" divididos en varias entradas, una novela imprescindible para todos aquellos a los que les interesa el tema del comercio. Ahí lo tenemos todo, en el contexto del París del último cuarto del siglo XIX: la pugna entre el pequeño y el gran comercio textil y de complementos; marketing; publicidad; escaparatismo; logística; el punto de vista empresarial, el del personal, el de los fabricantes y proveedores, el de los clientes; el sector de distribución, todo, en fin, aparece analizado desde una óptica que sorprende por su modernidad y actualidad.



Como ya comentamos en la entrada de Grandes Almacenes: Los Pioneros, entre 1852 y 1869 se inauguraron en París los grandes almacenes, Le Bon Marche, Les Magasin du Louvre, Le Printemps, La Belle Jardinere y La Samaritaine. Algunos de ellos aparecen en la novela junto con el de ficción que es el protagonista de la novela “El Paraiso de las Damas”.



Según nos hemos informado desde 1869 sintió Zola la tentación de escribir una novela sobre la influencia de estos nuevos comercios en la clientela femenina de la burguesía y empezó a recoger documentación para ello. A ese propósito sumó el de dejar constancia de la lucha entre el gran comercio y los pequeños comerciantes que representaba para él a la sazón el enfrentamiento entre dos conceptos diferentes de la vida. Y quiso también que la novela fuese un canto al progreso y una exposición del papel de la banca en el florecimiento de una nueva economía.



La novela esta basada en dos hechos reales, por un lado el matrimonio de Cognac, fundador de La Samaritaine con una de sus empleadas de la sección de lencería y por otro lado, el caso de Auguste Hériot, un hábil comerciante que en menos de 20 años pasó de montar Les Galeries du Louvre en el sótano del Hôtel du Louvre a adquirir todo el inmueble y convertirlo en los Grands Magasins du Louvre.



También hemos sabido que trató el tema del comercio anteriormente en otros dos libros (estos todavía no los hemos leído) "Naná" (1880) donde nos describe las galerías comerciales parisinas de "El Pasaje de los Panoramas", con sus escaparates y tiendas de todo tipo: bisutería, modistas, confitería, chocolatería, papelería, frutería, perfumista, restaurantes, etc. Y sobretodo en "El Vientre de Paris" (1873), donde el protagonista es el Mercado Central de París (Les Halles). El comercio al detalle y el comercio mayorista; las tiendas y los puestos; las subastas y el regateo; los colores, olores y ruidos del mercado; sus pabellones, instalaciones, galerías e iluminación; los clientes y los vendedores; el abastecimiento y el transporte; los horarios; en fin, todo lo concerniente a la actividad del comercio en sus sectores de flores, fruta, lácteos, aves, carne y pescado, en los que el autor se recrea.



Tanto "El Vientre de Paris" como "El Paraíso de las Damas" remiten a dos elementos fundamentales en la configuración del espacio urbano: el mercado de abastos y el almacén de novedades, que de siempre articulan la ciudad, sea antigua, medieval o moderna. Y su nueva arquitectura de hierro y cristal que contrasta con las anteriores de madera, ladrillo y piedra y marcan una nueva forma e construir, una revolución también, que se perfila como una construcción moderna, con grandes escaparates, mucha luz, espejos y cristal en contraposición con el paisaje urbano tradicional oscuro y pesado.

Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden a fotos historicas de los Almacenes Printemps en Boulevard Haussman Paris, de los que hace unos dias os mostramos su nueva imagen.

4 comentarios:

  1. Gracias por la cita, y sobre todo por lo de amigo. Lo mismo siento, de verdad.

    Zola es una maravilla. Como estudie en el Liceo Frances, lo lei al principio por imposicion, pero en seguida me engancho. "El vientre de Paris" es alucinante y da mucha pena pensar que no hace tanto se tiro el mercado de Les Halles. A mi me gusta conservar los edificios que lo merecen, pero tampoco soy un fundamentalista del cosnervacionismo al precio que sea. Ahora bien, tirar Les Halles fue un error urbanistico, cultural y social (da miedo pasearse por el actual centro comercial) de primer orden.

    Precioso Printemps. No conocia esas fotos. Y gracias de nuevo (Y no me dejan comentar como squirrel,a si que vuelvo a mi identidad de origen).

    ResponderEliminar
  2. Breck, pues si, seria una amistad a la antigua usanza pero en la era 2.0, es decir una amistad epistolar pero en la era de Internet, cambiando las cartas por mails y post. Parece que han cambiado tanto las cosas y estamos como siempre... pero bueno, amistad al fin y al cabo.

    No se trata de irse a los extremos, ni conservarlo todo ni tirarlo todo , pero sí, se han cometido autenticas atrocidades y no sólo en nuestro país, parece que fuera tambien cometen errores.

    Tienes razon con zola, es fantastico y escribe tan bien, ya nos has picado la curiosidad y leeremos pronto el Vientre de Paris.

    Tus comentarios siempre bienvenidos y agradecidos, vengan de parte de Breck o de Ardilla (que esquizofrenia, no?)

    ResponderEliminar
  3. El libro de Zola es una de mis asignaturas pendientes, vuestro post me lo ha recordado, y también el disgusto que me llevé cuándo cerraron La Samaritaine, otro precioso lugar.
    Estupendas fotos.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  4. mcarmen, el libro es estupendo, y sobre todo para la gente que de alguna manera estamos dentro o relacionados con el mundo comercial. Es una lastima esos lugares o edificios que se dejan en el olvido y caban deterirandose o peor, destruyendose (sin motivo claramente justificado).

    Saludos

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter