Pagar por Pensar




Esta entrada nos introduce en un problema que tenemos todos los que “creamos” en un sentido o en otro, y por ello vamos a hablar en nuestro nombre y en el de otros profesionales que conocemos padecen la misma situación.



Por mucho que nosotros comentemos y expliquemos desde este blog la importancia que en muchos aspectos tienen para las empresas y negocios aspectos como el interiorismo, la imagen grafica, el escaparatismo, la publicidad o el marketing, etc. muchos pequeños y medianos empresarios al final no dan valor a la creación y se sienten ellos mismos capacitados para realizar y llevar a cabo con sus propios medios muchos de los trabajos que tienen que ver con el diseño de su negocio, siendo en ocasiones tan osados como para diseñar su logotipo de empresa, realizar el diseño de sus elementos publicitarios, bolsas, escaparates, etc. e incluso el planteamiento e interiorismo de sus locales, contando a veces como mucho, y por exigencia municipal, con un técnico “lo mas barato posible “ que le legalice ante las instituciones correspondientes todo el papeleo que les permita ejercer la actividad.



El resultado de todo ello suele ser variopinto y por lo general muy alejado del lo optimo. Al final va a depender de la sensibilidad frente al diseño que tengan el empresario y su entorno. Y como ya hemos dicho en más de una ocasión, el mercado actual es muy difícil y tienes que intentar estar sobre la media para triunfar.



En la sociedad actual existen multitud de medios y métodos, incluido este blog, a través de los que podemos ver y conocer lo que se está realizando por los profesionales en casi cualquier lugar del mundo, llegando incluso a veces a tener una sobreinformacion sobre muchas cosas.



Debido a esto muchos empresarios creen que con coger una idea de aquí y otra de allá que te gusten y que más o menos se adapten a lo que necesitas ya tienen solucionado el tema. Pero no es tan sencillo puesto que detrás de cada diseño, de cada proyecto y de cada solución hay mucho trabajo, todo un discurso lógico que unido al estético, dan un resultado final adecuado a cada caso concreto. Cuando solo nos quedamos con ciertos detalles sin tener en cuenta todo el conjunto al final es fácil que no se cumplan todos los requisitos necesarios y el resultado no sea optimo; por otro lado el saber combinar ideas no es tan fácil pues como hemos comentado en anteriores entrada tiene que existir en todo una coherencia y también suele requerir el saber de un profesional.



Por lo general al finalizar este tipo de intervenciones el comentario del empresario o particular que las ha promovido es que el resultado final no les ha quedado como ellos querían, que por desconocimiento de muchos temas han hecho elecciones y/o adoptado soluciones que no les funcionan y que éstas tendrán que quedarse así como estan hasta volver a tener tiempo o presupuesto para poder cambiarlas o bien que deben modificarlas inmediatamente para poder ejercer su actividad correctamente. Ambas cosas suponen un gasto añadido, por lo que como conclusión siempre decimos que lo que han ahorrado por un lado al final tienen que gastarlo por otro o como dice el refrán popular, “lo barato sale caro”.



Todo esto sucede por la creencia generalizada de que los diseñadores, seamos del gremio que seamos, somos caros en nuestros honorarios, (nunca nos planteamos si lo que vendemos o negociamos nosotros lo es, pero sí si lo es lo de lo de los demás). No dudamos de que efectivamente algunos profesionales se excedan, pero por lo general no ocurre así y si todos tenemos clientes dispuestos a pagarnos lo que les pedimos es porque el trabajo que realizamos lo vale y de alguna manera nos lo ganamos. Pero si se juzga por los resultados esteticos y funcionales y a la larga económicos que se pueden obtener por la elección de un buen profesional, no cabe duda de que es una de las mejores inversiones posibles.



Otro de los factores que contribuyen a esa falsa creencia de la que hablamos es el de que diversos medios de comunicación y muchas empresas ofrezcan ciertos servicios de forma “gratuita”. Sin ir mas lejos hace unos días un posible futuro cliente nos decía que el no estaba acostumbrado a pagar por un diseño para su negocio, que otras empresas se lo hacían gratis. Como hemos comentado ya en otras ocasiones, esto es falso, nadie da nada gratis, todos los que realizamos un trabajo, sea en el sector que sea, intentamos obtener una retribución por ello, por lo que si nos van a dar algo que requiera un trabajo de cualquier tipo, “gratis”, es porque nos lo van a cobrar, y probablemente con creces, por otro lado.



En este mundo, sin ideas no existe nada, y al final el creador que es fundamental en esta cadena, en muchos casos es poco valorado y quien se lleva las ganancias es la multitud de intermediarios y especuladores existentes entre este y el cliente final. ¿Cuantos diseñadores adinerados por su trabajo conocemos y cuantos “intermediarios” sin demasiada preparación ni mas esfuerzo que estar entre unos y otros, lo son?.



Nosotros cuando creamos nuestra empresa nos propusimos diferenciarnos, dando la posibilidad a nuestros clientes de obtener un servicio de calidad, valores añadidos por nuestros conocimientos y experiencia, y unos costos razonables accediendo directamente a la fuente, sin intermediarios ; algo tan frecuente en profesiones como la arquitectura u otras porfesiones pero al parecer tan poco entendible en nuestro campo del interiorismo, quizá debido a un cierto desprecio y desconocimiento de la profesión que nosotros queremos prestigiar desde aquí.

Las imágenes que ilustran esta entrada pertenecen a la Flagship de la firma Fifth Avenue Shoe Repair en Estocolmo, diseñada por Guise

2 comentarios:

  1. Cuanta razon teneis. el problema es que no sabemos valorar el trabajo ajeno. A mi em pasa un poco lo mismo: este anho mi trabajo ha sido de "asesor", y hay gente que se cree que eso de "asesorar" es no dar un palo al agua, pero tal como dice vuestro titulo, me pagan por pensar.

    El abuso a disenhadores e interioristas es terrible. habia una seccion en el NYTimes en la que disenhadores jovenes se ofrecian a redisenhar espacios de vivienda gratis. Pues a pesar de ser gratis, los "clientes" les hacian la vida imposible, exigiendo, exigiendo y expresando su descontento con todo. Hubo un caso gracioso (y lamentable a la vez) en que un tipo le solto al interiorista que "no merecia lo que le estaba pagando", olvidando que la renovacion de su salon le salia gratis. Cuando el disenhador se lo hizo ver, el tipejo respondio algo del tipo "mi sobrino de tres anhos haria esto mejor que tu". Lo que dice aun mucha gente de Picasso o Miro.

    Yo estoy buscando disenho para el nuevo blog y nada de lo que hay en Blogspot o Wordpress termina de convencerme. Y tampoco tengo idea de como disenhar yo una plantilla. Tendre que acudir a un profesional, que para eso estan.

    Preciosa la tienda, por cierto, que limpio todo.

    ResponderEliminar
  2. Ardilla,Muy buena la anecdota, si, por desgracia es una actitud demasiado frecuente todavia hoy en día, a pesar de lo que se supone hemos avanzado.

    Seguro que luego esa gente es la que tambien considera que ellos estan mal pagados en sus trabajos y que se merecen mas por tooodo lo que hacen, y que ademas sólo lo saben hacer ellos.En fin...

    Mira a ver, ya sabes que en la red hay de todo y entre ello muchas paginas con plantillas nuevas que se pueden descargar para los blogs.Entre ellas Blogger acaba de ampliar su oferta.

    Si encuentras el enlace del articulo a que te refieres nos lo mandas, nos gustaria leerlo

    Muchas gracias y Un saludo

    ResponderEliminar

 

Sobre Inshop

InShop Interiores Comerciales, es un estudio de interiorismo dedicado fundamentalmente al diseño, asesoramiento y análisis comercial. Somos conscientes de la importancia del punto de venta en la transmisión de la imagen y los valores que la empresa intenta comunicar. Creemos que el comercio ha cambiado mucho sobre todo en el campo de los bienes de consumo no imprescindibles y ya no vale ofrecer un modelo mas de un mismo producto, hay que ofrecer valores añadidos, que haga decantarse al futuro comprador por nuestra marca y nuestro producto.

Nuestro trabajo

Twitter