Bancos




Esta semana ha abierto sus puertas en Madrid el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC, siglas en inglés) la mayor entidad bancaria del mundo por capitalización bursátil. Esta apertura es parte de su expansión por Europa, después vendrán Milán, París y Bruselas, como parte de la estrategia de expansión en países en desarrollo y también en emergentes que está llevando a cabo el banco.



La entidad china no sólo intentará prestar servicios a los 200.000 inmigrantes chinos que se calcula viven en España, sino también a empresas del país asiático que operan en territorio español y a aquellas empresas nacionales que tienen interés en comerciar con China. Por otro lado supondrá un importante impulso a las relaciones económicas y comerciales entre ambos países.



Cuando el lunes se producía la apertura, en uno de los telediarios en que se daba la noticia comentaban que “primero fueron los restaurantes, después los bazares y que poco a poco estaban entrando en todos los negocios, solo les faltaba el bancario y ya estaba aquí”. Se hacían eco también del elevado numero de empleados con que contaban para atender a sus clientes y el amplio horario - todos los días hasta las 5 de la tarde ininterrumpidamente- del que éstos disponían para acudir a la sucursal.
A pesar de que el Industrial Commercial Bank of China ha asegurado que sus objetivos pasan también por captar a clientes españoles, los carteles exteriores de la oficina -un mosaico de kanjis en los que apenas puede leerse el castellano- no invitan a pensar en esa dirección. El hecho de que la mayoría del personal de la sucursal no domine el español, tampoco.



De momento, como hemos leído en algún reportaje, la opinión de la calle esta de parte de nuestros bancos: “Me da algo más de fiabilidad uno de nuestros bancos, pero bueno, igual que los nuestros salen fuera, era cuestión de tiempo”.

Pero aunque de momento ninguno nos planteemos cambiar nuestras cuentas a dicho banco, si con frecuencia nos preguntamos porque el negocio bancario en nuestro país nos da tan pocos servicios y facilidades pero nos cobra por casi todos, y encima le tenemos que estar agradecidos.



Incluso en estos momentos que muchos bancos y cajas no están pasando por su mejor momento (o precisamente por eso), cada vez recortan mas sus horarios de atención y su personal, lo que al final repercute el la calidad de servicio que se da el cliente. A su favor esgrimen el argumento de que facilitan nuestras gestiones potenciando la banca On line o la telefónica, pero ni todo el mundo esta capacitado para usar la primera, ni en la mayoría de los casos la segunda es gratuita.



Los bancos son un negocio más, pero han tenido una serie de privilegios que no han tenido otros, con unos horarios reducidos y una atención en muchos casos que si nos la dispensasen en cualquier otro negocio no volveríamos a pisarlo. Al principio te atraen con ofertas o promesas y luego una vez que estas dentro casi te maltratan, ¿Entonces porque no nos cambiamos de banco, a uno que tenga más facilidades, nos trate mejor, nos cobre menos comisiones, etc.?

Pues porque solemos decir que todos son iguales y la verdad es que casi, ha habido un pacto no escrito entre ellos, y así, si todos nos tratan igual, ninguno sale perjudicado.



Quizá en este momento en que algunas cajas están intentando recapitalizarse, una de las mejores maneras de atraer nuevos clientes seria la de ofrecer un servicio de banca renovado, con todo lo que el cliente necesita y sin cobrarle por casi todo. Ya ocurrió hace unos años con el famoso “banco naranja” ING, al que muchos ahorradores llevaron su dinero a pesar de ser un banco extranjero que además nos disponía de oficinas físicas. Debido a la aparición y el éxito de ING con su banca on line todas ellas se apuntaron al carro, pero no son tan generosas con sus clientes. De todas formas, en lo que a dinero se refiere todavía seguimos con la idea de la oficina y la atención personalizada, de ahí que también ING haya tenido que abrir alguna oficina.



Sinceramente creemos que la banca en nuestro país también necesita reinventarse. Y éste puede ser el momento.

Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden al Sugamo Shinking Bank en Tokyo diseñado por Emanuele Moreaux .

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter