Oportunidades de Negocio




En nuestro quehacer diario o paseando por las calles de nuestras ciudades y barrios vemos como a lo largo del pasado año se han ido cerrando muchos negocios que a duras penas se mantenían y como otros les toman el relevo, van transformando así la ciudad, que es algo vivo que no se detiene.



Me imagino que, como todos (o quizá sólo somos nosotros por deformación profesional), cuando vemos que se ha abierto un nuevo establecimiento comercial, lo observamos y vemos sus virtudes y defectos, y consciente o inconcientemente nos decimos si lo creemos acertado o no, y el tiempo que le damos de vida. Por regla general en nuestro caso no nos solemos equivocar, y en ocasiones cuando el negocio en cuestión no nos parece acertado nos preguntamos por qué si para nosotros es tan obvio esto no lo es para el empresario que se embarca en él. Quizá la razón es que cuando se trata de nuestros propios asuntos nos volvemos menos objetivos o que se trata de una cualidad o defecto que solo nosotros poseemos, cosa que no creemos.



Otro de los aspectos a observar, este a más largo plazo, es como evoluciona un negocio a lo largo del tiempo: la atención a los clientes, la mercancía, su adaptación a nuevas circunstancias, etc. Y este aspecto si que ha cambiando mucho desde hace 20 años hasta nuestros días.



Antes cuando algún emprendedor abría una tienda o negocio no pretendía conseguir grandes beneficios inmediatamente, sabía que si tenía una buena idea era cuestión de tiempo y trabajo que el negocio fuese ampliándose poco a poco y se conformaba con tener un buen sueldo, - algunos meses incluso con algún beneficio extra - e ir pagando gastos. Pero a partir de un momento de los años 90 se produjo un cambio y parecía que si montabas un negocio y éste no te aportaba grandes beneficios casi inmediatamente el esfuerzo no merecía la pena. A esto se le llamó política empresarial del pelotazo, y se veía sobre todo en los negocios relacionados con la intermediación y la construcción, incluso muchos empresarios que habían ahorrado algún dinero se metían a promotores y en negocios relacionados con la promoción de viviendas, deshaciéndose de sus antiguos negocios, en los que les hicieron falta muchos años y trabajo para conseguir los mismos beneficios que se generaban en el otro campo en poco tiempo. Por suerte o desgracia esta crisis que estamos pasando parece que esta volviendo a poner las cosas en su sitio.



Otra pauta que podemos observar es como algunos empresarios abren negocios de los cuales desconocen casi totalmente su funcionamiento porque esperan obtener mas beneficios con menos trabajo que con los los que ya poseen (este tipo de empresario esta con mucha frecuencia detrás de las aperturas de nuevos establecimientos del textil y la hostelería, donde se tiene la idea equivocada de que es fácil hacer dinero). Por regla general estas iniciativas acaban fracasando. No tenemos que olvidarnos en ningún momento que detrás de un éxito empresarial, hay mucho trabajo, dificultades, épocas de austeridad, etc. , y sobre todo conocimiento, aprendidos de una u otra forma, (estudios, lecturas, años de practicas y aprendizaje, etc.).



Estos planteamientos han motivado que se abandonen muchos de los negocios tradicionales y de barrio en los que se obtienen pocos beneficios y a largo plazo y que muchos empresarios solo aspiren a grandes negocios con grandes beneficios. Circunstancia esta que ha sido aprovechada por ciudadanos orientales - que tienen la mentalidad del trabajo y el esfuerzo que nosotros tuvimos en otra época- para hacerse con este tipo de negocios y tener éxito. Hemos tenido que escuchar todo tipo de quejas y argumentos contra estos negocios a empresarios nacionales (este tema lo tratamos en una entrada antigua titulada Comercio Minorista Oriental, un discurso similar al que escuchamos cuando llegaron los centros comerciales a las ciudades. Igual que en ese momento el pequeño comercio se especializo y se reinvento es el momento de hacer algo similar al respecto, mirar hacia delante y encontrar nuevas oportunidades y formas de enfocar esos negocios.



Por otra parte hemos tenido conversaciones con otros empresarios, propietarios de grandes tiendas y de otras pequeñas tiendas de barrio, que nos reconocían que, proporcionalmente, les eran mas rentables algunas de las pequeñas porque, aunque facturaran una cantidad mucho menor, los gastos eran muy escasos, con lo que el porcentaje de beneficio por facturación era mas alto, se benefician así de la gran maquinaria de la empresa con tiendas en el centro de la ciudad, estas con multitud de gastos y facturación, pero proporcionalmente con menores beneficios. También reconocían, eso sí, que de no ser por las grandes tiendas las pequeñas podria ser que no venderían lo que vendían (sinergias).



Sirva esta entrada como introducción a una nueva sección que inauguramos hoy en la que vamos a intentar dar algunas ideas sobre diferentes tipos de negocios, llamémosles “de barrio”(clasificados por sectores), y la posibilidad que, a nuestro entender, hay en el mercado para abrir otros de las mismas características y de que estos funcionen o no, dependiendo del diversos aspectos. Esta nueva sección se va a llamar “Oportunidades de Negocio” y esperamos que os sea útil e interesante.

Las imagenes que ilustran esta entrada pertenecen a las oficinas centrales de la firma de zapateria Topline Corporate Headquartes diseñadas por el estudio nbbj.

2 comentarios:

  1. Aunque soy muy joven, me acuerdo del miedo e incertidumbre que trajo para muchos la llegada de los grandes centros comerciales a las ciudades. Muchos pequeños establecimientos incluso cerraron dándose por vencidos muy pronto. Sin embargo, yo creo que pueden ser compatibles estos dos tipos de negocio, ya que ofrecen dos formas distintas de comprar, y productos diferentes. Pero hay que reinventarse continuamente. Creo que en muchas ocasiones los negocios se aprovechan de las buenas épocas y pretenden que la gallina de los huevos de oro continúe eternamente, y no es así. Hay que reinvetarse. Ser creativos, y aprovechar las nuevas coyunturas para ello. Sé que la teoría siempre es muy fácil de escribir, pero no creo que sea tan complicado llevarlo a la práctica. Son negocios distintos, con productos distintos y un target diferente. Sólo hay que buscar cómo venderse para llamar la atención sobre este público. El camino del éxito es largo y difícil.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Yoly, efectivamente, son dos conceptos de negocio y se ha demostrado que pueden convivir, en muchas ocasiones se trata de miedo a lo desconocido y como tu dices a veces es un revulsivo para hacernos cambiar, para innovar y no quedarse estancado.
    Y por supuesto como muy bien dices se pude alcanzar el exito, pero como en todo hay que trabajarselo mucho.

    El otro dia en una entrevista a Alex Rovira, comentaba que nos habian hecho creer que todo se podia conseguir sin esfuerzo: perder kilos, aprender cosas mientras se duerme,etc.. y que no es verdad, que todo cuesta trabajo y esfuerzo

    Gracias por tu comentario y un saludo

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter