Novedades en Restauración


Aunque se hablaba mucho del descenso de público que iba a tener la hostelería por la prohibición antitabaco, sorprendentemente las cifras dadas esta semana dicen que no sólo no ha disminuido, sino que está aumentando.


A ello está contribuyendo la iniciativa de muchos empresarios que han introducido novedades en su negocio y han suplido la prohibición con nuevos alicientes para atraer a su clientela.


Lo cierto es que en hostelería, como en el retail, la novedad vende y un buen interiorismo atrae la curiosidad, como el envoltorio de un buen producto, pero no puede ser lo únicoque se ofrezca, porque la gente no es tonta y una vez pasada esa atracción de "lo nuevo" sino hay algo que lo sustente se corre el riesgo del abandono.

Hoy vamos a hacer un repaso a un par de locales de hostelería que han abierto en las últimas semanas en Madrid y que, si bien nos sorprendieron muy gratamente desde el punto de vista profesional, es decir por su interiorismo, no podemos decir lo mismo desde el personal, como clientes, por sus productos.


Por un lado estuvimos en la Tberna Resteurante Orio de la calle Fuencarral. Lo primero que llama la atención es el atrevido color amarillo de sus rótulos, un color poco frecuente para este tipo de establecimientos, pero que pone la nota de contraste a un interior informal pero elegante y de austera decoración, en el que ejercen de protagonistas el hierro oxidado, que recuerda al maestro Chillida y una trainera de 12 metros suspendida del techo.


En cuanto a lo gastronómico, Orio combina la venta de ostras por unidades con la reinterpretación del concepto de taberna vasca donde disfrutar, y en ello se basa el éxito del local de una amplia barra de pinchos con el tradicional sistema vasco de recuento de palillos a la hora de pagar, por la que es muy fácil dejarse tentar y acabar pagando más de lo que se pensaba. Pero, y aquí esta el punto negativo, aunque muy apetecibles y en apariencia asequibles, estos sencillos pinchos nada tienen que ver con la variedad y complejidad de sus primos del norte, que quien haya visitado aquellas tierras habrá probado y comprobado.

Disponen también de una cuidada selección de vinos, tintos y blancos, y por supuesto del típico Txacolí. Lastima que para los que prefieren acompañar los pinchos de la tradicional cerveza el cuidado (a la hora de “tirarla”) no sea el mismo.


El segundo sitio que visitamos fue el muy recientemente abierto
La tita Rivera, un nuevo concepto de taberna que aunque se sitúa en un local mas escondido que el anterior, ejerce una poderosa atracción al pasar por su puerta. Amplios ventanales dejan a la vista una decoración de estilo industrial pero acogedora a base de paredes en ladrillo visto y pintado de blanco, en algunas de las cuales cuelgan pizarras con la carta, suelo y techo industriales, elementos de mobiliario en madera con mallas metálicas, mesas de madera sin pulir, cocina acristalada... y un patio trasero muy agradable que seguro hará las delicias de muchos fumadores y no fumadores en las próximas noches veraniegas y que se puede convertir en el gran protagonista del local.


Porque aquí tampoco lo gastronómico es lo mas resaltable. La carta ofrece cuatro variedades de pinchos: Casi, Sin Culpa, Recetas de la Tita y Recetas de sus Amigas, expuestos aquí en vitrina como si de joyas gastronómicas se tratase, pero no, se trata de pequeños panes redondos, tipo pan gallego, ahuecados para poner el relleno dentro. Una idea original, sí, pero el problema está en que el relleno no esta aquí tampoco a la altura.


En bebidas: la cerveza gallega Estrella de Galicia, aquí mejor o peor “tirada”, dependiendo del camarero que toque, desde unos grifos que “caen” del techo. Vinos, tintos de verano y sangrías en botella y enlatados en formatos muy originales.

También tienen productos gourtmet como conservas gallegas o propuestas como el agua "Magma" de Cabreiroá, que brota de un manantial a 15 kilómetros de la frontera con Portugal en Orense, de donde se extrae, sin haber visto la luz, este agua de origen magmático, y con gas carbónico natural.


A destacar en ambos casos el personal, agradable, atento y rápido (sobre todo en el primero, en el segundo era evidente la falta de rodaje), algo ya poco frecuente en este tipo de restauración. Ojala cunda el ejemplo!.

Las imagenes que ilustran esta entrada pertenecen al Bar Restaurante Capital Kitchen en Melbourne - Australia, diseñada por Mim Design.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter