Alma


Nuestra entrada de hoy es mas bien una reflexión por escrito después de algunas lecturas de estos últimos días. Repasando una entrada reciente dedicada al Wabi-Sabi , llegamos a la conclusión de que quizá en el fondo a lo que ese termino hace referencia es al “alma” de las cosas.

La palabra “alma” normalmente se refiere a una parte espiritual de los seres vivos pero también se puede atribuir a objetos y a espacios. Buscando en el diccionario una de las acepciones de alma dice: “Lo que da fuerza, espíritu y aliento a alguna cosa”.

También nos llama la atención un párrafo que hemos leído en un libro de Peter Zumthor en el que hace diferentes reflexiones sobre la arquitectura y en una de las cuales dice:

Estamos alrededor de la mesa de dibujo y hablamos sobre un proyecto de un arquitecto que todos nosotros estimamos. Lo encuentro interesante en distintas facetas, pero en conjunto no me gusta nada. Al escudriñar las posibles razones de aquella impresión mía las encontramos en la explicación de sus particularidades, pero sin llegar a un juicio de conjunto, hasta que de pronto uno de los jóvenes arquitectos que toma parte en la tertulia dice “desde la perspectiva de las razones técnicas, constructivas y otras de distinto signo, este edificio es interesante el problema es que no tiene “alma”“


Reflexionando sobre esta anécdota y trasladándola a nuestro campo pensamos que es cierto que al igual que a un edificio le puede faltar alma a un interior también le puede ocurrir lo mismo.
Hemos comentado en repetidas ocasiones la importancia del ambiente, de la atmosfera cuando entramos en un interior; las sensaciones que nos produce, la primera impresión que nos transmite, pero creemos que tras esto se debe también notar o sentir su alma.
Quizá su alma esté en lo autentico, lo bien hecho, en los detalles, la honestidad en contra del artificio, en “el gusto y/o el buen hacer “ con el que esta diseñado y ejecutado un interior, un ambiente. Pensado en principio para cumplir una función y realizado también para que el ser humano se sienta a gusto dentro de él.

Cosas sencillas, practicas y hermosas, tomadas como punto de partida para la elaboración de la forma y distribución del espacio. Cuidado de los pequeños detalles, los despieces, juntas y encuentros. Elección de materiales, colores y texturas, etc. Exactitud del detalle para obtener el resultado que se pretende lograr.

A veces estas formas de ejecutar, de ser “honesto“ son mas costosas que otras y ahí empieza la discusión con el cliente, que en ocasiones (demasiadas por desgracia en estos tiempos), no tiene esa mentalidad y al que lo único que le importa es la economía, y abaratar costos, técnicas de construcción corrientes sin grandes complicaciones ni grandes desembolsos. Al final lo que sucede en algunas ocasiones es que se esta vendiendo el alma de un interior por dinero.

Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden al Stand de Alyson Magee en la Feria de Optica Silmo en Paris Diseñado por Trust in Design

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter