Paseo de Gracia



Hace un par de semanas tuvimos que desplazarnos a Barcelona, el motivo era el seguimiento de una de las obras que estamos realizando y que ya esta a punto de concluir. Después de ello y como aun nos sobraba algo de tiempo y disfrutábamos de un día casi primaveral, nada que ver con las temperaturas que tenemos ahora, decidimos dar un paseo, y fue una gozada ir de eyeshoping por la ciudad condal.

Cuando paseas por Barcelona te das cuenta de lo arraigada que esta la cultura del comercio en esa ciudad, y por qué cuando cualquier firma internacional se plantea abrir en España opta para testar dicha ciudad.



Barcelona es mas pequeña que Madrid y se nota y aunque existen varias zonas muy comerciales, lo mas relevante sucede en Diagonal, Paseo de Gracia (y algunas calles adyacentes), hasta llegar a Plaza Cataluña, sin olvidarse de la zona de Puerta del Ángel y las Ramblas, siempre mas populares.

Lo cierto es que desde hace unos años cuando deambulas por Paseo de Gracia siempre encuentras cambios en sus comercios, firmas que ya no están cuyos locales han sido conquistados por otras marcas. Paseo de Gracia se ha convertido así en uno de los escaparates mas importantes para cualquier firma, sea del ámbito que sea. Estar allí es signo de prestigio y posibilidad de ser observada por el numeroso publico, turistas y compradores que por allí transita.



El problema es que, como pasa en muchos casos, la demanda de locales es mayor que la oferta y como consecuencia sus precios son muy elevados, y aunque se venda bastante no siempre resulta rentable. Es por ello por lo que después de varias temporadas las firmas se replantean su permanencia o el abandono de esta privilegiada ubicación por otra mas modesta pero a veces mas rentables económicamente.

Solo algunos locales “ de los de siempre” permanecen, pues son propiedad de las marcas o tienen alquileres que aunque se han ido actualizando no llegan a lo que se pide por otros, a pesar de la crisis que atravesamos, pero a veces ni aun así, hemos leído en estos últimos días que dos locales emblemáticos van a dejar de existir, uno de ellos es Gonzalo Comella, que se rumorea va a convertirse en la nueva sede de Armani, y el otro es Furest, en cuya fachada se ha colocado un cartel anunciando “liquidación por reforma” que no aclara bien si permanecerá la tienda pero con otro aspecto o bien si también cambiara de firma, pues como hemos comentado en otras entradas las tiendas multimarca no están atravesando por su mejor momento y muchos especulan que mas pronto que tarde acabaran desapareciendo.



Como cometamos en la entrada que titulábamos “Emplazamiento”, el encontrarse en una ubicación privilegiada es fundamental para un negocio, pero cuando esto lleva unido el lastre de un alquiler demasiado elevado, como parece ser ocurre en Paseo de Gracia, esto puede hacer en ocasiones inviable el negocio, a pesar de las ventas que se produzcan precisamente por gozar de tan buena ubicación.

Esto nos ha recordado algo que no hace mucho leíamos en el libro “El Economista camuflado”:

Imagina una frontera agreste con pocos colonos y una gran cantidad de tierra fértil lista para el cultivo. Un día un joven aspirante a agricultor llega al pueblo y ofrece pagar un arrendamiento a cambio del derecho a cultivar un acre de buena tierra. Todos coinciden por lo que respecta a la cantidad de cereal que produciría un acre de tierra, pero no pueden decidir cuanto deberían cobrarle…. Cada uno de estos propietarios preferiría cobrar arrendamientos bajos a no cobrar nada, por lo que cada uno de ellos ofrecerá un precio menor que el de sus rivales.



El poder de negociación proviene de la escasez, los colonos son pocos y las tierras abundan, por lo tanto los propietarios no tienen poder de negociación.

Si con el correr de los años muchos inmigrantes siguieran los pasos del agricultor, la cantidad de buenas tierras libres disminuiria hasta que no quedara ninguna…

Sin embargo llegara el día en que un aspirante a agricultor, llamémoslo Bob, llegue al pueblo y se encuentre con que ya no queda tierra fértil disponible, La alternativa, seria cultivar las tierras de monte bajo, de menor calidad pero abundantes, no es atractiva. Entonces, Bob ofrecerá una buena cantidad de dinero a cualquier terrateniente para que desaloje a cualquiera de los otros agricultores que estén trabajando la tierra a cambio de un alquiler bajo, y le permita hacerlo a el en su lugar. Igual que Bob esta dispuesto a pagar para arrendar una buena porción de tierra en lugar del monte bajo, todos los agricultores de la pradera también estarán dispuesto a pagar mas para no tener que irse. Todo ha cambiado, de pronto los propietarios han obtenido poder de negociación. Porque los agricultores son relativamente muchos y las buenas tierras relativamente escasas.



Esto significa que los terratenientes podrían aumentar el valor de los arrendamientos ¿Cuánto? Tendrá que ser lo suficiente para que los agricultores ganen la misma cantidad de dinero al trabajar las buenas tierras, pagando un arrendamiento, que al cultivar el monte bajo, de menor calidad pero gratis o de menor precio.

Si el terrateniente intenta cobrar mas, el arrendatario dejara su terreno para cultivar en monte bajo…. Y esto solo es el principio pues puede ocurrir lo mismo con el monte bajo y tener que llegar a la pradera menos productiva pero mas barata.



Por lo tanto el valor del arrendamiento de los mejores terrenos será igual a la diferencia entre el producto de la cosecha de ellos y cualquier otro que se encuentre disponible, a libres o un precio menor. Los economistas llaman a estas tierras “ tierras marginales” debido a que se encuentran en el limite entre ser o no cultivadas.

Sabemos que los costes de arrendamiento de las mejores tierras determinan por la diferencia de fertilidad que existen entre estas y las tierras marginales. Entonces, una razón obvia por la que los arrendamientos pueden ser altos seria que las mejores tierras producen cosechas relativamente muy valiosas en contraste con las tierras marginales…



Recuerda que el valor de arrendamiento de las buenas tierras se establece sobre la base de la diferencia entre la productividad de estas y la productividad de la tierra marginal…

Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden a dos tiendas de Stuart Weitzman en España, la de Madrid en la Calle Ortega y Gasset y la de Barcelona en Paseo de Gracia, con un local dificil en desnivel se crea una rampa de acceso al mismo. Ambas diseñadas por Fabio November.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter