Flexible como un junco…




Hay una frase del Talmud que aconseja “ser flexible como un junco, no tieso como un ciprés”, que cuando viene viento fuerte se inclina pero no se parte, mientras que al árbol por su rigidez puede partirlo e incluso llegarlo a arrancar.



Esta frase se está utilizando mucho en estos difíciles momentos que atravesamos. La crisis afecta a casi todos los negocios, pero vemos que hay algunas marcas que aun así están funcionando bien e incluso aumentando sus ventas.



Ya hemos comentado también en alguna entrada como el mercado está quedando reducido a dos sectores claramente diferenciados: el del lujo y el bajo coste, porque todos los que se encuentran a medio camino entre esos dos son los que se están viendo más afectados por esta crisis y los cambios en el consumo que está provocando.



Si dejamos de lado el sector del lujo, entre los negocios de éxito que primero nos vienen a la memoria, aunque existen bastantes más, estarían: Mercadona, Primark, Zara, Mango, Kiko Make Up, Llaollao, o La Sureña.



Todos ellos, aunque pertenecientes a diferentes ramas del comercio, presentan algunas características en común y como fórmulas de éxito que son, están siendo copiadas, pero sin que las nuevas consigan la misma repercusión. Se pude copiar el concepto pero hay que ser originales en la formula y el producto.



Quizá la característica común a todos es que hay una idea clara del negocio detrás de cada firma, lo que llamamos el ADN del negocio, y ofrecen un buen producto a precio ajustado y con valores añadidos (de marca, en diseño y en espacios adecuados). Lo que tenemos que tener claro es que el precio bajo ya no es reclamo para casi nada, el cliente demanda además otras cosas: un valor añadido, en calidad, en diseño y en servicios. Esos servicios que antes solo encontrábamos en artículos de más alto precio, aunque no sea exactamente igual que en ellos. Esto trae como consecuencia que los beneficios por operación son muy ajustados, pero el negocio viene al hacer mas número de operaciones.



Así nos encontramos con que en estos momentos con que el precio es un factor importante para que un modelo de negocio funcione, pero no el único. Empresas tan importantes como Mango o Zara, ante el análisis de la situación del mercado actual, han visto claro que si querían seguir vendiendo tenían que bajar sus precios con respecto a anteriores temporadas, pero manteniendo un servicio y valor añadido similar o mejor que antes.



En el sector servicios, en el que nosotros nos encontramos, ocurre algo similar, todos (o los que queremos seguir en esto) hemos tenido que bajar nuestros honorarios y seguir ofreciendo el mismo servicio que hasta ahora. Está claro que los beneficios son menores y los gastos similares, no todos se pueden reducir, pero es lo que toca si se quiere seguir en el mercado: intentar optimizar tiempos y reducir costos para que las cuentas salgan. Como decía la frase con la que habríamos la entrada hay que ser flexible cuando sopla el huracán de la crisis, casi nada es firme e inamovible como una roca, y al que crea lo contrario le deseamos la mejor de las suertes.



Naturalmente, todo tiene un límite, el junco se inclina pero está bien enraizado, y hay mucho desaprensivo que intenta exprimir el trabajo ajeno más de lo que debe, ante eso también hay que tener claro cuando hay que decir basta, aunque en el mercado el trabajo sea escaso. Por ello no somos partidarios de los subcontartistas, el crowsourcing y similares, que lo único que valoran es el precio del trabajo y no la calidad del mismo o el servicio que se ofrece, y cuyo objetivo es venderlo luego ellos a mayor precio y obtener más ganancias que quien realmente hace el trabajo o tiene las ideas, sin haber aportado prácticamente nada. Todos ellos a la larga creemos serán las victimas justificadas de esta situación actual.



El mundo de los negocios ha cambiado y mucho, y lo va a seguir haciendo, y quien crea que va a hacerse rico rápidamente, dando eso que llamábamos “el pelotazo” con un negocio o una idea creemos que no ha elegido el momento adecuado. Actualmente los negocios vuelven a hacerse poco a poco, si se tiene una idea que merezca la pena y se va desarrollando poco a poco, trabajándola y mejorándola día a día, se pueden conseguir buenos resultados, pero casi nunca ocurrirá como en otras épocas eso de hacerse rico en poco tiempo y fácilmente.

Las imagenes que ilustran esta entrada corresponden a la Yogurtería Froyo en Volos, Grecia, diseñada por Ahylo Studio, colores y estilo "similar" a nuestro llaollao pero con un diseño mas elaborado.

2 comentarios:

  1. Hola buenas noches
    Acertada visión de esta realidad que vivimos actualmente.
    Son los inicios de una nueva era en todos los aspectos y sin duda tiempos apasionantes por los cambios que se producirán, son, sin duda, tiempos de oportunidades.
    Un saludo y felicidades por vuestro trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Fede,

    Si, como se ha dicho ya y segun parece la frase viene de oriente, los tiempos de crisis son tambien tiempos de oportunidades. Auqnue estos son ya, no cabe duda, tiempos de cambios mucho mas profundos despues de los cuales nada sera como antes.

    Gracias por tu comentario y un saludo,

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter