Crisis Nuclear



Si la pasada semana hablamos de la huella de Carbono, hoy vamos a tratar un tema muy de actualidad que creemos va a transformar el panorama económico tal como lo conocemos en la actualidad.

Tras el terrible suceso acaecido hace unos días, el terremoto y posterior tsunami que han asolado Japón
y en los que se calcula han perecido alrededor de 18.000 personas conocimos otro hecho que ha puesto en alerta a todo o gran parte del planeta, la crisis nuclear que se ha producido como consecuencia de los daños sufridos por la central nuclear de Fukushima.


Pase lo que pase en ella, a partir de ahora, y esperemos que la cosa no vaya a mayores, lo cierto es que tanto la población como los gobiernos del mundo se han concienciado del peligro que puede suponer esta energía. Varios países ya están revisando sus centrales y anuncian el cierre de algunas de ellas.

Habrá un antes y un después del cataclismo de Japón y la crisis nuclear desencadenada tras el accidente en esta central va a afectar al resto del mundo en un tema clave: la energía.


En nuestra civilización la energía es un pilar fundamental para el desarrollo y la escasez de ésta va a hacer que nos replanteemos muchos de nuestros valores y que recuperemos otros que ya teníamos.

Según los expertos a partir de la reducción nuclear, mientras se investigan otras energías alternativas, tendremos que echar mano de las existentes, por lo que se producirá una mayor demanda de petróleo, con el consiguiente aumento de su precio, e incluso hay quien dice que se volverán a resucitar energías como el carbón, a pesar de que su impacto en el medio ambiente es elevado por la emisión de CO2.


Tendremos que enfrentarnos también al excesivo gasto energético al que se ha acostumbrado nuestra sociedad y aplicar nuevas normas y modificar usos que nos ayuden a reducirlo.

¿Y como va a afectar esto a lo que tratamos en nuestro blog? Pues entre otras cosas, se van a tener que modificar las instalaciones comerciales para optimizar el consumo energético lo mejor posible. Por otro lado, va a haber menos dinero disponible para gastar en lo que no sea imprescindible (momentos dificiles para el mercado del lujo); el aumento de precio de la energía encarecerá el transporte y este a su vez el coste de la mercancía que viene de lejos; también costara mas fabricar cualquier producto, se produzca este donde se produzca, etc.


Parecemos un poco catastrofistas pero recogemos la opinión de diversas fuentes que dibujan un panorama no muy optimista que se añade a la difícil situación actual.


Las imágenes que ilustran esta entrada pertenecen a la floristería Green Life en Kushiro, Japón, diseñada por Yukiko Nadamoto.

Aunque estos siguen siendo momentos para la tristeza, la compasión y la solidaridad con los japoneses, también tenemos que intentar ver más allá del drama. Estamos convencidos que no hay en el mundo ningún país ni ninguna población mejor preparados para la catástrofe, y sabran superarlo y salir adelante.

Dejamos constancia también aquí de nuestra admiración por la actitud de la población japonesa, muy alejada de la nuestra.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter