Observar para Cambiar



Hasta hace algunos años nuestra experiencia en el sector del retail alimentación era bastante escasa, y se reducía a un ámbito mixto con otro tipo de negocio, nuestro ámbito de actuación era fundamentalmente el “no food” (negocios no relacionados con la alimentación y hostelería)



En un momento de nuestra trayectoria profesional un cliente que tocaba varios campos del retail como eran la venta de tabaco, licores, hostelería, etc. y al que ya habíamos realizado varios trabajos, nos propuso un nuevo proyecto: había comprado un gran local y quería montar un negocio de supermercado pero diferente y renovado, y había pensado en nosotros para realizar un tipo de proyecto diferenciador.


Tras algunas reuniones en la que nos expuso las necesidades y los requisitos a cumplir para el mismo y visitar algún otro pequeño supermercado que también regentaba, nos pusimos manos a la obra. La primera idea que nos vino a la cabeza fue la de cuestionarnos la colocación del mismo tal y como tradicionalmente se venía planteando - el porqué de los aburridos lineales de producto continuado-; algo que ya había cambiado en la confección hacia unos años cuando se paso de colocar las tiendas por secciones a hacerlo por colecciones. Si esto había funcionado muy bien en el retail y ya son prácticamente inexistentes las tiendas que colocan así su producto ¿por qué en alimentación se seguía haciendo lo mismo?.


¿Por qué pasillos lineales impersonales donde tenían cabida todos los productos y no unos espacios mas delimitados - por lo menos en las zonas mas próximas a la pared- donde crear pequeñas secciones mas atractivas y variadas con familias de productos, y dejar los lineales para el centro de la tienda?

Así lo propusimos, y aunque el responsable de los supermercados se mostró reticente (las innovaciones no siempre son bien recibidas por los profesionales que llevan años con los mismos planteamientos) tras varias discusiones e intercambio de opiniones se llego, con alguna pequeña variación, a una solución de su agrado. El tiempo nos dio la razón y las ventas de ese pequeño supermercado así los confirmaron.


Ya hemos dicho en alguna ocasión que por cuestiones de precio y márgenes el negocio del food esta mas atrasado que el negocio del retail, por lo que plantearnos traer conceptos y formas de actuar de uno a otro no resulta descabellado.

Innovar es hacer algo que ya hacías pero de una manera diferente, que resulte más atractiva. Uno puede innovar en productos, en formas de hacer las cosas, en procesos, en diseño, etc. hay muchos tipos de innovación.


Uno de los aspectos que menos se ha cuidado dentro de los supermercados que podríamos llamar “normales”, no aquellos que podríamos calificar de “delicatesen” o “gourmet”, es del interiorismo. La mayoría se han preocupado siempre más por los precios y la funcionalidad dejando en muchos casos la estética de lado, con un diseño practico era suficiente. En muchos casos incluso parecía que con unas estanterías económicas donde exponer un producto también de bajo precio era suficiente, tal era el caso en un momento determinado de los supermercados Dia, por poner un claro ejemplo. Pero el problema surge cuando varios supermercados llegan a un precio similar, necesitan valores añadidos que aumenten sus ventas.


Como leíamos el otro día, en el ámbito de supermercados además de todo lo comentado hay otro tema fundamental: la situación del mismo. Normalmente vamos a realizar la compra al que más nos gusta y nos queda relativamente próximo, pero si no nos gusta y es cercano, a veces nos sacrificaremos y compraremos en él a la espera de poder desplazarnos a otro para realizar la compra semanal o mensual.


Si hace unos años el lujo y la calidad en alimentación se relacionaba con espacios amplios y arquitectónicos donde el protagonista era solo el producto, ahora, como en todos los ámbitos, las modas han ido cambiando y la preocupación por el medio ambiente y las nuevas tendencias en interiorismo se están abriendo paso también en este sector haciendo que se imponga un interiorismo mas cuidado, de aspecto mas artesano, lleno de detalles, de complementos que ayuden a crear ambientes en los que exponer los productos. Ambientes que diferencien las secciones unas de otras, que nos ayuden a distinguirlas y nos sumerjan en la tipología del producto.


Y es que la novedad no falla nunca como camino-solución tanto para fidelizar clientes como captar a nuevos. A todos nos gusta lo nuevo por la curiosidad innata del ser humano, nos sentimos atraídos por las cosas que nos sacan de la monotonía y que nos llaman la atención.

Sabiendo que la novedad estimula la compra, es fundamental incorporar este aspecto en nuestros negocios, bien sea con nuevos productos o nuevos servicios, o nueva decoración, o nuevo escaparate, o nuevas promociones, o nueva forma de presentar u ofrecer nuestros servicios o mercancías. Lo importante es llamar la atención de nuestros clientes.


Como ya hemos dicho también en otras ocasiones parece que si algo bueno tienen las épocas de crisis es que en ellas afloran las mejores ideas porque estamos en situaciones límite. Lo que tenemos frente a una crisis es miedo al cambio, desorientación, desconocimiento de cómo hacer para encontrar nuevas ideas, nuevas soluciones y nuevos caminos que nos lleven a flote. En la innovación y la creatividad, sumadas a la gestión, y una motivación fuerte por “salir del pozo”, tras analizar lo que nos ha fallado, están la solución para superar la crisis.


Hay que revisar de nuestros negocios para determinar qué mejorar, qué cambiar, qué eliminar, porque la sociedad, el mercado, el entorno económico, etc., han cambiado. Debemos hacerlo todos, los grandes y los pequeños.

Las imagenes que ilustran esta entrada pertenecen al Centro Comercial Alda Central Market en Abu Dhabi diseñada por Foster & Asociados inspirados en mercados de abastos tradicionales mediterraneos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter