Mirando Atras - Premios Anuales al Mejor Comercio de Barcelona 1902 -1903



Hace unas semanas buscando documentación para nuestras entradas sobre el comercio tradicional de Barcelona dimos con una página de Wikipedia que nos pareció muy interesante. En ella se habla del Concurso de Edificios Artísticos de la Ciudad de Barcelona
que fue instaurado por el Ayuntamiento el 23 de junio de 1899 para premiar al mejor edificio construido anualmente en la ciudad. Aunque interesante para ver la evolución de la ciudad, lo que realmente nos llamó la atención es que a partir de año 1902, se creó una categoría para galardonar al mejor establecimiento comercial de la ciudad.


Su concesión, con algunas interrupciones, se produjo hasta 1930. En 1916 se otorgaron simultáneamente los premios de 1913, 1914 y 1915 debido a que el jurado no se había reunido en ese período. A partir de 1917 se modificaron las menciones para poder acoger mejor la proliferación de obras de calidad presentadas. En total, se premiaron más de sesenta inmuebles y locales, buena parte de ellos coincidiendo con el período álgido del modernismo, que es la etapa durante la que esta distinción tuvo más prestigio.


Como nos parece un documento interesante en la historia del comercio de esa ciudad y de nuestro país y creemos que puede haber motivos de interés por parte de nuestros lectores vamos a dedicar durante lo que nos dé de si y dependiendo de la documentación que encontremos algunas entradas a esos premios dentro de la serie Mirando Atrás que ofrecemos algunos viernes en el blog. En cada una de ellas iremos enumerando varios años y las ilustraremos con fotos si las hubiera del local premiado y algún comentario sobre la obra.

En esta primera entrega empezamos con los premios de 1902 y 1903


1902.-

Primer Premio - Bar Torino en Paseo de Gracia 38 - Su apertura se realizó en el año 1902 y cerró sus puertas en el año 1911. Fue una obra hermosa del modernismo. Intervinieron en el proyecto Pere Falqués, Josep Puig i Cadafalch, Ricard de Campmany, Antoni Gaudí, Michael Thonet etc. Cuando cerró la fachada fue desmontada y traspasada al restaurante Grill Room de la calle Escudillers. Algo bastante "corriente" en aquella época, como pasó con la casa Trinxet, hasta que se fué perdiendo definitivamente.


El bar era propiedad de Flaminio Mezzalama, italiano, y dicen que allí se servía el mejor vermut de Barcelona.

Pasado el tiempo en esa misma ubicación estuvo durante muchos años la joyeria Roca – a la que ya dedicamos una entrada – recuperada en nuestros dias por y para la firma TOUS.


Mención - Perfumería Ideal en la Calle Gran Vía 642 - No hemos encontrado datos sobre su autoria ni descripción del local, sólo la fotografía de la fachada.


1903.-

Primer Premio - Hotel España en la Calle Sant Pau 9-11 - Autoria Lluis Domenech i Montaner. Ha llegado hasta nuestros días con una conservación correcta por lo que hay muchas imágenes que podéis encontrar si buscáis un poco por la red. Recomendamos esta página Web de la revista Hola con estupendas imágenes en las que se aprecia como está el hotel en la actualidad y como han sabido integrar los elementos antiguos y modernos. Para no alargarnos demasiado nosotros solo ponemos una muestra de fotos de la época.


Los hermanos Joan y Pau Riba, habían abierto la "Fonda España" hacia 1850, siendo ampliada en 1903 para convertirla en el Hotel España. La transformación hecha por Domènech es realmente admirable; la entrada tiene columnas de mármol, esgrafiados y luces de latón con marcado estilo modernista. Destaca un impresionante hogar de mámol modelado por Eusebi Arnau y cincelado por Alfonso Juyol, representando el paso del tiempo entre el nacimiento y la vejez y coronado por un gran escudo de España.


Segundo premio - Se entregó al Café restaurante Maison Dorée en Plaza Cataluña 22, obra de August Font i Carreras. En 1897 los hermanos G. y M. Pompidor “fondistas” de Tarrasa de ascendencia francesa inauguran la Maison Dorée. Pronto se convirtió en el establecimiento de más clase y calidad de la ciudad.

Este establecimiento fue uno de los restaurantes más lujosos y suntuosos de Barcelona, un restaurante con clase que acogió a toda la intelectualidad barcelonesa.


En sus salones se celebraron fiestas y fue lugar de tertulias y donde concurrieron personalidades tales como Santiago Rusiñol, el arquitecto Puig i Cadafalch, Isidoro Nonell, Ramón Casas y un largo etcétera. El rey Alfonso XIII iba siempre que estaba allí y era el punto de encuentro de la mejor sociedad.

Su decoración confusa, pero elegante le daba un ambiente de suntuosidad y alegría. Se puede decir que este restaurante rememoraba al otro del mismo nombre que existía en París y que llegó a ser el mejor de la capital de Francia en el Segundo Imperio. Fue el primer local que instalo unan puerta giratoria. Y se “rumoreaba” que la energía creada por los clientes al entrar y salir se aprovechaba para hacer funcionar la máquina que molía el café, situada en el sótano. También introdujo el té, anunciándolo con el rótulo “Five o’clock tea a las siete de la tarde”.


Este establecimiento barcelonés tuvo al gran chef Blancher en la dirección de su cocina quien hizo famoso sus macarrones a la italiana, que estaban aromatizados con trufas, tal y como lo exigía en Francia el comilón compositor de ópera Gioacchino Rossini.

El cubierto de sus primeros años, que constaba de cuatro entradas, costaba un duro (cinco pesetas) y han quedado referencias de ser pantagruélico.


Cerro en 1918 pero su fama motivo que se empleara el mismo nombre para otro abierto en el nº 7 de la misma plaza que no alcanzó sin embargo la misma categoría.



Este año se dio una Mención a la Tienda de objetos artísticos Masriera i Campins situada en Calle Ferran 51. Obra de Víctor Masriera de la que no hemos encontrado documentación aparte de esta fotografia de la fachada.


Esperamos que esta serie que comenzamos hoy sea de vuestro agrado e interés y así nos lo hagáis saber a través de vuestros comentarios.

2 comentarios:

  1. Transito inicial, muchas gracias y bienvenida.

    Es el primero de una serie que esperamos os guste, a nosotros nos ha parecido curioso e interesante. No sabemos si resultaremos un poco pesados con estas cosas, pero es que hemos encontrado espacios que nos parece muy interesantes recordar, en estos momentos en que las modas miran mucho hacia atras a todos nos puede venir bien, recordar lo que sucedio en otra época y como eran esos espacios que ahora añoramos, por si nos puede "inspirar" a la hora de crear nuevos diseños.

    Un saludo,

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter