El precio y La Filosofia del Negocio

Tenemos una libreta en la que vamos apuntando temas que se nos ocurren o frases y textos que leemos,nos llaman la atención o nos parecen interesantes para con posterioridad desarrollar nuestras entradas, repasándola este fin de semana nos hemos encontrado con la siguiente frase:

El precio de los productos o servicios definen la filosofía del negocio.



Pensamos que esta frase es el Quid de las ventas y los negocios y si no se es consciente de ello, estamos abocados al fracaso. Esta frase nos ha recordado una anécdota que puede ser un ejemplo del asunto que tratamos y aparecio hace tiempo en los diarios, seguro muchos leísteis en su momento y para los que no la recordamos:

Siguiendo un plan del Washinton Post, un virtuoso violinista que tiene un cache muy elevado hizo una prueba y se puso a tocar de incógnito en el metro con su Stardivarius valorado en 3.5 millones de dólares, siendo muy escasas las personas que se pararon y le echaron algunas monedas.



Antes de realizarse el experimento, los expertos coincidieron en predecir que se terminaría formando un corro a su alrededor y que la gente sabría distinguir el auténtico talento. Sin embargo, de las 1.070 personas que pasaron por delante del artista durante el tiempo que duró la prueba, solo siete se detuvieron a escuchar y la mayoría durante menos de un minuto. Un total de 27 personas echaron algo de dinero al sombrero, casi todos unos pocos centavos. Una cifra muy lejana de la que los amantes de su música habían pagado tres días antes por sus entradas en el Boston Symphony Hall, que registró un lleno completo.

El articulo termina con la reflexión de que si bien “el habito no hace al monje”, sí que le ayuda.



Para valorar un producto o servicio tiene que tener un precio acorde a su calidad , tiene que estar dispuesto en un entorno acorde, una atención al mismo nivel y eso nos va a definir el tipo de publico al que nos dirigimos. Si no somos coherentes en todas las facetas el resultado no será satisfactorio.

La percepción de algunas personas acerca de la calidad del producto dependen directamente del precio. Por lo regular, piensan que a precio más elevado corresponde una mejor calidad. El público emite juicios sobre calidad-precio particularmente cuando carece de otro tipo de información sobre la calidad del producto.



Por otro lado para fijar el precio de un servicio se debe hacer un estudio de mercado en el que comprobar lo que cobran otras empresas en el nivel que nosotros queremos estar por un servicio igual o similar, no podemos situarnos muy por encima o por debajo de nuestra competencia directa pues al final estaremos en otro sector de publico que no va a apreciar nuestro servicio, o desfasados por pedir mucho mas que la competencia, y será difícil vender servicios a un alto precio cuando nuestros competidores están bastante mas bajos en precio.

El seleccionar los clientes con nuestro precio es bueno, pero si nos pasamos puede ser la ruina del negocio, ya que podría ser un publico muy escaso al que nos dirigiríamos.



El precio de un producto no debe ser una cifra cualquiera que el empresario marque con la esperanza de obtener un beneficio, sino que se trata del resultado de un riguroso cálculo en el que intervienen varios factores, todo ellos de gran importancia.

Por ello, antes de fijar el precio de un producto resulta imprescindible saber exactamente qué es lo que se va a vender: la cantidad/calidad del producto y todos sus servicios correspondientes. Estos servicios hacen del producto algo más que un bien físico objetivo, transformándolo en un complejo perfil de satisfacciones.



El cliente lo que espera de un producto son los beneficios que de él se puedan derivar, en términos de satisfacción de sus necesidades; por tanto para la persona, el precio viene a ser esa parte de sus ingresos que debe dedicar para obtención de los beneficios esperados, por tanto el consumidor percibe la utilidad de una marca o producto cuando los beneficios de este exceden sus costos.

Por lo tanto , es importante no solo el precio que asignamos al producto, sino que a los ojos del consumidor el producto si valga esta cifra. Con esto queremos decir que cuando se fija el precio hay que tener presente al cliente y sus percepciones de costo-beneficio.



Antes de fijar el precio de un artículo se debe tener definido el target o grupo de clientes potenciales al que se desea llegar. Así mismo, conocer su poder de compra, su grado de sensibilidad al precio, la importancia que estas personas le dan al producto en comparación con otros, la cantidad de dinero que están dispuestos a invertir en un producto con las características del nuestro, es decir detectar el valor que percibe el consumidor sobre el producto. Todo esto ayudará a establecer un precio más acorde con la realidad del mercado.

Las imagenes que ilustran esta entrada pertenecen a la tienda de moda Vakko en Estambul diseñada por Autoban Studio

2 comentarios:

  1. Interesante disquisicion. Estos dias, en EEUU se habla mucho de unospantalones de algodond e hombre (los tipicos "chinos" beige) que se venden a 550 dolares. Su disenhador, un neoyorquino desconocido, asegura que estan hechos a mano. Se agotaron en unas pocas horas.

    Quiza lo barato sea caro, quiza seamos un poco tontos.

    ResponderEliminar
  2. Ardilla, es un delicado equilibrio, por una parte el empresario tiene que valorar el producto que vende y por otro el comprador tiene que valorar lo que esta dispusto a pagar por algo. cuanto mas se aproximen ambas cifras mayor sera el numero de ventas, claro que no siempre interesan que las ventas sean masivas, ya que a veces el empresario quiere que su producto sea bastante exclusivo y el cliente lo compra precisamente por eso, por ser algo que no todo el mundo puede tener ( considerando, claro, lo exclusivo que puede ser algo hoy en dia en este mundo globalizado).

    Lo de los chinos nos parece una pasada, aunque esten hechos a mano... Y el algodon sera ecologico, claro, y los tintes naturales y antialergicos... Ademas llevaran tratamiento antimanchas y seran easy iron... Porque por ese precio ademas deberian estar hechos a medida, no? Sino ¿como se justifica ese precio?.
    A ver si va a resultar que a veces si que es cierto que, no es que nos engañen, sino que nos dejamos engañar...

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter