Copiar hasta las Tiendas



Nos imaginamos que a estas alturas muchos de vosotros ya conocéis la noticia de las falsas tiendas de Apple en China, Si, así tal cual lo leéis, no de productos de Apple, sino de las propias tiendas. Más o menos la noticia es esta:


Una bloguera estadounidense, residente en Kunming, en la provincia china de Yunnan, publicó un post con fotografías de tres negocios que se hacían pasar por auténticas tiendas Apple. Los empleados, que vestían camisetas azules con el logo de la compañía y el identificador que los distingue colgado al cuello le dijeron, convencidos de ello, que trabajaban para Apple.


Apple tiene cuatro tiendas oficiales en China, dos en Beijing y dos en Shangai, pero ninguna en la citada ciudad, donde 13 comercios sí están autorizados para la reventa de sus productos, pero éstos no aparecían en la lista.

Al parecer los precios de los productos a la venta son similares a los que se pueden encontrar en las verdaderas tiendas de la multinacional en Estados Unidos, aunque no dejan muy claro si los productos que se venden allí son realmente originales. En esas "falsas tiendas" los productos están también accesibles para el cliente en las habituales y largas mesas de madera y hasta tienen una gran escalera de caracol que comunica la planta calle con la primera que recuerda muy mucho a algunas de las tiendas autenticas.


Según señala la blogger hay algunos detalles que no han sido cuidados con tanto esmero, como que en las verdaderas tiendas Apple no hay un cartel con las palabras “Apple Store” en la fachada del establecimiento (en su lugar aparece solo el logo de la manzana). Otros detalles que las delatan son que las escaleras son de baja calidad, las paredes no estaban pintadas correctamente y que en las etiquetas de identificación que cuelgan del cuello de los vendedores, en lugar del nombre podía leerse simplemente “Personal”.


La noticia ha tenido tanto eco que la reacción no se ha hecho esperar y tras una investigación en 300 establecimientos, las autoridades localizaron cinco tiendas que usaban la marca Apple Store sin autorización de la compañía. Dicen que las cinco tiendas vendían auténticos productos de Apple, pero dos fueron cerradas por carecer de licencia de apertura (no por denuncia de plagio) y curiosamente las tiendas protagonistas del reportaje no figuran entre las cerradas.


Este caso, que ha llamado mas la atención por ser quizá la compañía de la que se trata, parece que no es un hecho aislado y así lo demuestra la proliferación de tiendas falsas en aquel país lo que subraya el lento avance que el gobierno chino muestra por combatir una cultura generalizada de la piratería y la producción generalizada de productos engañosos.


Esto que a nosotros nos parece increíble y que parece el colmo en cuanto al tema de las copias y falsificaciones hay que entenderlo desde su punto de vista: para ellos, si un modelo vale, lo lógico es copiarlo. Para entender esto os remitimos a otra entrada anterior titulada “Glocal” donde para comprender el sentido que para ellos tiene copiar citábamos una experiencia de Benedetta Tagliabue mientras se construía el pabellón en Shangai que lo explica a la perfección.

En esa misma entrada citábamos unas palabras de Carlos Barrabés que también ilustran muy bien la forma de pensar china: “esa industria no da valor a la creación, crear les parece inútil, pues se va a copiar al momento de conocerse”.


Precisamente, por ahora y gracias a ese pensamiento, a esa manera de ver las cosas, todavía quedan oportunidades para la industria europea y occidental. Como decíamos también al finalizar la entrada “Cuentos chinos”: la única posibilidad de supervivencia profesional es profundizar en el valor añadido. Utilizar a fondo la creatividad y el amplísimo conocimiento tecnológico que posee Europa para no perder el tren de la competitividad ni ser arrollados por la máquina productiva china.

Hace unos días también nuestra amiga María Zamalcoa de visita en Shanghai a través de su twitt nos decía “ Visitando malls he encontrado una tienda de falsificaciones con precio de auténticos”


Y es que copiar (bien) también tiene merito, os recordamos aquel interesante y simpático articulo de La Vanguardia sobre la creatividad china que ya mencionamos en la citada entrada “Cuentos chinos”, en él se decía que, según un funcionario de aquel país:“ las copias de los productos que se realizan en China deberían estar protegidas por la propiedad intelectual, ya que no son simples copias, sino que tienen su propio valor añadido. Para sostener su afirmación decía que el simple hecho de tener que reproducir un producto original sin que se note la diferencia supone todo un arte y que debía ser tenido en cuenta”.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter